La campiña. El pueblo. IV.- Los casos concretos. IV.2.- El campo de golf. Alternativas a la crisis. Y 6

Aunque no existe un barómetro que mida estas sensaciones creo que en el verano del 2013  las sensaciones hacía el hotel por la gente del pueblo han sido las más positivas desde que empezó el proyecto, pues la avalancha de gente que venía al pueblo al nuevo modelo de hotel planteado daba señas para el optimismo. Ver las calles, restaurantes, bares y comercios repletos de turistas, fundamentalmente españoles, hizo volver a recobrar la esperanza de que el turismo puede ser un aporte más a esa economía diversificada que necesitamos para salir de la situación actual. Era como los veranos en los que regresaban los antiguos emigrantes, pero ahora se trata de gente que viene al hotel o que veranea en la costa y utiliza el pueblo como segunda línea de playa. Luego vino el invierno, se cerró el hotel y con él muchas esperanzas y sueños. Además de que las luchas internas entre trabajadores, propietarios, políticos y toda la amalgama de personajes que se mueven en torno a este proyecto se intensificaban.




En la actualidad la incertidumbre y el desencanto dominan la escena sobre este tema.  Como en otras cosas, hemos empezado la casa por el tejado, pero a lo mejor la crisis nos hace ver la posibilidad de que colocado lo más difícil, la inversión, ahora podría ser cuestión de cerrar los muros ofreciendo los recursos que disponemos. A saber; la morita, El Tajo de las Figuras, el área recreativa del Celemín, los dos centros de interpretación, rutas en el pueblo, exposiciones de fotografías históricas o etnográficas, ferias de la tapa que explote la riqueza gastronómica natural en base a las setas, los espárragos o la carne de retinto... Es decir, compatibilizar nuestros recursos naturales, culturales y endógenos con las grandes inversiones que ya están hechas. Así entiendo yo la expresión la crisis como una oportunidad a otras alternativas. 



Puede parecer una contradicción que en la tierra de las luchas campesinas, donde los anarquistas declararon el comunismo libertario y fueron arrasados primero, donde posteriormente se intentan otros experimentos para solucionar el problema agrario como las Comunidades de Campesinos que no cuajan por la Guerra Civil, que se  deseca posteriormente la Laguna de la Janda y las Lomas genera mucho puesto de trabajo,  donde en la sierra  la gente es sustituida por los venados para  cazadores foráneos... que en esta tierra al final se instale un lujoso campo de golf, con urbanización y hotel incluido. Las inversiones y los turistas, distintos según el contexto, acudieron en un momento muy concreto. Dentro un boom urbanístico de finales del siglo XX. Estamos en una tierra de aluvión, donde en los genes se palpa que la gente que viene de fuera aporta lo más válido que tiene. Este fenómeno no es reciente, no está ligado a los foráneos que vienen a trabajar o a visitar o a vivir en las instalaciones del campo de golf. La llegada de gente de otros lugares está en la base de la misma formación del pueblo, cuando allá a principios del siglo XIX los jornaleros de Medina y los sopacas malagueños se establecieron aquí buscando mejores condiciones de vida que en los lugares de procedencia. Y aunque siempre ha habido conflictos, (recordar que el pueblo se creó a base de asentamientos incontrolados con la oposición de la oligarquía ganadera asidonense que dominaba el Ayuntamiento o que los sopacas tenían abundantes enfrentamientos con los jornaleros autóctonos porque cobraban los destajos más baratos) el devenir histórico los ha superado. 



Para el futuro deberíamos saber que el presente y el futuro son incompletos sin el pasado. Uno de los fallos que se ha tenido en este pueblo, bajo mi punto de vista, en el boom de finales del siglo XX es querer construir una nueva realidad sin relación con la anterior y sin partir de sus características y presupuestos. Resultó una falacia querer construir un pueblo nuevo basado en el desarrollo exógeno, sin relación con el pasado y con el entorno. El tiempo tiene tres dimensiones y como decía Einstein sería una ilusión querer separarlas. Para el futuro hay que tener en cuenta esto. En cuanto al tema que tratamos, el campo de golf ya forma parte del pueblo, no sólo por los 15 años, sino también por las dimensiones de lo aportado. Parece que el empresario impulsor ya está en otras historias y ha amortizado esta aventura, continuando con otras (se anuncian nuevas promociones de chalets en la zona). Alguien deberá comprar el hotel y el campo de golf, gestionarlo y seguir con el negocio. Una empresa de la dimensión tan grande como esta no puede desaparecer, como la energía no se puede destruir, simplemente transformarse. 



Opino que a estas alturas de la película todos saldríamos ganando si nos proponemos sumar. Que es lo que siempre se ha tenido que hacer aquí. No obstante, como pasa siempre en en esta vida, será la máxima instancia quien diga la última palabra sobre este proyecto del campo de golf. Me refiero, a ese juez inexorable que es el tiempo, que será el que dicte sentencia.

Comentarios

Manuel Montiano Ruiz ha dicho que…
Me sumo a tus deseos de que el campo de golf y el hotel sigan funcionando lo antes posible. Y si de todos los errores cometidos aprendemos algo, que se haga de forma que el Complejo hotelero y el pueblo vayan de la mano y no de espaldas como hasta ahora con la honrosa excepción del verano pasado.

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV