headerphoto

La Laguna de la Janda. Las Lomas. 9

El tercer proyecto vio en 1967 la desecación completa de la laguna de la Janda. Con ello apareció la explotación de las Lomas en la forma que se ha conocido aquí y que tanto ha influido en el devenir histórico de esta tierra. La tecnología holandesa había ayudado mucho en la tarea. Además de las infraestructuras necesarias en las tierras propias (túneles, drenaje…) hizo falta construir una serie de pantanos de contención (Celemín, Almodóvar, más tarde el Barbate y sigue en proyecto el del río Álamo). Junto al aumento cuantitativo  que suponía la desecación permanente de la laguna, se produjo un importante cambio cualitativo. 




Recurramos de nuevo a Mintz: “En Las Lomas, la actividad de la agricultura requería el mismo conocimiento que la ingeniería. Don José contrató agrónomos para organizar la propiedad y utilizar cada uno de los campos del modo más provechoso".



Hemos visto muchas veces como el nacimiento y evolución de este pueblo ha estado ligado al problema agrario. La desamortización produjo la aparición del jornalero,  clase social que debido a sus pésimas condiciones de vida va a dar lugar a parte de las revueltas más importantes del movimiento obrero campesino. Así, surgen los Sucesos de Casas Viejas como una consecuencia  de este problema agrario. Después de estos acontecimientos trágicos, la Segunda República va a intensificar sus esfuerzos en solucionar el problema campesino a través de acelerar los proyectos de Reforma Agraria. El estallido de la guerra civil en 1936 corta esta vía, dejando sólo el poblado de San José de Malcocinado como testigo de este intento. 



La política agraria durante el primer franquismo también fracasa. En la década de los cincuenta las circunstancias internacionales y nacionales cambian de tal forma que van a producir a finales de esta década y en la siguiente la gran revolución económica de la zona. Los cambios son tan trascendentales que habría que remontarse a la revolución neolítica para encontrar otro momento económico para que se produzcan tantas transformaciones. Asistimos a la verdadera revolución, al inicio de la auténtica modernización económica de la zona. Desde ese momento Las Lomas va a encabezar y protagonizar no sólo la modernización agraria de la comarca, sino también la transformación económica del entorno. Las Lomas van a significar  uno de los experimentos agrarios más significativos y originales no solo de la economía andaluza, sino también de la española. La relevancia  y la originalidad residen en el carácter dual de la explotación que la ha acompañado desde esta época. Así hay que superponer al impacto medioambiental que supuso estas transformaciones el impacto económico ya mentado, la coexistencia de elementos muy innovadores, con otros más propios de otras etapas, la orientación de la producción al exterior con un intento de autosuficiencia en el interior (hasta los años noventa) o la existencia de unas relaciones laborales en la empresa donde conviven las más modernas y frías estrategias empresariales con las más antiguas y cálidas relaciones laborales y personales. También, el mismo Mintz hace hincapié en la contradicción que supone que en tierras donde los anarquistas, republicanos y socialistas han tenido sus grandes hitos de intentos por superar el problema agrario, la solución haya venido por la vía de la gran empresa.
“¡Qué distantes eran ambos (técnicos y trabajadores) de las ahora olvidadas visiones de los anarquistas y socialistas que habían luchado allí una generación antes para trabajar la tierra comunitariamente y compartir su cosecha!”



Pero las Lomas pusieron definitivamente a esta tierra en la modernidad. Se lo dice de esta forma Ramón Mora Figueroa a Mintz:
“No hay razón alguna por la que el trabajador no pueda ganar lo suficiente aquí. Él debe estar en una posición crítica para quererse ir. Debemos mantenerlo ocupado para que no busque trabajo en otra parte. Debemos aumentar su efectividad. Construimos un cine, aumentamos su paga y les damos tiempo para que vayan a la playa. Ellos no ahorran dinero y, en cambio, buscan maneras de gastarlo. Debemos proporcionarle esas maneras. Ahora muchos tienen coche. Compran un coche y lo pagan. Ese es el tipo de ahorro que me gusta ver. Debemos cuidar que puedan gastar dinero. No les gusta ahorrar. Les gusta ir a la ciudad a gastar dinero. Tenemos que ofrecerles modos de gastar dinero. Comprar una casa por adelantado. Comprar un coche a crédito. Más de cien trabajadores de aquí tienen ahora coches particulares. Hay más de 250 televisores y frigoríficos. Uno se ve forzado a crear salidas para sus gastos. Si no, quieren
 ir a la ciudad, donde es fácil gastar dinero. Si estuvieran contentos,  nunca irían a Alemania. Van a Alemania porque son trabajadores eventuales y pobres. Es triste”.

1 comentarios:

Jose Luis Montes de Oca Bancalero dijo...

"Las Lomas tenía un precio"
Fracasadas, como bien indicas, querido Salus, las reformas agrarias, el campo español en general y en el andaluz, en particular, estaba completamente atrasado.
Las Lomas, bajo el paraguas del régimen, por favores prestados tal vez y copiando las grandes explotaciones agrícolas de los EE.UU cuyos sistemas importaron, de "pe a pa", consecuencia de las estancias de Ramón Mora en Norteamérica, quiso terminar con los obsoletos sistemas de agricultura, casi medieval, que seguían vigentes en plena postguerra. Para ello y con una visión moderna de las fincas americanas, modifican los viejos casarones que sustituyen por un amplio cortijo, para los dueños, dotado de grandes y lujosas estancias para hospedar, durante las anuales cacerías de noviembre, la cúpula del poder. Un poco más alejado, los pabellones en donde viven los obreros y criadas. Como preludio a lo que veríamos años más tarde en "La escopeta Nacional", de G. Berlanga, seguro es que en las largas veladas se urdieron grandes negocios que pronto comenzarían a dar su fruto.
Con mano de obra superbarata, maquinarias de todo tipo y capazos de dinero del franquismo, se reparceló la finca, se hicieron buenos carriles en todas partes; construyeron en los ríos grandes casetas que albergaron enormes bombas extractoras para regadío, sembraron todo de maquinarias, tractores, buldozers, excavadoras gigantes, con los correspondientes talleres, almacenes, desmontadoras y embaladoras para el algodón, amplísimo parque móvil de camiones que daba faena a una nutrida población.
Coincide con este auge, la construcción de las presas del Celemín y Almodóvar, la desecación de la Laguna y muchas otras obras alimentadas, posiblemente, con dinero público.
Cuando comienzan a aparecer los López --Bravo, De Letona, Rodó-- el imperio brilla como una estrella.
Mano de obra barata, dinero de subvenciones,... ¿tuvo alguna importancia la Base Naval de Rota
en el progreso de la finca, convirtiendo la Laguna, uno de los mayores humedales de Europa, en vegas cultivables, con menosprecio del habitat natural de millones de aves y otras especies que no volveremos a ver?.