La campiña. El pueblo. I.- Evolución histórica. El origen de los pobladores. 6

El pueblo se va formando con la población proveniente de Medina y de la comarca de la Sierra de Málaga. De vital importancia es el aporte demográfico de los sopacas, provenientes la mayoría del Valle del Genal. Se calcula que el 50% de la población de aluvión que puebla Casas Viejas tiene su origen en la provincia de Málaga. Casi todos los pueblos de este valle aportan contingentes demográficos a la creación del pueblo, pero hay que destacar Algatocín, en una primera fase, de hecho en los 20 años estudiados una media de 50 abuelos paternos y 70 maternos proceden de este pueblo. En una segunda fase, pueblos como Juzcar (46 padres/madres residentes en Casas Viejas), Guaro (40), Jubrique (31), Monda (25), Farajan (21) o Alpandeire (19) también tienen una gran importancia en la formación de este pueblo.



Parece ser que la emigración a Casas Viejas se inició en la década de los cincuenta del siglo XIX, cuando algunas familias, los denominado Sopacas, que habían participado en la campaña de la siega optan por quedarse a vivir en estas tierras, estos primeros pobladores sirvieron de reclamo para un fenómeno que se generalizaría a finales del siglo XIX. Estas personas se quedaron en Casas Viejas, trabajaron, vivieron y crearon estirpes. 



La siega duraba de 20 a 24 días. Dormían en pajares o gañanías. La forma de trabajo más común era el destajo, lo que era fuente de problemas con los jornaleros locales, pero tanto a los forasteros como a los propietarios convenía más esa forma de trabajo. Los segadores viajaban en cuadrillas y eran liderados por un manijero, que negociaba con el patrón.Las cuadrillas proporcionan menores gastos, más seguridad y menores riesgos. Están compuestas por entre 10 o 20 personas, les suele unir lazos familiares. Los trabajadores se habían desplazado a pie desde Almería, Granada, pero sobre todo, desde la Serranía de Ronda, como una forma de completar sus economías, en lugares donde abunda el minifundio, en concreto en el Valle del Genal, la explotación de las viñas. Allí las labores monetarizadas eran escasas y las necesidades de dinero para pequeñas inversiones, reparaciones o similares se satisfacían con estas emigraciones temporales.


La llegada de segadores malagueños a estas tierras que empezó a principios del siglo XIX va a continuar hasta la década de los cincuenta en el siglo XX. Hay un  documento  de 1933 en concreto de 5 de mayo, a inicio de la campaña de la siega, que demuestra esta relaciones. Va dirigido al Presidente de la oficina de colocación obrera de Medina Sidonia. Dice así: “Como Presidente de la Comisión Inspectora del Registro Local de Colocación Obrera de este pueblo de Guaro, por medio del presente oficio le comunico a V. que encontrándose en esta bastantes obreros agrícolas especializados para el trabajo de siega y siendo de mucha necesidad invertir a algunos obreros, debido al reducido término municipal de esta, es por lo que; me dirijo a V con el fin de que como en esa se precisa algunos obreros para la ocupación de la siega, le ruego encarecidamente me lo comunique para su cumplimiento y demás efectos”. O en la memoria estadística del Ayuntamiento de Medina de 1940 se dice: “viniendo únicamente obreros forasteros principalmente de la provincia de Málaga en la época de la recolección”



Tras un análisis riguroso de los nacimientos en Casas Viejas en el último tercio del siglo XIX podemos afirmar rotundamente que el pueblo se formó en base a la llegada de medinenses y de forasteros, sobre todo de la Serranía de Ronda. El corredor que va desde el Valle del Genal hasta la comarca de la Janda a través de la Sauceda ha sido transitado a pie innumerables veces, no sólo los segadores a hacer la campaña estival, sino también, los que se quedaban luego iban a visitar a amigos y familiares que allí quedaban (están documentados los viajes comerciales para vender zapatos) o en la guerra civil fue la vía utilizada para escapar de la amenaza que representaban los nacionales para los que de una u otra forma habían apoyado a la República. En la actualidad estos contactos entre la Janda y el Valle del Genal tan importantes hasta hace poco han desaparecido y sólo quedan en el imaginario de los más mayores del lugar.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV