headerphoto

El pueblo. La campiña. I.- Evolución histórica. Introducción. 2

Durante el Primario y el Secundario esta zona estaba cubierta por un mar, el mar de Tetis de los geólogos, este geosinclinal se va rellenando durante estos periodos, fundamentalmente en el Secundario o Mesozoico, de sedimentos. En el Terciario, como sabemos, tuvo lugar la orogenia alpina base del actual relieve. El Oriente queda elevado, mientras que el Occidente se hunde, separados ambos por la cuenca actual del Barbate. Entre el Barbate y la campiña aparece una mesa calcárea –la mesa baja- de relieve tabular fruto de la erosión diferencial a finales del terciario y cuaternario.




En la transición entre esta mesa y el río se sitúa Casas Viejas, que ocupara también el borde meridional de la mesa en la expansión de finales del siglo XX y principios del XXI. La parte antigua está a unos 50 m del nivel del mar, mientras que en la cima de la Mesa donde se extiende el moderno Benalup, posee 100 m de altura con respecto al nivel del mar. Por lo que respecta a los materiales dominan los del Mioceno(Terciario), generalmente calizas. El tipo de suelo es el denominado suelo rojo mediterráneo, y sus componentes litológicos tienen predominancia de areniscas calcáreas, que le da una contextura arenosa. Ello provoca que el suelo sea muy permeable, formándose en su interior abundantes mantos acuíferos, consecuencia de lo cual, debido a que se sitúan fundamentalmente en la parte sur del pueblo próximo al Barbate, dificulta la extensión del pueblo por esa zona. De hecho los edificios que se han construido y se están construyendo se encuentra con esa dificultad y con un suelo que presenta muchas dificultades constructivas, lo que encarece el edificio. 



Esta configuración geológica explica la riqueza de la zona en agua que como veremos condiciona el poblamiento, por la existencia tradicional de huertas y molinos. La atalaya o terreno elevado que es la mesa ha condicionado también su pasado pues ahí se colocó la torre con funciones de vigilancia de la Morita, aquí tuvieron lugar batallas importantes como la de la Janda en el 711 o la de Casas Viejas en 1811, en los prolegómenos de la batalla de Chiclana. En la actualidad esa atalaya que es la mesa ha servido para aprovechar las hermosas vistas que hay sobre el valle del Barbate y la laguna de la Janda. Es un recurso turístico más que ha utilizado el campo de golf, por ejemplo, para cuya ubicación ese factor fue importante. 



Además de su ubicación en la ladera de la mesa, entre ésta y el Barbate como condicionante geográfico fundamental hay que analizar su emplazamiento. Se entre entre la campiña, la sierra y la laguna de la Janda, a mitad de camino entre las dos bahías de Cádiz. Esa posición central la hizo cumplir una función de cruce de caminos para los viajeros (las primeras referencias escritas de Casas Viejas nos hablan en 1555 de una ermita y una venta en lo que hoy es el final de la calle San Elías) y para el ganado. El agua, con su aprovechamiento de huertos y molinos, y los caminos y las cañadas, con sus ventas y circulación de ganado van a estar en el origen de un poblamiento disperso en tierra de frontera, de nadie, que no se consolida como núcleo concentrado de población hasta principio del siglo XIX.
La fotografía es de Mintz de finales de los sesenta

1 comentarios:

Jose Luis Montes de Oca Bancalero dijo...

Por la mesa alta, allá cerca del pozo de Cascabel, por Cucarrete y hasta Cantarrana, sobersaliendo de los arenales,pueden verse grandes rocas graníticas que, si se observan detenidamente, está plagadas de fósiles de de moluscos incrustados que prueban demanera incontestable que tales tierras, como tantas otras estuvieron cubiertas por el mar.
Oca.