La campiña. El pueblo. IV.- Los casos concretos. IV.2.- El campo de golf. Las causas de la crisis. 5

Termine el post anterior de esta serie con seis preguntas¿Qué había pasado en esos 15 años? ¿Sólo la crisis es la culpable de lo ocurrido? ¿Está todo perdido en relación al campo de golf, sólo queda esperar que se convierta en una selva y que sea saqueado? ¿Solo  hay desesperanza sobre  una mejor relación entre la empresa y el pueblo? ¿Por qué ha dominado la frialdad en las relaciones entre el campo de golf y el pueblo?  La mayoría de las respuestas las da el propietario Bernard Devos en la entrevista del 28-6-2012 en el Diario de Cádiz. Sobre la razones de que el hotel esté en concurso de acreedores manifiesta que se trata de "un cúmulo de factores"




Primero carga contra las multas a las que ha sido sometido, a la falta de ayuda de las administraciones públicas, concretizando en que no ha recibido un euro en concepto de subvención pública y en que no se le ha resuelto el problema de la entrada a sus instalaciones, lamentándose de:"El problema no es la burbuja inmobiliaria, el problema es la burbuja política, la politización que sufre esta sociedad en la que no se puede hacer nada sin política. Está en el fútbol, en la música, en la sanidad... todo está mezclado con la política. Están en la prensa, en la banca, en las cajas. ¿Es esto normal?".



Aunque hay quien habla también de problemas de gestión, parece que la causa fundamental de la situación del hotel hay que buscarla en la crisis. El mismo Devos lo dice:  "Nos hemos topado cara a cara con la crisis y nos hemos encontrado sin liquidez y sin ayuda de los bancos". Pero bajo mi punto de vista cuando sus razonamientos son más lúcidos es cuando habla de la crisis: "...que la crisis es la mejor bendición que puede sucederle a las personas y los países porque la crisis trae progresos. Pienso que es verdad. La crisis nos puede ayudar a cambiar este modo de vida, que yo creo que es lo que va a ocurrir. Nos ayudará a vivir mejor con menos, eso es clave, y de una forma más respetuosa con la naturaleza, que ya nos ha avisado de que esto no puede seguir así. Debemos vivir mejor con menos, menos gasolina, menos electricidad... menos de todo. Yo intento vivir con mucho menos, por obligación, y creo que es posible.
-Le dirán que este hotel no es, precisamente, ejemplo de austeridad.
-Es verdad, estoy de acuerdo. Yo también he cometido muchos errores.  Yo también he participado de la histeria colectiva a, la que hubo antes de la crisis. Yo pienso que si tuviera que hacer otro hotel, que ya por mi edad no va a ser posible, lo haría todo distinto. Hoteles, casas, coches, todo más pequeño, todo con menos consumo, con menos recursos... Yo tampoco escapo a la línea general, también me he equivocado muchas veces". 



Ahí está la clave en "la histeria colectiva a, la que hubo antes de la crisis" que participó el, el pueblo y España en general. La solución que aporta también me parece interesante la crisis nos ayudará a darnos cuenta que debemos "vivir mejor con menos... y de una forma más respetuosa con la naturaleza". 



En cuanto a las relaciones con el pueblo, salvo en un pequeño grupo que pretendió jugar el papel de intermediario entre el mundo del campo del golf y de Benalup-Casas Viejas a manera de los caciques incas, ha dominado la frialdad, el escepticismo, cierta desconfianza y recelo mutuo. Ello habría que entenderlo dentro de la exclusividad y del régimen de todo incluido del proyecto. También de que el carácter foráneo tanto de la inversión, como de los clientes, así como la monumentalidad y las altas pretensiones del mismo ponían distancias entre proyecto y pueblo. Parece ser que el empresario ha pasado página estando ya en otras empresas, en otra cosa. Muchos de los trabajadores, proveedores, inversores foráneos también han dado por superada esta etapa. Son los trabajadores que aun continúan la lucha y el pueblo en general quien se la sigue jugando con el futuro de lo que fue un megalómano proyecto. Y como siempre la incertidumbre, el no saber qué ocurrirá, la desesperanza, la tristeza y el desencanto por la situación actual de lo que fue una gran ilusión... domina la escena.


Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV