headerphoto

La madre

Son cinco los años consecutivos que lleva esta comparsa femenina cumpliendo con su cita anual con el carnaval, convirtiéndose esta consolidación de la comparsa femenina en la característica más importante del carnaval actual. Pero los obstáculos y dificultades para que ello ocurra son importantes. Cuando tomaron la decisión de salir este año no tenían ní músicos, ni instrumentos, ni local y un día antes de la actuación uno de los guitarras las abandonó. Le han sacado un cuplé pero no han tenido tiempo para aprendérselo. La renovación de la agrupación ha sido muy importante. Han quedado ocho mujeres, de ellas tres llevan haciéndolo los cinco años, una hace cuatro y dos desde el año pasado. Los cinco hombres son nuevos y a diferencia de la vida real tienen un papel secundario al menos en el ámbito público.
El tipo es femenino, al igual que las que dan la cara, la temática de las letras o el diseño del libreto. La letra vuelve a ser de Juanma Vera “por escribir coplas que nos recuerdan al susurro del viento” y la música de Balbino “por crear melodías tan bellas como el sonido del mar”. Por cierto, en el mundillo carnavalero ha impresionado la música de esta agrupación, augurándosele un gran futuro a este polifacético músico en el mundo del carnaval. En los agradecimientos también aparecen a Davinia y el Peluka (otra) “por hacernos relucir como flores en primavera” y a ellas mismas, a su persistencia ante las dificultades “por mantenernos firmes como un árbol bicentenario aportando momentos maravillosos”.



Como agrupación me ha gustado mucho la música, la afinación, el compás. Suenan magníficamente, sobre todo, en los bares. La primera vez que las escuché fue en el teatro y no me enteré de casi de nada. En los bares ganan mucho. En cuanto a las letras comentar varios aspectos. Está muy conseguido que el tipo se imponga en la mayoría de ellas, sobre todo en el popurrí, un canto al paso del tiempo donde se combina la naturaleza, Benalup y el carnaval. En la temática, al igual que el resto de las agrupaciones dominan los asuntos generalistas, siendo poco críticos e incisivos con los asuntos locales. Así hay un pasodoble sobre Andalucía y otro sobre la emigración de los jóvenes. En cuanto a los cuplés se le canta a los programa televisivos gastronómicos, a la ciclogénesis explosiva y uno crítico al PP. Los temas locales son los que a mí más interesan. En el piropo al pueblo declaran su indiferencia ante las críticas a la situación local “que yo no soy nadie, ni madre, ni diosa, ni tengo mi reino si no es a tu vera” y precioso el pasodoble al bar de Acho ante el hecho presumible de que se cerrará sus puertas. Es el que más me ha gustado del repertorio. Hay un cuplé sobre el asunto polémico del año en el pueblo, el “affaire” Ruffec. El letrista toma partido “resulta que era un engaño del fulano”, en el sentido contrario que la agrupación de Paco Puerto. Esto es lo bonito del carnaval, la libertad y el reflejo de la vida cotidiana del pueblo en ese año.




Me gustaría terminar resaltando la necesidad para el carnaval benalupense de esta comparsa femenina. Esperemos que el año que viene continúen siendo imprescindibles.
Un verso
Esa barra que guarde el arte y ese gran cuadro singular
Dos versos
Cambia el menú alguna noche
y haber si le mete ya mano al conejo
Tres versos
Manos revolucionarias
la pasión mas libertaria
Casas Viejas que hay en ti...
Cuatro versos
Madre, tranquila que salgo adelante
sin tristes ayudas ni pobres limosnas
que para eso prefiero
ser una emigrante
Cuatro versos
Yo soy esa madre
creadora de la tierra
soy la que sufre el castigo
de los hombres sin conciencia
Seis versos
Duerme bajo mis ramas
que velaré por tus sueños
y crearé otro mundo
que no te marque el sendero
yo soy la madre que sueña
con verte libre cada febrero

0 comentarios: