headerphoto

La campiña. El pueblo. III.- la modernidad. III.1.- Cambios económicos. Evolución. 1

Cuando hablábamos de la evolución histórica ya vimos los cambios económicos y su significación. Insistir en que las transformaciones económicas sufridas en los últimos cincuenta años han sido las más importantes de la historia de esta tierra. Nos toca ahora, estudiar la evolución de la estructura económica y profundizar en cada uno de los tres sectores económicos. Se puede dividir este periodo en tres fases; de los setenta a los ochenta, de los noventa a 2007 y la situación de crisis actual.



En la primera fase la agricultura tradicional es sustituida por la agricultura moderna representada en las Lomas, el sector secundario gana fuerza progresiva con la importancia de la construcción y el sector terciario crece tímidamente. Así que pasamos de una estructura clara de 1º,2º, 3º a otra de 2, 1, 3. En la segunda etapa, el crecimiento económico llega a sus máximas cotas. A los factores económicos hay que unirles los políticos, conseguida la segregación de Medina Sidonia, al pueblo llegan muchas inversiones que antes no llegaban, es como si le pagaran una deuda histórica acumulada a lo largo de su historia. El sector primario pierde importancia, las Lomas inicia una lenta transformación. La construcción está en su máximo apogeo y los servicios también crecen, sobre todo los relacionados con la administración y el comercio. 



El paso de la agricultura a la construcción significó el salto en el escalafón social de muchos jornaleros  y ello se produce porque aumentan significativamente los salarios, lo que les permite a una gran cantidad de trabajadores entrar de lleno en la sociedad de consumo, que es en la actualidad el más importante indicador social. Este cuasi monocultivo productivo que trae aparejado la construcción conlleva una serie de inconvenientes como las duras condiciones laborales de los albañiles, el destajo, la eventualidad, la escasa especialización… y, sobre todo, la espada de Damocles que representa la posibilidad de las crisis cíclicas en el sector. La construcción, con sus luces y sus sombras, ha sido el sector más importante en el tardío y acelerado paso de la sociedad agraria al mundo postindustrial, sin pasar por el industrial. Esto ha generado que la economía y la sociedad benalupense se caractericen por una gran dualidad. 



Pero es la época de los albañiles. Según un estudio que hicieron Vero y Santos la carretera del Castaño a la que en el pueblo se le denomina de los albañiles tenía una densidad de tráfico por las mañanas  y por las tardes 4 veces superior que en las horas centrales del día y diez veces superior que los fines de semana.  La tercera fase es la de la crisis, la agricultura ha seguido su lenta pero imparable pérdida de importancia y la crisis golpea brutalmente a la construcción. Esto hace que el paro pase de 500 personas a 1500 en tres años, de 2007 a 2010. El sector servicio se queda entonces como el más importante, pero no es capaz de liderar una economía que ronda el 40% de la población activa en paro. La estructura económica se queda en un 3,2.1. 



El plan de  desarrollo local 2010 realizado en el 2003, en pleno boom de la construcción concluía que:
La población trabaja mayoritariamente fuera del municipio y en el sector de la construcción. El crecimiento económico de Benalup tiene cuatro debilidades básicas

  1. La excesiva dependencia que presenta del sector de la construcción, actividad que se desarrolla principalmente fuera del municipio propiciando un modelo de desarrollo exógeno y poco diversificado.
  2. El crecimiento económico experimentado no ha generado un tejido empresarial local articulado y dinámico.
  3. El crecimiento económico no ha incorporado a la mujer plenamente al mercado de trabajo.
  4. El crecimiento económico se ha basado en una población activa con un bajo nivel de cualificación profesional.


Aunque mucha gente sabía que el crecimiento económico de finales del siglo XX y principios XXI no se podía mantener, nadie supo o pudo hacer nada para evitar la tremenda crisis en la que ha entrado la economía benalupense. El 2005 el IES Casas Viejas dedicó a la construcción el tema de su exposición anual. Uno de los trabajos, el del Norberto, Juan José, Alba, Carmen y Antonio concluía de la siguiente forma:
"Nosotros hemos concluido de este trabajo que aunque se gane más dinero en la construcción es mejor estudiar porque a la larga lo pagas físicamente y puede que venga algún bajón y se vaya todo el mundo al paro y no tengas para dar de comer a tu familia".




Los cuatro grandes problemas de la economía benalupense que señalaba el plan de desarrollo local en el 2003, siguen sin estar resueltos; no se ha encontrado un sector que sustituya en su liderazgo a la construcción, no hay un tejido empresarial local suficientemente desarrollado, la incorporación de la mujer al mercado laboral no se ha producido en su totalidad y el nivel de cualificación de la población activa es bajo. Pero al mismo tiempo estos cuatro grandes problemas suponen cuatro grandes retos. De su superación depende que dejemos atrás la época de recesión en la que nos encontramos.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Ahora lees las palabras y la deducción que se hizo en su dia...y que se ha vuelto todo realidad, se pone la carne de gallina. Es cierto que nos levantamos a la hora de ida de los trabajadores, que a veces incluso podias perder hasta la cuenta si te despistabas, y por la tarde idem de lo mismo...
Muchos en su día no le dieron importancia a nada, sólo miraban los números de la cartilla, mi padre podría haber sido uno de ellos, que le ofrecieron dejar el campo por la construcción, pero el prefirió menos y seguro. Posteriormente sufrió una lesión que lo dejó incapacitado para trabajos de mayor esfuerzo y se tubo que prejubilar. Con esto a lo que me voy a referir es que si se hubiese ido a la cosntrucción, todos los años que había estado en las Lomas no le hubieran servido de nada, sólo le hubiese rezado algo de construcción y posiblemente no le hubiera quedado ni "pa pipas", pero fue inteligente en quedarse donde estaba y gracias a dios tiene su pensión.
A mi esto me afectó en su día porque tube que dejar de estudiar, porque la pensión no daba para mantener a una estudiante, y que el trabajito que tenia los fines de semana se esfumó por la crisis, por lo que no podia mantenerme tampoco ni pagarme mis cosas. Después tengo que decir que aunque sea poca cosa no me ha estado faltando el trabajo; trabajo que antes nadie queria y que hoy todos se "pegan" por uno.
Quizás esta crisis sea una lección, quizás sea mejor para que las generaciones que vienen valoren más la situación y sólo vean cómo única salida los estudios, ojalá todo sirva para mejorar....OJALÁ......