El campo de fútbol llevará el nombre de "Fernandín"


El pleno del Ayuntamiento de ayer acordó por unanimidad ponerle el nombre de Fernando Romero Jiménez, “Fernandín”, al campo de fútbol. Recuerdo que cuando en el carnaval del 2013 el Ayuntamiento homenajeó al Santo por su aportación carnavalesca este me comentó esa idea y a mí me pareció que sería una iniciativa muy acertada. Además de por lo que significa individualmente, de las aportaciones al fútbol, futbito, carnaval o proceso de independencia de Fernandín, además del hecho de ejemplificar la participación popular, el liderazgo desde la base social popular, sin ninguna adscripción partidista, la iniciativa me parece muy acertada porque es la primera vez, con la excepción del nombre de las calles a los relacionados con los Sucesos en la barriada del matadero y la de Miguel García, que con esta rotulación se homenajea a personas nacidas y criadas en Benalup-Casas Viejas.

El Santo, al que antes me refería tiene un pasodoble sobre la plaza Gutiérrez Mellado en el que se queja de que se acuda a personajes nacionales y no se utilicen los locales. El hecho de que el campo de fútbol lleve el nombre de Fernandín, de una persona del pueblo, exponente del mundo popular inaugura una tendencia que me parece que debiera continuarse en el futuro. Me da la impresión de que con iniciativas como esta se rompen con muchos complejos interiores, con esa tendencia que impone el fatalismo andaluz de que lo nuestro es malo, feo y pequeño y lo foráneo bueno, bonito y grande. 



Hay una tercera cuestión que me gustaría destacar. Es que el equipamiento elegido sea el campo de fútbol. Nuestra historia se caracteriza por una falta de infraestructuras y equipamientos adecuados motivada por la dependencia económica y política. En este pueblo siempre ha habido mucha afición al fútbol, buenos jugadores (Fernandín y Ricardo fueron a probar por el Jérez) y muy pocos o casi ningún equipamiento deportivo.  Los campos de fútbol, por llamarlos de alguna manera, donde se practicaba este deporte iban rotando en función de la permisibilidad del dueño. El penúltimo se situaba en lo que hoy es el campo de golf, pero el dueño vendió el terreno y el nuevo propietario no permitía que se siguiera jugando ahí. En esas circunstancias se entiende que la construcción de un campo de fútbol se iba a convertir en la principal reivindicación del momento, entrando a participar en ella las principales instituciones políticas de esa época. Este campo de fútbol se va a conseguir a principios de los setenta. Las gestiones las coordinó el párroco Jesús Barberá, arropado por Miguel Román y Manolo Guillén de la Junta Directiva del equipo de fútbol. Así, bajo las gestiones del cura,  que incluso adelanta una cierta cantidad de dinero, la Diputación le compra a María Luisa Fernández una hectárea en lo que hoy son las instalaciones del campo de fútbol. La compra se hizo a través del patronato de vivienda de la Diputación, con la intervención directa del vicepresidente de la Diputación Antonio Vela Barca. Una vez realizada la compra había que construirlo. Para ello se utilizó la Junta Parroquial de la Vivienda que estaba construyendo las viviendas protegidas de la Barriada de la Diputación. Si esa institución aportó los materiales, los propios futbolistas, que en su inmensa mayoría eran albañiles, pusieron la mano de obra.  Es decir, se trata de un equipamiento deportivo que se consiguió a finales del franquismo con la participación activa del pueblo, tras una larga lucha reivindicativa por la falta de infraestructuras adecuadas, personificada por esos albañiles, que al mismo tiempo eran carnavaleros, futbolistas y pedían la Independencia Ya. Es decir, puro espíritu Fernandín. Ejemplo paradigmático de la historia de este pueblo en los últimos cincuenta años.




Reproduzco la moción aprobada que aparece en la página web del Ayuntamiento de Benalup-Casas Viejas. 
"Fernando Romero Jiménez, conocido por todos los vecinos de Benalup-Casas Viejas como “Fernandín”, tristemente desaparecido el pasado mes de noviembre de 2012, significó un ejemplo de persona y de trayectoria vital vinculada a la promoción de los movimientos asociativos y concretamente del deporte local en nuestro pueblo.
Además de ser impulsor y partícipe activo del carnaval en tiempos de la transición, en el plano deportivo Fernandín impulsó el fútbol y el fútbol-sala. La práctica no organizada del fútbol entre amigos llevó a constituir un equipo que disputara competiciones oficiales. De este modo “Fernandín” participó en la creación de la entidad deportiva más antigua que conocemos en nuestro municipio, con la puesta en marcha del CD Benalup en 1969. Fernando realizó todas las funciones posibles en el club a lo largo de su trayectoria, comenzando por jugador, entrenador, directivo y presidente, además por supuesto de trabajar activamente en mantener una entidad modesta que en aquellos años no recibía ayudas institucionales para su funcionamiento.
El auge del fútbol-sala en Benalup, a principios de los años setenta, le lleva también a participar de un modo activo en cuantas manifestaciones del “futbito” van surgiendo. Colabora y participa en la Liga Local de fútbol sala y forma uno de los equipos de mayor solera de los casi cuarenta años de fútbol-sala en la localidad: El Casas Viejas Independiente, creado en 1977. Pregonero del Marathón en 1996 continúa su participación en categorías de veteranos hasta las últimas ediciones del mismo.
La trayectoria vital de Fernando Romero en la parcela deportiva es un referente para quienes han hecho de la participación, la colaboración y el compromiso con su entorno social el motor del avance y el progreso de un grupo social, en este caso el de los vecinos y vecinas de Benalup-Casas Viejas.
Por todo lo anteriormente expuesto, se propone al Pleno la adopción del siguiente acuerdo:

-Denominar al Campo Municipal de Fútbol como “Campo Municipal Fernando Romero Fernandín”, en reconocimiento a su figura, a su labor de promoción del deporte local y a su vinculación con el pueblo de Benalup-Casas Viejas y sus habitantes".


Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV