headerphoto

¡Colectivización! La explotación colectiva de “Malcocinado” de Francisco Retamero. Y 4

Memoria del año 1934. Comunidad de Campesinos de Malcocinado (La he tomado del libro de Brey y Maurice Historia y Leyenda de Casas Viejas)
"El día 1º de enero de 1934 le fue entregado el cortijo a la Comunidad, compuesta de cuarenta familias, con doscientas treintay nueve personas, y el día 8 se empezaron las labores, y aunque tarde, pudo sembrarse trigo y barbechos. Se le compraron 120 vacas, 46 puercas y 15 yeguas y el material completo de labor, existiendo sembradas el 28 de enero cond os hierros 108 fanegas de trigo y unas 250 de barbecho de garbanzos.

El 22 de enero de 1934 se nos entregó el caserío, efectuándosele una reparación importante, treinta y tres mil pesetas; diósele a cada asentado una casa, compuesta de cuatro habitaciones con ventilación directa y solería de cemento, cocina con chimenea y poyo de hornillas y anaqueles; comedor, sala y alcoba, locales propios para trabajadores para el descanso del trabajo cotidiano y no las chozas en que vivían en la aldea, sin ventilación ni higiene, que aquí no se utilizan ni para los cerdos.



Su  explotación
“Tenemos criaderas de cerdos capaces de albergar cincuenta y seis cerdas, con solería de cemento, ventilación e higiene. Un hermoso toril con separaciones y jaulas para herrar el ganado, a fin de que no sufra molestias. Una estancia muy hermosa para las reses de trabajo, con su ajar unido para su mayor comodidad. Una hermosa cuadra capaz de albergar sesenta caballos. Una nave destinada a almacén de heno, de seiscientas carretadas de cabida, la cual se encuentra llena este año. Unos almacenes de granos capaces de encerrar unas diez mil fanegas de granos. Una casa destinada a panadería, con su horno, clasificador y máquina de sobar. La panadería funciona de la siguiente manera: todas las semanas mandamos el carro a Casas Viejas, que dista cinco kilómetros, con dieciocho quintales de trigo, cantidad que se consume en semana, y nos hacen una molienda especial. Cuando llega a la panadería, pasa al torno clasificador, y de allí sale la harina pura, y los acemites pasan a los cerdos para su aprovechamiento. El amasado se efectúa por muchachas, hijas de los asentados, y bajo la dirección de uno de ellos, que está encargado de dicho trabajo; una vez fuera del horno las piezas de pan (llamadas teleras), empieza la distribución, que consiste en llevar un libro de asientos donde se hace constar el pan que se llevan diariamente, obligándose a que cada uno presente su libreta particular al retira el pan, en la que se le asienta lo retirado para su garantía. Las teleras tienen kilo y medio de peso"”



Producción
Año 1934: Las 120 vacas parieron 60 becerrros; las 46 puercas parieron 414 cerdos; las 15 yeguas parieron 5 potricos.
Año 1935: Las 120 vacas parieron 90 becerros; las 46 puercas (cria de enero), 244 cerods.
Para la cría del mes de junio tenemos 120 puercas, que parirán unos 500 gorrinos, las yeguas, 6 potricos; las 34 ovejas; 116 crías.
Del año 1934 tenemos 460 carretadas de heno.
Granos sembrados en 1935
Trigo, 358 fanegas; habas, 145 fanegas; cebada, 100 fanegas, garbanzos negros, 17 fanegas; se sembrarán de garbanzos blancos, 60 fanegas.
Árboles plantados durante los quince meses de ocupación de la finca Naranjos, 200; nísperos, 120; granados, 30; perales, 16; manzanos, 12; higueras, 860; membrillos, 150; limones, 5; ciruelos, 40; alcauciles, 500; y dos fanegas de tierras sembradas de piñones”.
El instituto de Cearicultura de Jerez tiene unos trozos de tierra para ensayos, teniendo 25 parcelas sembradas al cuadro latino, de cinco variedades de trigo, y otros 25 de la misma forma sembradas de varias clases de soja.



Régimen de administración
 “La Junta administrativa está compuesta por el cabezalero José Suárez y los sindicos Benito Ríos y Pedro López, y además nueve asentados más, nombrados por la Comunidad, quienes tienen la obligación de reunirse todas las noches –excepto los jueves y domingos- para tratar los asuntos concernientes a la Comunidad y repartir los trabajos para el día siguiente, resolviéndose las incidencias que se produzcan y al mismo tiempo ejercer la fiscalización de cuentas. Al final de cada mes se reúne la Asamblea y se le da cuenta de las entradas y salidas y de todo lo realizado durante el mes, y al mismo tiempo la Asamblea fija las normas para el mes siguiente, levantándose acta de todo lo acordado”



