headerphoto

Artículo de Mari Carmen Cuartero Gutiérrez


Foto: José Gutiérrez Suárez y Nicolasa Villalba Jordán con sus cinco hijos mayores, 1922
Conocí a Mari Carmen Cuartero Gutiérrez, vía digital. Me escribió un email interesándose por algunos de los personajes que aparecían en este blog. Resulta que era una madrileña que tenía familia casaviejeña y que estaba muy interesada en la historia de este pueblo. Fueron muchos más los contactos posteriores digitales que tuvimos. Incluso en unas navidades que vino a Alcalá, quedamos en la Alameda y nos conocimos personalmente. Sé positivamente que Mari Carmen Cuartero es una de esas seguidoras de mi blog que lo lee todas las mañanas y que aunque ella no lo sepa a mí me sirve para superar los momentos en los que pienso que ha llegado el momento de cerrar este blog.


Cuando publique el artículo de Juan Pérez Blanco, me mandó el post que le había pedido ya hace tiempo y me remitió una frase de esas que llega al alma "ayer le enseñé a mi madre, que cumplió 83 años el sábado, las fotos de Juan Pérez Blanco, no veas qué emoción…"




Como ella misma dice en su post habla de muchos personajes típicos de la historia de este pueblo, como Dionisio Villalba González, primer alcalde y segundo alcalde pedáneo de finales del siglo XIX, el yerno de Bernardo Cózar Romero, primer comisario y alcalde pedáneo de Casas Viejas. También aparecen los Vela Pérez-Blanco o Juan Pérez Blanco o José Gutiérrez  herrero de profesión y primo hermano del conocido José Suárez Orellana. 



Pero no solo aparecen los personajes típicos de finales del siglo XIX, también las formas de vida, los oficios, la familia de base ancha o el origen de la sierra gaditana y malagueña de estas personas. Además, me llama mucho la atención ese ir y venir típico en la historia de Casas Viejas, las llegadas y las idas, y la presencia del pueblo en la vida posterior. 



Termina Mari Carmen Cuartero diciendo sobre su abuela: "Nicolasa falleció en Madrid, en casa de su hija menor el 21 de octubre de 1972, a los 78 años, tras sufrir un accidente vascular que en el último año de su vida casi sólo le permitía recordar su infancia y juventud en Casas Viejas, reviviéndolas con una nitidez sorprendente".


Quizás de las cosas que más me guste de este blog es la capacidad que nos otorga a todos de crear, investigar, descubrir o/y conocer la historia de este pueblo entre todos los que estén interesados en hacerlo. Eso está relacionado con la libertad y la democracia. Simplemente a través del interés y la curiosidad, sin que sea necesario que nos conozcamos personalmente. Esta inmediatez y está perseverancia en el tiempo, esta dualidad es característica de estos nuevos tiempos de internet y hay que aprovecharla. Me parece a mí. El ejemplo de Mari Carmen Cuartero y su familia es emblemático. Y debería cundir.

2 comentarios:

Jose Luis Montes de Oca Bancalero dijo...

En tu segundo post de hoy, te he sentido distante, absorto y, posiblemente, desanimado. Me doy cuenta que somos, alícuotamente, responsables, y por ello entono el mea culpa.
Convendrás conmigo -en algún momento te lo había comentado- que la mayoría de mis coetáneos --incultos anafabetos,(expresado sea con el máximos respeto) por prescripciones legales de la época y, posiblemente, reprimidos y (sobre todo) no informados ni por familiares, estado o clero, poco podemos aportarte gráficamente sobre lo que en la postguerra--Ya conoceis mi triste indumentaria-- y hasta el tardíofranquismo. En evidente, pues, que aún hay Casaviejeños, cuyos recuerdos, que aunque carecen de cualquier tipo de soporte escrito o fotográfico, pduieran ayudarte en esa gran labor que estais llevando a cabo. Parece extraño, asimismo, que seamos los emigrados quienes proporcionan a tu blog, antecedentes que teníamos olvidados.
¡No defallescas, pues!. TU BLOG DEBE PERSISTIR POR ENCINA DE TODO! Ocadebanlup. Un abrazo

Salustiano Gutiérrez Baena dijo...

NO no estoy desanimado, ha sido solo una impresión tuya. No obstante, tienes razón en que son los emigrados los que más colaboran, pero es normal, por otra parte. Además, quiero agradecerte tu complicidad y colaboración. Un abrazo.