Nueva etapa en el campo de golf

El jueves pasado 24 de julio pasará a la historia como el día en que la jueza que llevaba el asunto de los trabajadores del campo de golf firmó el ERE de la empresa Zanona S.A por lo cual estos podrán acceder a cobrar las prestaciones por desempleo que le corresponda, aunque pierden posibilidades de ser readmitidos en una hipotética reapertura del complejo.
Los trabajadores se encuentran divididos, una parte de ellos están satisfechos por esta firma ya que es lo que pretendían con las movilizaciones organizadas a través de la plataforma de trabajadores Fair Play Golf Spa. Otro sector opina que en vez de un ERE se debería haber optado por un ERTE para no perder las posibilidades de incorporarse a sus puestos de trabajo si la actividad se reanuda, ya que el ERE extintivo “condenaría a muchos de los trabajadores que están en una franja entre 40 y 55 años a tener muy difícil acceder de nuevo a un trabajo”.



Diario de Cádiz se hace eco hoy de la noticia y termina de esta forma: “Los trabajadores llevan casi un año sin cobrar sus nóminas, pero aun así han estado accediendo a sus puestos de trabajo para intentar mantener en buen estado unas instalaciones que en su día llegaron a recibir varios premios turísticos. Ahora ven como el estallido de la crisis ha roto sus sueños de grandeza”. Me parece desafortunada la última frase. No creo yo que los trabajadores desarrollaran sueños de grandeza en torno a unos trabajos que les permitiera vivir dignamente. Otras instituciones públicas y privadas sí fomentaron ese sueño, aprovechándose algunos vía especulación y otras formas de las expectativas creadas. 



Pero eso es la parte negativa de la cuestión. Hay que ser positivo y considerar que estamos ante el fin de una etapa y el comienzo de otro. Parece que una vez resuelto el problema de los trabajadores, está muy próxima la llegada de un grupo de inversores que se haga cargo del complejo y reinice la actividad. 



Ante la nueva fase histórica me parece importante tener en cuenta que tanto el complejo hotelero como el pueblo se necesitan mutuamente y que de su relación simbiótica saldría beneficiadas ambas partes. En un pueblo con las tasas de paro como el nuestro (en junio 2014 1185, de ellos 651 del sector servicios), con una gran necesidad de diversificar su economía y tejido productivo y con las sinergias que produce para otras actividades turísticas, comerciales, industriales, educativas… el funcionamiento de una empresa turística como la que nos estamos refiriendo parece fundamental. Para el nuevo grupo empresarial que se haga con la actividad contar con la colaboración, la implicación y la complicidad de la sociedad civil e institucional de la localidad donde se implanta es básico, como se demuestra en los lugares donde funcionan este tipo de establecimiento y como nuestra propia experiencia nos enseña. Por eso, habría que esperar nuevos acontecimientos con espíritu constructivo, con ganas de sumar y con la imperiosa necesidad de aprender de los errores pasados, contar con la opinión y el conocimiento de los protagonistas de la anterior etapa y aprovechar lo que ya existe para mejorar las perspectivas del futuro de esta localidad y de ese complejo hotelero. A todos nos va bastante en ello. Hablamos de futuro, pero como siempre también de presente y pasado.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV