La campiña. El pueblo. I.- Evolución histórica. La crisis de la agricultura tradicional. 11

Es muy interesante estudiar como se pasó en los sesenta y setenta de un mundo subdesarrollado y antiguo a otro más moderno y desarrollado, porque está en la base del posterior boom de finales del siglo XX. A esos cambios se le llaman crisis de la agricultura tradicional. El esquema es sencillo. La emigración a Valencia, Barcelona, Alemania, Francia… produjo que disminuyera la oferta de mano de obra y que subieran los precios. Los propietarios reaccionaron metiendo máquinas, con lo que los trabajadores reaccionaron emigrando más. El círculo se cerró con el traspase de muchos campesinos a la construcción, a lo que tenemos que unir la aparición de las Lomas, que se va a convertir, como ya vimos en el capítulo de la Laguna, en el pulmón de Benalup. Emigración, construcción y Lomas son los tres pilares de la nueva economía y de la crisis de la agricultura tradicional.




Sobre la emigración dice Jerome Mintz:
"Durante los tempranos años de la década de los 70, en respuesta a la disminución de las actividades agrícolas, los campesinos continuaron abandonando el pueblo en busca de empleo. Algunos emigraron permanentemente a otras partes de España, especialmente a Valencia y Barcelona, donde había industria; otros firmaron contratos de trabajo temporales en el extranjero. El dinero enviado por maridos e hijos que trabajaban en Alemania, Francia, Holanda o Suiza mantenía a muchas familias a flote. Durante el año, las familias de los trabajadores emigrantes era mantenidas unidas por las mujeres y los abuelos, pero en diciembre los hombres regresaban para las vacaciones de Navidad. Algunos de los hombres -que tenían en su mayoría de veinte a cuarenta años- no habían vuelto al pueblo por muchos años. Llegaron en autobús con maletas de cartón y cajas de juguetes. Los emocionados niños corrían por las calles con sus regalos: uno tenía una gigantesca muñeca de tamaño natural que llamaba la atención de los transeúntes. Los tenderos del pueblo también estaban contentos de que los hombres hubieran vuelto con dinero en los bolsillos. El farmacéutico incluso vendió un artículo de lujo: una botella de loción para después del afeitado. Un trabajador que acababa de volver del extranjero ordenó un pollo entero al carnicero. La compra asombró visiblemente a las mujeres de menos medios que estaban en fila esperando para comprar un cuarto de pollo o una pequeña pieza de carne de res para añadir a un estofado de garbanzos para una familia entera".


En Benalup el espectáculo es tremendo. Camiones y camiones cargados con los pocos enseres que poseen salen diariamente hacia Valencia. Al extranjero se viaja en tren. Muchos emigrantes se van del pueblo por la noche pues no pueden pagar las deudas contraídas con las tiendas y bares…pronto volverán a pagarlas. El impacto económico y moral en el pueblo es profundo. Se asiste a la mayor salida de población de toda su historia. Muchas tiendas y bares tienen que cerrar… Pero a medio plazo este fenómeno va a fundamentar el desarrollo posterior.



También nos sirve el testimonio del antropólogo americano para estudiar la aparición de la construcción, la cual se convertirá hasta fechas recientes en la actividad económica más importante del pueblo:
Mientras la industria turística se expansionaba, muchos hombres de la localidad se alistaron como peones de construcción itinerantes en empresas florecientes a lo largo del Mediterráneo. Como los lugares de trabajo estaban demasiado lejos de Benalup para ir y venir cada día, durante la semana, los trabajadores o pagaban por un camarote para dormir en algún lugar cercano, o improvisaban literas en el sótano del edificio en construcción. Allí instalaban cocinas portátiles para preparar su café matutino y la mayoría de sus comidas diarias. Cada sábado por la tarde, los trabajadores volvían a Benalup. Pasaban el domingo en casa y, antes del amanecer del lunes, tomaban el autobús o marchaban con alguien en coche a sus cuarteles temporales en su lugar de empleo. Para los hombres que habían sido campesinos, había correlaciones a hacer entre la labor de campo y el trabajo de construcción. Sus literas en el sótano eran semejantes a su anterior alojamiento en las gañanías del campo, aunque el sótano no era tan cómodo ni limpio, y la "casa" no ofrecía comidas. También habían recordatorios del explotador sistema de pagar a los jornaleros a destajo.  En los gremios de la construcción, los albañiles descubrieron que no eran pagados por hora, sino que recibían unos honorarios fijados por el capataz para cada faena. Un albañil ganaba tanto para construir el marco de una puerta o ventana o una pared, independientemente del tiempo empleado en la tarea.
La labor de construcción tenía una ventaja singular: los hombres adquirían habilidades que eran rápidamente aplicadas para mejorar su propio alojamiento en Benalup. Los hombres que aprendían a edificar casas con bloques de piedra y ladrillo tenían justo motivo para reemplazar chozas hechas de paja, barro y piedra. Había un frenesí de actividad en casi todas las calles y avenidas a medida que los trabajadores ahorraban para ladrillos y cemento y, con el tiempo, construían, reconstruían o ampliaban sus hogares.Los salarios más elevados ganados en la construcción atraían a los campesinos y artesanos que disponían de una variedad de habilidades y experiencias.


Un mundo, el rural y tradicional de toda la vida está desapareciendo en estas fechas, con él también una relación moderada y simbiótica con la naturaleza. A partir de los ochenta empieza una época en la campiña totalmente distinta a la anterior, los adelantos tecnológicos serán importantísimos, los burros y las bicicletas son sustituidos por camiones y coches, las viejas chozas por casas y chalets supermodernos y confortables… Es la verdadera revolución industrial, es el cambio de la economía que llevaba en este pueblo desde el Neolítico. También da paso a los cambios medioambientales más importantes en la historia de este pueblo. Es decir, en estos últimos cincuenta años el pueblo cambio más que en los treinta mil anteriores juntos.
La primera foto es de la familia Benítez Reyes recién llegados a Torren, en los sesenta. Las otras dos son fotos de Mintz sobre la construcción

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV