headerphoto

Danza de altura en la Alameda

Ayer tarde tuvo lugar la inauguración de la 36 edición del maratón de Fútbol Sala de Benalup-Casas Viejas. Como se dice en la página web del Ayuntamiento: "Convertido en el mayor acontecimiento deportivo y social de Benalup-Casas Viejas, el Maratón de la Alameda está dedicado este año a las asociaciones y clubes deportivos del municipio". La ceremonia de inauguración fue tan espectacular y magistral como la de  años anteriores. Al igual que otras veces, asistí a ella en un segundo plano, charlando en el bar Ricardo.

En un momento determinado me invitaron a contemplar un espectáculo maravilloso que sucedía en la Alameda. La profesora de la escuela municipal de Gimnasia Rítimica Michelle Denholm, actuaba en la plaza. Era un momento especial, pues la misma directora se había unido al espectáculo que protagonizaban sus alumnas. Interpretaba la canción "All of me" de John Legend. No entiendo de gimnasia rítmica, pero hay veces que uno no tiene que ser experto para saber que estás asistiendo a algo grandioso. La interpretación de Michelle lo era. ¿Qué tiene este pueblo para que de vez en cuando le toque en suerte espectáculos y joyas como esta?





Me impresionó tanto que rápidamente acudieron multitud de imágenes a mi mente: la de Paul Bowles diciendo que de lo único que  se arrepentía en su vida era  de no haber valorado suficientemente aquel momento que era tan feliz con su novia paseando en bicicleta, la de Bernardo Cózar, Eduardo Pérez Ruiz o miembros de la familia Guillén estableciéndose en el pueblo allá por el siglo XIX; o la de la película de Luis García Berlanga Calabuch. 



Calabuch era un pequeño pueblo donde un científico decide esconderse, harto de colaborar en investigaciones militares. Tras trabajar en distintas ocupaciones termina aplicando sus conocimientos científicos para la creación de unos fuegos artificiales y así competir con  el pueblo vecino y rival de Guardamar en un concurso a celebrar con motivo de las fiestas patronales. Pero el resultado es tan espectacular (ahí me recordó la actuación de Michelle) que se publica una foto en el periódico provincial desvelándose de esa forma el paradero del profesor Hamilton, quien será llamado a volver a su país. La película le sirve a Berlanga para hacer una ácida crítica de la España rural y franquista de los años cincuenta.




En casa busque información sobre Michelle Denholm y me enteré de que efectivamente se trataba de una mujer con un gran curriculum y gran prestigio profesional.  Esta escocesa había empezado a practicar gimnasia rítmica con seis años y con nueve ocupaba ya plaza en el nacional escoces. Representó a su país en campeonatos internaciones de Portugal, Zaragoza, Budapest, Turquía, Bulgaria, Bélgica, Irlanda e Inglaterra. También intervinó en los juegos de la Commonwealth ganando varias medallas de oro, plata y bronce. Con 15 años terminó su carrera como gimanasta para seguirla como bailarina profesional. Con 16 años ganó una plaza y una beca completa para estudiar en la escuela English National Ballet School, mudándose a vivir a Londres para estudiar dos años intensivamente ballet clásico. En 2004 bailó para la Reina en el Royal Albert Hall y apareció en la película "The Upside of Anger" protagonizada por Kevin Costner. También bailó para la compañía de danza contemporánea en Edimburgo y ha hecho espectáculos en teatros de Escocia y Londres. En el 2008 recaló en la compañía de danza contemporánea "Derida Dance" en Benalup, en el hotel Fair Play, donde trabajo por espacio de nueve meses. Cuando la compañía cerró se casó en este pueblo y encontró trabajo. En la actualidad dirige la escuela municipal de gimnasia rítmica en Benalup Casas Viejas, en la que cuenta con un total de 70 chicas entre 5 y 16 años.



Y como tantos otros benalupenses, pasó por este pueblo y se ha quedado en él, aportando lo mejor que posee, sus conocimientos de danza en este caso. Ella ha hecho posible que podamos contar en el pueblo con una escuela de danza rítmica para setenta muchachas o que podamos asistir a espectáculos como el baile que ella misma protagonizó ayer en la Alameda. Constituyendo ello todo un lujazo para nosotros, que debemos valorar en su justa medida. Evidentemente esto no está al alcance de pueblo de mucho mayor tamaño y rango que el nuestro. Somos un pueblo de idas y venidas, formado por gente foránea que viene de fuera y se queda. Las migraciones son las que aportan equilibrio al mundo, son movimientos de la población necesarios para compensar los desajustes que se producen, pero en el caso de Benalup son los que dan sentido, origen y vida a este pueblo. Está en el carnet de identidad de Benalup-Casas Viejas, en sus señas de identidad. Al principio fueron los latifundios y la campaña de habas o trigo de verano, después las Lomas, el boom de la construcción o el conato de turismo de alta gama después. Lo cierto es que una buena parte de la población que pasa por aquí, se queda, se establece y aporta lo mejor que tiene, que suele ser muy interesante, porque la gente que se mueve, la gente que emigra son gente dinámica y con muchas cosas que ofrecer.



Ayer mientras contemplaba el espectáculo majestuoso de Michelle Denholm bailando en la Alameda, al compás de los acordes de la música de John Legend me acordé de todas las consecuencias positivas que tiene la emigración, de la riqueza y la multiculturalidad que aporta. Estoy convencido de que si la gente aportase a la comunidad solo una parte de lo que sabe hacer el colectivo saldría muy beneficiado.También de que es necesario decirlo y valorarlo, para que no solo se haga cuando se pierdan y ya no podemos disfrutar de esas cosas.  
Las fotos son del facebook del Ayuntamiento de Benalup-Casas Viejas
02 - All Of Me.mp3

0 comentarios: