headerphoto

El intento de linchamiento a Sender y Guzmán en la pensión San Rafael. Y 3

Podemos concluir con Daniel Reboredo que: “ El Gobierno republicano quiso ocultar lo ocurrido pero las denuncias de Miguel Pérez Cordón en la prensa anarcosindicalista y de los periodistas Eduardo de Guzmán y Ramón J. Sender sacaron a la luz la tragedia que recorrió todos los rincones de España. La sociedad española se conmocionó, se produjeron reacciones de todo tipo, los asesinatos fueron utilizados políticamente por la oposición de derechas para llegar al poder y supusieron un antes y un después en la Segunda República”. Pero que en ese intento de denunciar los hechos, con la famosa prisa de los periodistas, cometieron irregularidades que condujeron a la falsedad, al mito y a la leyenda de Casas Viejas.




Luego la historiografía posterior se encargaría de poner las cosas en su lugar. Como dice María Losada “Son muchas las obras que se han ocupado del episodio de Casas Viejas. Quizás la mejor documentada, utilizando el prisma antropológico, sea la de Jerome Mintz, The Anarchists of Casas Viejas, Chicago, 1982. Otro libro escrito a partir de entrevistas realizadas en los años ochenta es el de Antonio Ramos Espejo, Después de Casas Viejas, Argos Vergara, Barcelona, 1984. Una referencia ineludible para el conocimiento de la situación gaditana en los años treinta es la monografía de José Luis Gutiérrez Molina, Crisis burguesa y unidad obrera. El sindicalismo en Cádiz durante la Segunda República, Madre Tierra, Madrid, 1994. El estudio de Brey y Maurice es uno de los primeros análisis que la historiografía dedicó a Casas Viejas. A pesar de haber sido ya superado, es pieza clave de cualquier trabajo a este respecto (Gerald Brey y Jacques Maurice, Historia y leyenda de Casas Viejas, Zero-ZYX, Bilbao, 1976)”.



Pero además hay una cuestión que nos plantea el intento de linchamiento de Sender y Guzman en la tienda de Montiano que todavía no está resuelta. Se trata del papel que tuvieron algunos propietarios locales y sus allegados en los Sucesos y en los intentos posteriores para que no se conociera la verdad de lo sucedido. Si Pérez Cordón, Ramón J. Sender y Eduardo de Guzmán consiguieron que el episodio traspasara su carácter local y se convirtiera en un escándalo nacional e internacional. Si Mintz tras cerca de 20 años de estancias e investigaciones en el pueblo consigue limar las estridencias e inexactitudes de los primeros, nadie ha conseguido documentar y demostrar quienes fueron exactamente y cual fue su papel exacto de los que en la madrugada del 12 de enero visitaron a Rojas y lo animaron a ampliar el escarmiento tras la quema del casarón de Seisdedos y tampoco sabemos quienes estaban detrás de ese intento de linchamiento a estos dos famosos periodistas. Algunas informaciones hablan que el enigmático "periodista" López Estrella estaba detrás de este intento. Poco se sabe de este López Estrella salvo que en los ochenta vivía en Málaga y allí fue entrevistado por López del Río, pero no le aclaró nada significativo.



Sí sabemos que el poder local real, desde entonces hasta hace muy poco siempre,  ha intentado que ni se conozca, ni se difunda la verdad de los hechos. Dice José Luis Gutiérrez Molina en el citado artículo de Ubi Sunt: “Y todavía faltan secuencias de lo ocurrido por aclarar. Por ejemplo el papel de las “fuerzas vivas” del pueblo. No se publican veladas amenazas ni se atenta contra las personas así como así” Referiéndose a los casos de José Vela Morales,  que fue objeto de un atentado anarquista en Cádiz y a Baltasar Alcantara Serrano (En Tierra y Libertad 16-1-1933), alcalde pedáneo de Casas Viejas, en la Restauración, las dos dictaduras y en la república al sustituir a Juan Bascuñana al considerar que su actuación durante los Sucesos no fue lo suficientemente clara. Mantiene José Luis Gutiérrez la tesis de que ha sido el  poder quien ha confinado al exilio exterior e interior (Pérez Cordón, Sender, Guzmán, Mintz y un largo etcétera) a todos aquellos que han intentando mostrar, aclarar, profundizar… sobre unos hechos que demuestran hasta que punto  puede ser cruel el poder y su papel en la configuración de las sociedades. “Las de antes y las de ahora”. Ya lo dijo Orwel "Quien se apodera del pasado, se apodera del futuro”.
  
En la fotografía de Serrano aparece la pensión San Rafael, actual bar Tato, observándose claramente la portada para la entrada de la caballería en la pensión



0 comentarios: