La campiña. El pueblo. II.- Formas de vida tradicional. II.2.- Sociedad. Las chozas. 3

Si en el siglo XIX la chozas se ubican en torno a la calle Alta y zonas limítrofes con la Alameda, en la década de los veinte y treinta funciona como ensanche y lugar de chozas la calle Medina y Nueva, en la década de los cincuenta y sesenta van a ser cuatro zonas en las que se pongan chozas; San Agustín, Paternilla, el Tesorillo y el Tajo.

Para una gran parte de la población la única alternativa era la construcción de una choza. Había dos vías; la legal y la política de los hechos consumados. Para construir la  choza en los “padrones” necesitaban el permiso de la lejana e inaccesible Medina de Sidonia. Las gestiones las podía hacer el cacique o el alcalde pedáneo de turno. La otra forma de apropiarse de un terreno donde construir la choza consistía en  que toda la familia recogía la castañuela y demás elementos necesarios situándolos junto a otra choza. Una noche dada, se ponían manos a la obra y con la ayuda de los vecinos la levantaba. En los días siguientes, cuando llegaba el hecho a conocimiento de las autoridades éstas le imponía una pequeña multa, pero la choza quedaba construida. 



La forma de construir la choza se aprendía de padres a hijos.En el centro, sobre todo cuando se trata de viviendas de considerables dimensiones, suele aparece un palo, a este se le denomina cumbrera, pues funciona como eje y sostén principal de la cubierta de paja. La castañuela descansa sobre unos palos o “costillas”, que formaban la estructura de la choza. Sobre éstas  se iban colocando las cañas que iban a servir para aguantar el pasto, que se cosía con tomiza y una aguja de hierro; las cañas verticales se les denomina “padrones” y las horizontales “latas”. En la última vuelta se coloca el pasto que se cose con toniza y una aguja de hierro. Por último se coloca la puerta en el hueco que se ha dejado anteriormente. En las chozas no había habitaciones, como mucho unas cortinas separaban unos espacios de otros. En cada cama dormían dos o tres personas. El suelo era de tierra y en algunas ocasiones loza de piedra. Aunque a veces se construía una segunda choza que hacía de cocina, lo más general es que en una sola instancia se unieron las funciones del salón, de la cocina y de los dormitorios actuales. En un mismo habitáculo coincidían la cocina, el comedor o el dormitorio. 




Las chozas se entienden en un contexto concreto. Es la vivienda para las más familias más humildes y siempre tiene un carácter de provisionalidad. Como puntos fuertes de este tipo de habitáculo hay que señalar su relación con el entorno ya que utiliza materiales para su construcción baratos y asequibles. La castañuela es el principal y abunda en los arroyos, barrancos o en la antigua laguna de la Janda. Este pasto bien sujeto y amarrado, no dejaba pasar el agua, el frío o el calor. Pero los inconvenientes son más importantes, sobre todo relacionados con la seguridad. Estas eran muy sensibles ante las inundaciones, los fuertes vientos de levante o el fuego. Estos eran muy frecuentes, porque de los fogarines en los que se guisaba saltaban chispas y ardía la choza con facilidad. Al estar tan juntas unas a otras el fuego se propaga rápidamente. Cuando había fuego en las chozas, las capanas repicaban y los vecinos hacían una cadena con el agua que cogían de la fuente de los Vaqueros o de la de Baltasar. Después los vecinos y familiares les ayudaban a reconstruirlas, quedándose mientras tanto en las chozas de ellos.   Fueron muchos los incendios, por ejemplo un 16-5-1931 la Vanguardia de Barcelona decía:"A la una de la tarde, en la casa número 40 de la calle de Medina, del pueblo de Benalup, se incendiaron varias viviendas que fueron destruidas por las llamas, quedando numerosas familias pobres sin albergue. Las perdidas ascienden a unas 15.000 pesetas. Se ha organizado una suscripción en favor de los damnificados".  Cuando la catástrofre tenía especiales dimensiones se recurría a la ayuda de los propietarios, sobre todo las Lomas, para lo cual la intermediación del cura, el Padre Muriel, era vital.
Las cuatro fotos son de Mintz

Comentarios

Viendo la fotografía 2 de la entrada "Las Chozas 3", (Choza en construcción), me da la sensación de que se produce un error al comenzar el techado desde la techumbre (como en las tejas), ya que los manojos de castañuela se han de ir superponiéndose hacia arriba para no dejar cortes o escalonamientos por donde la luvia pueda penetrar. El haz de castañuela de la fila dos, por ejemplo, tiene que quedar por encina de los de la fila 1 y asísucesivamente. De esta manera el agua resbalará por encima de la castañuela que impedirá su penetración y goteras. Algún experto podría dar su opinión. Saludos. Oca

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV