headerphoto

La campiña. El pueblo. III.- La modernidad. III.1.- Cambios económicos. El sector de la construcción. 3

El sector de la construcción ha sido sobre el que se basado todo el desarrollo reciente de Benalup-Casas Viejas. Este subsector de la construcción se ve acompañado por pequeños talleres y empresas auxiliares de él, como es la carpintería, la pintura, la fontanería...Su gran eclosión en los años setenta vino de la mano de dos procesos complementarios internos; la construcción de los poblados de las Lomas y la sustitución de las chozas por casas y uno externo; el boom del ladrillo en España.
En el trabajo de  Laura, Gema, Lorena y Rocio se dice: 
"A finales de la década de los cincuenta, la finca de las Lomas empieza un proceso de expansión que la va a convertir en el latifundio más rentable de Europa. Para dar acogida a la gran cantidad de mano de obra necesaria se construye un poblado, que en sus mejores momentos llegó a tener los mismos o mejores equipamientos urbanos que los pueblos del entorno. La construcción de este poblado se hizo en un corto espacio de tiempo y sirvió de laboratorio, de taller... para la gran cantera de albañiles que se convertiría posteriormente Benalup-Casas Viejas. El comienzo fue una obra con unas vigas, que había sido encargada a una empresa del Coronil (Sevilla). Por diversos motivos esta empresa abandonó y llamaron para terminar la obra a la cuadrilla de los Cózar. Este fue el inicio de la relación entre las Lomas y los albañiles benalupenses, que  iba a perdurar en el tiempo e iba a posibilitar la formación y consolidación del sector productivo por excelencia en Benalup en la actualidad; la construcción".



Una gran parte de los albañiles benalupenses han pasado por el mismo proceso, de trabajar en el campo han pasado a hacerlo en la construcción, como forma de mejorar económica y socialmente.
En el trabajo de Norberto, Antonio, Carmen , Alba y Juan José  se habla de la evolución de la albañilería:
"Antiguamente los obreros construían las casas con piedras. El cemento de entonces lo hacían con cal y arena, llamado “caballo”. Ahora ya las paredes las hacen con ladrillos y en Benalup hubo una fábrica de ladrillos toscos que las fabricaban en hornos de leña. Los techos los hacían con “castañuela”, que eran las cañas que recogían de la antigua Laguna de la Janda. Esto ha ido evolucionando pasando desde la uralita, los techos con vigas de madera y ladrillos toscos, bobadillas y por último vigas de hierro y hormigón. Antes los albañiles ganaban muy poco, sobre 15 pts. en Las Lomas y 25 pts. en Marbella, por esta causa la gente comenzó a irse a trabajar fuera debido a que ganaban más dinero. El transporte también ha ido evolucionando desde la bicicleta y el Mobillete hasta el coche, desde el Seat 600, Seat 850, Renault 8, Seat 124, Seat 1430, Renault 12 y Renault 5 de los que se siguen viendo aún. Ahora debido al dineral que se está ganando en la obra los coches son mucho más lujosos y no solo gente mayor sino gente con 18 años que tienen coches valorados desde 18.000 hasta 30.000 €, como por ejemplo Audi A3, BMW Compact, BMW 5.20, BMW X5, Mitsubishi Montero, Mercedes, Porsche,... Todo esto ha ido evolucionando; antes en la construcción no había tantas máquinas, por ejemplo hasta los años 60 los materiales se subían con una soga y polea hasta que apareció el montacargas, y el cemento se hacía a mano hasta la aparición de la  hormigonera"


Durante mucho tiempo los albañiles se quedaban en Marbella, o en Estepona o en Puertobanus, Manilva… meses enteros trabajando sin venir a casa, progresivamente fue disminuyendo a semanas y hasta que al final del proceso eran mayoría los que iban y venían en el día a trabajar. Mintz lo cuenta así en Coplas de Carnaval: "Mientras la industria turística se desarrollaba, muchos hombres de la localidad empezaron a trabajar  como peones eventuales  de la construcción en busca de empresas florecientes a lo largo de la costa mediterránea. Como los lugares de trabajo estaban demasiado lejos de Benalup para ir y venir cada día, durante la semana, los trabajadores o pagaban por una habitación para dormir en algún lugar cercano, o improvisaban literas
en el sótano del edificio en construcción. Allí instalaban cocinas portátiles  para preparar su café matutino y la mayoría de sus comidas diarias. Cada sábado por la tarde, los trabajadores volvían a Benalup. Pasaban el domingo en casa y, antes del amanecer del lunes, tomaban el autobús o marchaban con alguien en coche a sus lugares de trabajo "




Se dice en el trabajo de Norberto y otros ya citado: "La gente de Benalup es muy aventurera y fueron de los primeros de la comarca que fueron a trabajar fuera porque además había más trabajo, ahora siguen su rutina y también hay que contar que siguen cobrando más. Otra diferencia es que antes eran mucho más albañiles, sabían hacer de todo y su trabajo era más artesanal, ahora están mucho más especializados. El auge de Benalup como pueblo no es el campo de golf; es el dinero que traen los trabajadores de la construcción. Estos trabajadores, refiriéndonos al dinero que ganan, lo ganan parte en dinero “blanco” y parte en dinero “negro” que ellos mismos lo piden. Se gana mucho dinero, desde 1800 € (300.000 pts.) para arriba... También hay que destacar que la construcción es muy inestable y se puede demostrar con las crisis sufridas a lo largo del tiempo. Hay diferentes boom en los que hay mucho trabajo, como por ejemplo el boom turístico, pero también sufre crisis como las de principios de los 70 y después de la expo. Ahora mismo nos encontramos en un apogeo de la construcción en la que se consigue mucho dinero a través de la especulación, pero es un gigante con pies de barro que en cualquier momento puede venirse abajo".


Las previsiones se hicieron realidad y la construcción que estaba en su momento más álgido, cayó en la mayor crisis de su historia,  que deberá resolver con la reconversión del sector. Parece claro que todas las alternativas pasan por reducir de una manera importante el número de trabajadores en el sector. Esto ya lo decía el Plan de desarrollo local para el año 2010 en el 2003: “Excesiva dependencia de un único sector, el de la construcción, siendo imprescindible una disminución del peso de la construcción en la economía local”

De las tres fotografías la tercera es de Mintz, sobre un bloque de pisos en Marbella. El cuadro final es muy significativo. Aparecen el número de empresas de la construcción, en los años setenta, principios del siglo XXI y después de la crisis. Para actualizarlo habría que borrarle la empresa Beycon y añadirle Bancalero-Cepero. Tanto en los setenta como en la actualidad hay cinco empresas de construcción, durante el boom hubo treinta y dos.

0 comentarios: