La laguna de la Janda.- Lo que puede quedar. Y 12

Pero si importante es el presente más lo puede ser el futuro, porque “la carga genética del humedal” y la posición geoestratégica ya comentada, pueden hacer junto a una clara voluntad política conservacionista que la Janda vuelva a vivir momentos medioambientales esplendorosos. Ejemplo de esto pueden ser los proyectos de introducción de diversos tipos de rapaces, como el del águila imperial. Por otra parte, hace unos años salió a la palestra un proyecto de restauración de ecosistemas perteneciente a la Consejería de Medio Ambiente “Regeneración de los Humedales de la Janda” con el que se pretendía mejorar el estado actual de éstos.

Miguel Ángel Dueñas uno de los avaladores del proyecto dice: 
“ A pesar de las obras de infraestructura llevadas a cabo para su desecación, la zona que ocupaba La Janda retiene algunos de sus valores ecológicos que tuvo en el pasado, quedando algunos de sus vestigios en los canales de desecación, pudiéndose formar, incluso, una extensa lámina de agua en años de elevada precipitación. Esto unido a la extensión que tuvo, y el lugar geográfico que ocupa, abren la esperanza de un sueño por muchos compartido; su recuperación ecológica, para lo cual se han realizado diferentes estudios que demuestran la vialidad técnica de tal empresa, haciendo falta sobre todo una clara voluntad política y coordinación entre las diferentes políticas sectoriales con competencias en la zona. Ver de nuevo la laguna de La Janda en todo su esplendor significaría recuperar un gran patrimonio natural y parte del acervo cultural de Andalucía”.



Hay datos que invitan al optimismo, la crisis del modelo capitalista y desarrollista actual otorga ciertas esperanzas al proyecto. La agricultura tiene otro papel, cada vez es menos importante y da menos puestos de trabajo. Las ideas conservacionistas, lentas pero seguras, se están imponiendo progresivamente. Parece más que evidente que en la laguna de la Janda en los últimos cincuenta años los hombres hemos destruidos más que en los otros treinta mil años, así algún día nos tenderemos que dar cuenta que tendremos que parar en nuestra tendencia a destruir y ayudar a preserva algo de lo que fue la Janda a las generaciones futuras. 



Terminamos este capítulo con unas palabras de J.M Recio y M.A. Dueñas“A pesar de la gran transformación sufrida, persisten en la actualidad antiguas áreas que conservan gran parte de las condiciones iniciales. La zona palustre de Las Habas-Tapatana (laguna de Tarifa), Derramaderos o la antigua laguna de Rehuelga antes citadas son unos de estos ejemplos. La existencia además de pequeñas lagunas localizadas en su entorno, como las de Alcalá, Las Habas y Cantarranas, vienen a reforzar el interés medioambiental que en la zona persiste todavía. En la actualidad se efectúan trabajos orientados a sentar unas primeras basas ecológicas para restablecer en las zonas más propicias las condiciones ecológicas iniciales, haciéndola en todo momento compatible con la explotación agrícola-ganadera existente”.
Me parece que es la definición de desarrollo sostenible perfecta aplicada a la Laguna de la Janda 

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV