headerphoto

Casas Viejas y Azaña

El audio de hoy es de 23 de abril de 1966. En él Juan Pinto le cuenta a Jerome Mintz la percepción que él tenía sobre uno de los asuntos que más polémica ha despertado sobre los Sucesos; la responsabilidad de Azaña en ellos. Juan Pinto se posiciona claramente desde una sencillez aplastante que caracteriza sus declaraciones en contra de las posiciones anarquistas y franquistas que consideraban a Azaña el máximo culpable de estos hechos y el organizador en la sombra. En el contexto de aquella época me parece muy interesante la posición en torno a Azaña que defiende Juan Pinto.
Transcribo el audio:
Juan Pinto.- Después fue el médico a reconocer que allí no había ningún muerto y luego se los encontró. Querían echarle la responsabilidad al gobierno. Después fue el capitán Rojas que es el que vino aquí y tuvo que ir al juicio. Le dijo la presidencia a Azaña que podía buscar un defensor y Azaña le dijo que no necesitaba un defensor que el se defendía solo. El gobierno. Yo no he mandado a pegarle tiros a la barriga. Para dar una noticia hay que firmarla y como no la había firmado, no tenía responsabilidad ninguna
J.M.- La culpa era del capitán Rojas y no Azaña
Juan Pinto.- No Azaña
J.M.- ¿Era mentira lo de tiro a la barriga?
Juan Pinto.- Si. Eso se lo propuso él, pero no lo mando el gobierno, si no se lo hubiera mandado firmado. Por eso le dijo el gobierno que él se defendía solo. Que él no había mandado a pegar tiros ni nada, sino donde está la firma. Porque si usted es el gobierno y yo para hacer lo que usted me ordena, me lo tiene que firmar, si no como voy yo a matar a 20 ó 30 como él mató. 
Evidentemente estamos ante una de las cuestiones que explican la trascendencia y la utilización de estos hechos desde distintos posicionamientos ideológicos. 



Azaña fue el líder de la Segunda República, como escribió Eduardo Harto Teclen: “Fue objeto de un culto a la personalidad extraordinario, y fue también el español mas vituperado de la historia”. El curso del 31 y el 32 fueron buenos años políticos para Azaña que se ejemplificaron en la llegada de la República, en el fracaso del golpe de estado de Agosto de Sanjurjo y la pervivencia del ideal republicano. 1933 sería su año terrible, porque abandonada la vía militar, por el momento, la derecha optó por la crítica periodística y parlamentaria hacia su persona y encontró en los Sucesos de Casas Viejas de enero el gran filón que necesitaba para acabar con él y la concepción de sociedad que significaba. 



Pero esta transcedencia y utilización política de los Sucesos no sólo tuvo lugar durante la República, también en épocas posteriores hasta llegar a la actualidad. El último libro publicado sobre el tema en el 2012, hay tambores en el horizonte que anuncia otro próximamente, es una prueba de ello. Tano Ramos ha conseguido el premio Comillas con el libro El Caso Casas Viejas, cuyo subtítulo: “Crónica de una insidia” retrata la tesis que desarrolla el libro; el aprovechamiento que hizo la derecha mediática y política de estos Sucesos para atacar y derribar a Manuel Azaña. Del final del libro entresaco estos fragmentos: “Franco se guardó personalmente los diarios robados de Azaña. Y el franquismo continuó usando Casas Viejas contra la República y contra Azaña, ayudado por los anarquistas.Porque también los anarquistas se sumaron desde el exilio con entusiasmo a los tiros a la barriga y repitieron durante muchos años esa frase y las versiones falsas hasta convertirlas en una verdad incuestionable: Casas Viejas era Azaña ordenándole al capitán Rojas la matanza de campesinos en el pueblo gaditano. En noviembre de 1940, Manuel Azaña moría en el sur de Francia, exiliado y asediado por los franquistas, que pretendían detenerlo, llevarlo a España y fusilarlo. Ese año, Manuel Rojas era comandante. Estaba al frente de un batallón de trabajadores en la provincia de Cádiz, en  realidad, un campo de concentración para republicanos…Había terminado la guerra civil. Uno fallecía en el exilio pidiendo paz, piedad y perdón y otro mandaba en un campo de concentración que castigaba con saña a los vencidos. Tuvieron destinos bien distintos. Pero mucha gente se encargó luego de alimentar la leyenda de Casas Viejas. De difuminar el papel de Manuel Rojas en los sucesos y de darle el de verdugo a Manuel Azaña". 



José Luis Gutiérrez Molina, por su parte escribía en 2013: "Exiliados murieron Manuel Azaña y Santiago Casares Quiroga, los dos máximos responsables institucionales de lo sucedido y sobre los que recayó la brutal campaña política y social... Sin resolver la responsabilidad última, objeto de controversia todavía, no deja de ser un guiño de la historia, símbolo de lo ocurrido, que en el cementerio de la ciudad francesa de Montauban, apenas separadas por unas decenas de metros, estén las tumbas del jefe del gobierno y de la familia de María Cruz Gutiérrez, una de las hijas de “Seisdedos”...La doble matanza ocurrida en Casas Viejas entre el 11 y el 12 de enero de 1933 ha sido presentada como la consecuencia lógica de la irresponsabilidad de unos campesinos analfabetos e ignorantes y una de las  palancas en las que se apoyó la extrema derecha para desalojar al gobierno republicano- socialista e intentar destrozar la figura de Azaña. Al parecer nada contaron, ni deben contar hoy las promesas incumplidas, cuando no traicionadas; la utilización del orden público como principal método de afrontar la resolución de los conflictos sociales; recurrir a medidas extremas como quemar a los ocupantes de una choza aislada cuando no existía ningún peligro e intentar salvar la cabeza de un gobierno a costa de negar pertinazmente lo ocurrido. Eso al parecer son asuntos sin importancia. Olvidan que frente quienes querían sobre todo el poder hubo, y hay, otros que no sólo no lo querían sino que buscaban destruirlo".



Personalmente siempre me ha atraído la figura de Azaña. Me parece el representante del mayor intento de modernización política, económica, social y cultural que se ha intentado en la historia de España. También opino que ha sido maltratado y vilipendiado en exceso, considerándolo otro de los perdedores de la historia de España. Ahora bien, en el asunto de Casas Viejas también me parece evidente que él tuvo una responsabilidad política concreta, sin menoscabar un ápice la real del Capitán Rojas y el entorno, además de que en el juego político posterior que se desató su estrategia defensiva contribuyó a obstaculizar el conocimiento real de los hechos y la constatación de que era más importante el pellejo político de él y de los suyos que las víctimas de Casas Viejas. Por tanto estamos ante un asunto poliédrico del que su visión depende del ángulo que adoptemos. Es ese intento de manipulación para resolver con el pasado problemas del presente, es esa polémica que genera, es la eterna pregunta de como pudo pasar lo de Casas Viejas en el bienio progresita de Azaña, es toda la leyenda, el mito, la especulación, la tergiversación que inundan los Sucesos lo que los hace ser un hecho histórico tan complejo, difícil de entender, complicado, confuso, laberíntico y diverso. Tan rico y apasionante en definitiva. Me parecía una buena ocasión traer el asunto aquí hoy que se celebra el 83 aniversario de la proclamación de la Segunda República.

En la fotografía aparece  Azaña en el juicio de revisión contra Rojas en 1935 celebrado en Cádiz. La hizo Dubois y la publicó el diario  madrileño Ahora. Las dos ilustraciones son un artículo que publicó ABC en el 37 sobre sus memorias. Contrasta lo que dice el periódico sobre las memorias con lo que dice el propio Azaña en ellas. Es un ejemplo paradigmático del periodista manipulador. Este tipo de casos me hacen preguntarme por la profesión periodística. Cuando observo casos parecidos en la actualidad no puedo resistirme a ponerme en la piel de ese padre que se sacrifica para pagar los estudios del hijo periodista, que se supone que luego va a ser "notario" de la realidad..

3 comentarios:

Salustiano Gutiérrez Baena dijo...

Dice Sabina hablando de Madrid....." mi atletic , su borbon...su 18 de julio, mi 14 DE ABRIL..." ( yo me bajo en atocha )......pues eso Salus hoy mi 14 de abril y solo me vienen estas palabras a la cabeza...libertad, progreso y ,,CULTURA
Miguel Estudillo

Salustiano Gutiérrez Baena dijo...

Una oportunidad perdida, hermosa primavera que no llegó a florecer. Después... un dolor que lleva cerca de cien años. Heridas que no se cierran. Errores que repetimos. Nadie quiere a los hombres libres. Un abrazo a todos.
Juan Alarcón

Jose Luis Montes de Oca Bancalero dijo...

"Antes de que estuviera terminada la Constitución y de que se hubiese instalado el primer gobierno regular (Oct.31) la República ya debía hacer frente a la oposición delos católicos militantes, del capital español e internacional, y de los anarquistas".Hasta Octubre 1933 se consiguieron grandes logros:Mejora de los salarios y condiciones de trabajo; fin del estado confesional y 1ª Ley del Divorcio; retiros favorables a los militares; construyó millares de escuelas.....Alguna de las cuales toparon frontalmente y...ya sabemos lo que pasó"