Situación económica
Cuando se empezaron los asentamientos, abrimos un crédito en dos comercios para que facilitasen a los asentados los artículos de primera necesidad, y a causa de poner los comestibles muy caros, no les alcanzaba con los anticipos, y cuando llegó septiembre vimos que de esa forma íbamos al fracaso y se nos terminaría el crédito. Para evitarlo, decidimos traer directamente los artículos de primera necesidad, fundamos el Economato para distribuirlo entre los asentados; se señaló un día a la semana para sacar los comestibles las cuarenta familias, y con el dinero de los anticipos vamos pagando nuestras letras. Su régimen de administración se lleva en un libro, donde a cada uno se le abre una cuenta y se pone la fecha, el nombre del artículo y precio, para su fácil comprobación en cualquier momento, y además se le obliga a llevar una libreta a cada uno para asentarle en la misma forma para su seguridad y confianza. Los beneficios obtenidos hasta hoy son imaginables; a las familias que son más numerosas se les calcula el gasto en dos pesetas cincuenta céntimos, y antes con tres cincuenta no les alcanzaba. Los artículos, además de ser más baratos, superan en calidad. Al recibir los asentados sus anticipos, se les descuenta la deuda contraído y se les entrega a cada uno el resto



Asistencia social
El médico es costeado por los asentados, dando cinco pesetas mensuales cada uno; además tenemos un botiquín costeado por la Comunidad, con el equipo de urgencia con lo más indispensable, ya que nuestra situación no nos permite hacer más. 
Cuando un obrero cae enfermo y hay necesidad de hospitalizarlo, su familia sigue persiguiendo los anticipos íntegros hasta que se restablece, sin descontarle nada y se le considera como si hubiese asistido al trabajo.
En caso de fallecimiento de uno de los asentados, se les costeal el ataúd y se le acompaña por los cuarenta hasta darle sepultura, y así cualquiera de sus hijos. Y al fallecer el asentado ocupa la plaza el hijo mayor, y en caso no tener hijos mayores se espera los tenga y mientras la Comunidad los sostiene".
Tenemos dos magníficas escuelas con material nuevo y con mucha ventilación e higiene, llevando el edificio en la puerta la inscripción "Grupo Escolar Antonio Roma Rubis" en gratitud de tenerlas gracias a las gestiones del Sr. Roma, quien no descansó un minuto e hizo todo cuanto pudo hasta verlas creadas. (Decreto de mayo de 1934). El día de la inauguración de las escuelas fue un día inolvidable; asistió el pueblo de Casas Viejas en pleno y casi todo Medina y de los pueblos limítrofes, resultando un acto que, a pesar de haber más de tres mil personas, se repartió vino en abundancia, no habiendo que lamentar ningún incidente y todo se hizo con absoluto orden". 



Alumbrado
Se efectua con farolas de carburo de calcio convenientemente situadas.
Herradero
El día 31 de marzo se hizo el herradero, resultando una fiesta a la que asistieron más de cuatro mil personas, unos cuarenta uestos de vendedores ambulantes, resultando una velada improvisada, pero alegre, y hubo vino y borracheras en abundancia. No hubo que lamentar incidentes desagradables, y todo se hizo con orden, actuando un cuadro de bailes y cante flamenco que estuvo divertido, calculándose en unos quinientos jinetes, y de autos y camiones se haría imposible poderlos calcular".


Este herradero de 1934 fue el precedente de las fiestas que se están celebrando estos días en la Yeguada. Pero me gustaría terminar esta serie con unas palabras de Suárez Orellana en sus memorias no publicadas sobre Francisco Retamero:
"Este amigo Retamero, escribió un libro enalteciendo la obra realizada y acompaña una nota del primer balance realizado del año anterior. Pues a este buen amigo, me contaron que lo fusilaron en la plaza del Arenal con varios más, y que a la mañana siguiente al retirar los cadáveres, este tenía vida y se les ocurre traer a la señora con seis hijos, el mayor con siete años, y el más pequeño uno, y cuando estaban allí, le preguntan si aquel era su esposo, y cuando contestó afirmativamente le dieron un tiro y lo remataron… Yo pregunto: ¿Qué calificativo tienen los hombres que así proceden? ¿cómo pueden ser tan malvados y asesinos? ¿es qué esos pequeños merecen ser testigos de ese crimen tan monstruoso?... ¿No se dan cuenta del que siembra odio recoge tempestades?"
Efectivamente Francisco Retamero fue el primer fusilado de Jerez en la Guerra Civil, murió al igual Francisco Fernández Guerra de la Vega y Francisco Guinea Pérez (ambos fueron hechos presos en Malcocinado y asesinados en los primeros días de la guerra) por defender ideas relacionadas con la justicia, la igualdad y la dignidad. Los tres consideraron que el proyecto de Malcocinado valía la pena y hacía realidad esos principios. Esta significación de la Comunidad de Campesinos de Malcocinado nunca se nos tendría que olvidar. 
Encontrado el libro de Francisco Retamero, el próximo reto es localizar una película que hay grabada del año 1935 sobre esta Comunidad de Campesinos. Si alguien sabe alguna pista...

0 comentarios: