headerphoto

José Regino Vidal, maestro de obras del cuartel de la Guardia Civil. Y 2

Al estallar la guerra y paralizarse las obras la vida dio un brusco cambio en la vida cotidiana de José Regino. En otro post veremos como se alista a la falange y es protagonista de algún episodio en el pueblo como en la denuncia a Ricardo Rodríguez Pérez Blanco.




Pero, pese a sus adscripción política al único partido permitido las condiciones de vida de él y su familia eran muy duras en aquella Guerra Civil que no fue tal en Benalup de Sidonia. José Regino tenía 48 años de edad, mujer y cuatro hijos, vivía en la calle Alta, no era de la zona y no tenía experiencia en buscarse la vida a través de la economía depredadora como los naturales de la zona. En esas circunstancias, la supervivencia se hacía difícil como vemos en una carta de principios del 37 que dirige al alcalde de Medina protestando por la carestía de los precios de los alimentos básicos: “ Me dirijo a Vd para manifestarle que siendo un vecino transeúnte en Casas Viejas. Pues somos una familia que nos sorprendió en este la barbarie marxista, siendo natural de Madrid. El tema de mi carta es el siguiente: No teniendo recursos y estando pasando desde que empezó el movimiento muchas calamidades, pues me sorprendió en esta sin recursos, he ido pasando malvendiendo las herramienta de mi propiedad y recibiendo algunos días el pan que me proporcionaba el alcalde”. 



Hasta tal punto la situación se hace insoportable que gracias a sus contactos políticos consigue permiso para trasladarse a Jerez. Así lo vemos en un documento de 18 de junio de 1938 que firma el Comandante Militar Baltasar Alcántara ( este era guardia municipal y alcalde pedáneo pero hacía las funciones que hicieran falta). Dice así: “Autorizo al vecino de esta José Regino Vidal, y a su esposa e hija: Julia Alcalá Gutiérrez y Magdalena Regino Alcalá, para trasladarse a Jerez de la Frontera (lleva los enseres de su hogar) para continuar sus trabajos en el Campo de Aviación Capitán Haya”. Recordemos que estamos en plena Guerra Civil y es necesario este tipo de salvo conductos para trasladarse por el territorio nacional. 



Poco tiempo estuvo trabajando en Jerez, pues una vez terminada la Guerra vuelve a Benalup de Sidonia para intentar que se reanuden las obras y conseguir de nuevo trabajo. En Mayo del 39 consigue una subvención de 3000 pesetas para obras de mantenimiento del edificio en construcción. Según informaciones de Jesús Núñez en el citado artículo en octubre de 1940 se consigue que el Ministerio de Gobernación libre 50000 pesetas para reanudar las obras. Y fueron necesarias otras 14.000 pesetas en 1943 para terminar las obras. Tras diez años de vicisitudes y situaciones problemáticas José Regino y su familia vuelven a Madrid, pero la huella y las relaciones mantenidas con la población local fueron tan importantes que su hija Magdalena Regino  y su  nieta Magdalena Olaya Regino mantiene  en la actualidad una estrecha relación con el pueblo. Y es que estamos ante otro caso más, de los muchos que hay, en los que una familia de fuera que pasa por el pueblo a hacer cualquier tarea se queda atrapada en ella. Como decía Ramos Espejo es "como una madeja que te envuelve, desde el sentimiento a la reflexión".



Es Magdalena Olaya Regino (que en el facebook tiene el nick de María Pontiveros) la que se pone en contacto conmigo y me envía el documento que precede este post (y otro que me servirá para otro próximo). A través de estos contactos digitales conozco como a través de la hija de José Regino Magdalena Regino (conocida en el pueblo como Maleni) se mantienen los contactos con la gente de Benalup. Ya he hablado otras veces como las redes sociales y en concreto facebook han incidido en las relaciones sociales tradicionales. Pero, como este caso demuestra, es necesario, como en todo en la vida, unas raíces y un interés previo, una curiosidad por satisfacer, unos sentimientos que sostengan la relación. Lo que sí es verdad es que facilita el contacto y el conocimiento, aportando nuevas formas de acceso a la información, como ha pasado en este caso de Magdalena Olaya, "la madrileña", o Marileni aquella abanderada de la banda en 1972 que apareció en una foto del facebook Benalup desde las fotos.  El como se mantuvo el contacto con Benalup-Casas Viejas que inició su abuelo José Regino, aquel encargado de la obra del cuartel de la Guardia Civil que le sorprendió la guerra en el pueblo os lo explicaré en un próximo post de la serie benalupenses por el mundo.

0 comentarios: