headerphoto

El sumario de Manuel Sánchez Olivencia en 1934. 2

En su escrito el comandante de puesto sigue redactando el atestado contado que detienen al acusado “en la Aldea de Casas Viejas a las siete horas de hoy veinticinco de Octubre de mil novecientos treinta y cuatro conducido a esta localidad en presencia del instructor, el que al ser interrogado dijo llamarse Manuel Sánchez Olivencia, (a) El sordo Sal de Higuera, natural y vecino de Casas Viejas con domicilio en el Barrio Bajo, de veintiún años de edad, de estado soltero, que es cierto que en el día de ayer estuvo en la Dehesa de Bollar a coger bellotas siendo sorprendido por el Guarda el que le prohibió las cogiera intimándole para que se marchara lo que verificó seguidamente y que unas dos horas más tarde fue a la Dehesa de Malabrigo, del mismo dueño, siendo también sorprendido por otra Guarda de dicho dueño al que le dijo que iba por bellotas por que no tenía para comer y no le amenazó, marchándose seguidamente para su domicilio sin que él sepa quien fue el autor del incendio”.
El comandante de puesto opta por la versión del denunciante, el hijo del propietario e ingresa en prisión al detenido, los motivos en los que basa su decisión son, al menos, curiosos: “ ordeno que el denunciado quedara detenido en el depósito municipal de esta localidad a disposición del Excelentísimo Señor General Comandante Militar de la Plaza, como presunto autor del incendio en la Dehesa de Malabrigo, teniendo en cuenta los pésimos antecedentes de este individuo el que ha sufrido condena por haber tomado parte muy activa en los Sucesos desarrollados en Casas Viejas en enero del año mil novecientos treinta y tres estar tildado de incendiario por la fuerza de aquel puesto por la que ha sido varias veces reprendido para que desistiera de sus ideas extremistas y destructoras”. 



Manuel Sánchez Olivencia que había nacido el 19 de febrero de 1914 participó con 19 años en los Sucesos de Casas Viejas. En el sumario del juicio de junio del 34, cuatro meses antes de este incidente,  aparece el siguiente texto: “Manuel Sánchez Olivencia (a) “Sal de Higuera”.- El guardia Manuel García, que un individuo llamado “Sal de Higuera”, hizo fuego contra el cuartel, sin precisar que fuera este, pues a su padre lo llaman también por el mismo apodo, reconociendo en su declaración, que estuvo en las afueras del pueblo armado de una escopeta para impedir la llegada de refuerzos en socorro de los guardias sitiados, y que al llegar estos huyó abandonando el arma.” En la sentencia resultó absuelto. Pero estuvo unos meses en la cárcel del Puerto de Santa María, no sería la última que lo hiciera por motivos políticos.



Manuel Sánchez es conducido a la prisión provincial de Cádiz y el juez inicia las diligencias oportunas. Lo primero que hace es pedir informes al Ayuntamiento de Medina y la Guardia Civil. Los dos insisten en que  su conducta “deja bastante que desear, pues fue uno de los que más se distinguieron en los sucesos de aquella Aldea en Enero de 1933".



Iniciadas la diligencias, el capitán Julio Ramos es nombrado abogado defensor. Este militar liberal había sido el juez instructor del juicio contra los campesinos de Casas Viejas. Posiblemente Julio Ramos  en 1934 era de los que pensaba que a pesar de "lo malo que eran los anarquistas y de la política",  las fuerzas del orden se habían pasado en Casas Viejas en su actuación represora y en el escarmiento. Evidentemente Enero de 1933 había marcado a mucha gente. El 2 de noviembre de 1934 el juez instructor de este caso le toma declaración en la prisión provincial de Cádiz “Que se llama como queda dicho (a) “sordo sal de higuera” de veintiún años de edad, soltero, de oficio campo, vecino y natural de Casas Viejas, sabe leer y escribir, y que ha sido procesado en enero del año mil novecientos treinta y tres por los sucesos de Casas Viejas de dicha época, siendo absuelto”. De nuevo aparece su participación en los Sucesos,como si de un estigma se tratara. 



Manuel Sánchez en su declaración confirma su visita a Bollar y Malabrigo por bellotas, pero niega lo demás, como veremos los testigos que aporta serán fundamentales para la resolución del caso: “ Si tuvo discusión con el guarda Ambrosio Román Márquez y si le amenazó diciéndole que se iba a acordar de él dijo que no, que no tuvo con él discusión alguna ni le dirigió amenaza de ninguna clase, lo que puede testificar un niño que le acompañaba como de unos diez años y del que sabe que es hijo de un tal “Casares” ya difunto, que murió durante los sucesos de Casas Viejas.Si vio alguna persona en la dehesa de Malabrigo, dijo, que varias personas trabajando en la citada dehesa sin que pueda decir quienes eran, pues cree que tal vez fueran de Vejer. Si vio el incendio que ocurrió en dicha dehesa y cuando se enteró del mismo, dijo que no vio ningún incendio y que se entero de que había ocurrido este al día siguiente cuando lo detuvo la Guardia Civil”. 
En la foto de Dubois en la sede de la CNT de Cádiz los 20 campesinos procesados en el juicio de junio de 1934 contra los campesinos por los Sucesos de Casas Viejas. Sardiguera está en la fila del centro, el segundo por la izquierda.

0 comentarios: