headerphoto

El matrimonio y el amor libre

Los audios de hoy son de Pepe Pareja y versan sobre el amor libre. Pero antes me gustaría traer al blog algunas ideas que he encontrado en esta página web sobre la evolución histórica del matrimonio. Establece tres momentos claves en la institución; en el siglo XII cuando la iglesia la introduce y la pretende institucionalizar. En el siglo XIX, en el romanticismo cuando el matrimonio se une al concepto de amor romántico y el siglo XX cuando se generaliza el libre consentimiento de las dos partes para acceder a la institución.
El matrimonio fue en un principio aceptado por las clases poderosas ya que  necesitaban legalizar un contrato económico entre dos familias que se unen a través de sus futuros descendientes. Como las clases populares se negaban a utilizarlo apareció la teoría legitimadora del sacramento matrimonial que se basó en presentar a las relaciones sexuales como pecado.  El siglo XIX puso de moda el matrimonio. Este conllevaba la la sujeción legal y económica de la mujer al hombre por medio del matrimonio. Pero siguió afectando más a la burguesía, porque los campesinos seguían labrando juntos la tierra y porque no tenían patrimonio que legar a sus descendientes. En el siglo XX cuando se institucionalizó el libre consentimiento, con la excepción de las bodas reales, el concepto de amor y matrimonio quedaron definitivamente unidos. Para Kori Herrera en "la característica más peculiar del matrimonio en el siglo XX fue que trató de conciliar amor romántico con el matrimonio, cuando son conceptos contrarios entre sí, porque el amor pasional caduca y el matrimonio está concebido para durar para siempre…Pese a la idealización del matrimonio, éste es hoy en día un dispositivo más de consumo, un ritual sentimentalizado e idealizado que luego revela su verdadera dificultad, porque todas las relaciones humanas son dolorosas, difíciles, hermosas, rompibles, indestructibles, intensas, y complicadas”.



Ante el intento de institucionalizar y controlar la unión entre dos personas apareció en el pensamiento libertario el concepto de amor libre. Dice Mintz en los Anarquistas de Casas Viejas: “(Para los anarquistas) el amor libre era la consumación de la igualdad entre los sexos. Exigía pureza y lealtad sin las interferencias ni el control del clero o del gobierno. La pareja permanecía junta por necesidad y amor mutuo y no a causa de una ley arbitraria o de un decreto canónico. La libre unión podía disolverse por consentimiento mutuo si su amor erosionaba. Inevitablemente, sin embargo, el término “amor libre” fue empleado por personas ajenas al movimiento para significar promiscuidad, lo contrario del ideal anarquista”. En ese sentido dice Pepe Pareja en el audio: Pepe Pareja.- Para los anarquistas como su ideal es de ser hombres libres, no quieren estar sometidos a una adscripción matrimonial pasada por la iglesia. Eso lo hacen ellos verbal. ¿tú te quieres unir conmigo, porque tu sientas amor hacía mi y yo hacía ti? En concordancia se unen
J.M. ¿Eso pasaba aquí, esas relaciones?
Pepe Pareja.- Aquí no hubo”



Era mi 1966 y Pepe Pareja le miente a Mintz porque no quiere contarle que él vivió durante 25 años en Amor libre. Luego en 1974 se lo cuenta y los matices se amplian. Empieza narrándole el caso de José Olmo como los casaron por la iglesia y a sus hijos los bautizaron y les pusieron nombres católicos al mismo tiempo que moría. 
J.M.- De José Olmo, de la boda del casamiento, en 1920
Pepe Pareja.- La política lo hicieron casarse, cuando ya le faltó el conocimiento.
J.M.- Su hijo me dijo que su padres no estaban casados
Pepe Pareja.- El to es que ellos salieran del intento suyo, como nos ocurrió a nosotros.
Mintz lo cuenta de esta forma: “A la una de la tarde del 10 de mayo de 1920, a la edad de treinta y seis años, José Olmo murió de tuberculosis pulmonar. A mediodía, un sacerdote corrió a la casa para casarlo con su compañera, María Bollullo. No se sabe si estuvo consciente en sus últimas horas de vida. Los documentos civiles y eclesiásticos de Medina Sidonia sólo indican que José Olmo se casó y murió en el mismo día, con sólo una hora de diferencia… La semana después de la muerte de José, Palmiro, Paz, Germinal, Salud y Acracia fueron bautizados, dándoseles nombres cristianos".



Después prodigue contándole su experiencia, como vivió en amor libre 25 años, pero tras la Guerra Civil tiene que casarse por la iglesia, obligado por las autoridades.
Pepe Pareja.-“Nosotros hicimos el lazo matrimonial en 1914, así nos llevamos unidos sin haber ningún intermediario, para inducirnos a la ceremonia de los curas y monaguillos. Y todo ese tiempo lo pasamos bien. En 1936 saltó la guerra. A los dos o tres días me dijeron que me presentara en el cuartel, me presenté y me llevaron a Medina. Y allí estuve preso hasta que no se celebró un consejo de Guerra. Estando preso se aprovecharon de esa ocasión el clero y todos los que estaban prestos a Franco. Allí lo que daban es muchas cartillas de oraciones y cosas de iglesia, para que las estudiáramos y las rezáramos. Ahora ellos sabían de más, de que yo estaba en la forma que estaba. Me echaron la amenaza que yo no estaba casado, al no estar casado en caso de continuar preso no tendría derecho a que me dieran una dieta o nada, como si no existiera. Que debiera de casarme. Yo dije que no sabía si ella querría contraer matrimonio de esa forma. Total que me hicieron casarme a la fuerza. De modo que el to era desbaratar la obra”



El franquismo, como en otras muchas cosas, significó para la institución matrimonial una vuelta a  posiciones tradicionales y conservadoras. En la actualidad, la institución parece estar en crisis. El divorcio está a la orden del día y hay muchas parejas que conviven juntas sin necesidad de pasar por la vicaría, ni el registro civil. Esta tendencia, sobre todo lo que respecto a los matrimonios por el rito católico y el fenómeno de los hijos fuera del matrimonio, son las que destaca el País en su reportaje del Domingo pasado. Estas variables tan modernas y vanguardistas ya eran llevadas a la práctica por aquellos anarquistas casaviejeños de la Segunda República que tenían una concepción de vida muy adelantada a su tiempo y muy distinta a la dominante en aquella época y lugar. En cuanto a esto del matrimonio y del amor, la pasión y la eternidad me emociono cuando pienso en gente como unos queridos familiares míos que estuvieron más de cincuenta años casados por la iglesia o Pepe Pareja y Antonia Márquez que estuvieron juntos más de ochenta años. Y es que siempre he sido un mucho sentimental.

0 comentarios: