El famoso artículo de Suárez Orellana

Estamos en semana de Segregación o Independencia. La lucha por ella está en los mismos orígenes del pueblo, apareciendo los primeros intentos con la creación de un pueblo nuevo, como argumentaba Antonio Morillo en este artículo. A lo largo de estos últimos 200 años ese ha sido uno de los hilos conductores de nuestro acontecer histórico. En épocas conservadoras y retrógradas como la Restauración y el Franquismo la lucha tenía menos eco y repercusión y en otras más progresistas como la Segunda República o la Transición tenía más seguimiento y participación. La Segunda República es un periodo especial para Casas Viejas. Es en esta época donde aparece uno de los luchadores por la independencia de Casas Viejas más importantes de nuestra historia. Nos referimos al socialista José Suárez Orellana.
Hoy os traigo algunos fragmentos del artículo que le publican en el periódico gaditano socialista El Pueblo el 26-08-1932:
"Pueblos donde ha llegado la República y sigue imperando el caciquismo
El pueblo de Casas viejas, con más de tres mil habitantes y ochocientos electores declarados por el último Censo, está considerado como un barrio de Medina Sidonia, a pesar de sus veinte kilómetros de extensión…
Al posicionarse de dicho cargo (alcalde pedáneo) me encuentro con un cementerio eclesiástico de pésimas condiciones, enclavado al nivel de las casas y percibiéndose los olores fétidos que hacen imposible la vida a los habitantes de Casas Viejas, pues en dicho cementerio han de practicarse las autopsias en el mismo suelo, por carecerse hasta del más rústico medio. El mayor número de las calles están sin emprender, y las aguas residuales de limpiezas han de pasar necesariamente por ellas. En las mismas arrojan los vecinos las basuras, dándole el aspecto al pueblo de un muladar, altamente atentatorio contra la salud pública. Se carece de plazas de abastos, basurero y matadero; y la matanza se realiza en medio de la calle, en igual forma que en cualquier tribu marroquí, a pesar de que se sacrifican más de cien cerdos diariamente cifra muy exagerada. Existe un solo médico para todos los habitantes; no existe farmacia; hay dos escuelas nacionales, con capacidad para veinte niños y donde se alojan sesenta, quedando, a pesar de esta apretura antihigiénica y perjudicial, numerosos niños sin poder recibir la más elemental instrucción. En cuanto a policía urbana, existen dos guardias municipales: uno que a su vez hace el servicio de teléfono y otro, con más de ochenta años, que presta servicio y que debiera estar ya retirado, dado su edad y la imposibilidad de ejecutar un servicio donde la agilidad es condición indispensable. Todos los empleos de Consumo restan servicio permanente, a pesar de las leyes sociales en vigor. Se carece de Juzgado municipal, y para abonar la contribución se ha de ir forzosamente a Medina Sidonia, pues hay individuos que han de gastar más en el viaje que cantidad tiene que satisfacer como tributo, con perjuicio de los contribuyentes, que en su mayoría carecen de bienes de fortuna. 
En cuanto a la beneficiencia, los presupuestos consignan veinte pesetas para leche y pucheros y cincuenta pesetas para medicamentos, mensualmente.
Ante el cuadro desolador que presentaba cuanto llevo relatado, me personé al alcalde de Medina Sidonia, don Ángel Butrón, y le expuse la angustiosa situación del pueblo, comprometiéndose dicho señor, bajo compromiso firmado que obra en mi poder, concederle al pueblo lo que necesitaba, pero a pesar de la promesa, pasaron los meses y nada se cumplió, lo que me obligó a presentar la dimisión de alcalde pedáneo".



Evidentemente traigo este famoso artículo de Suárez Orellana para que se compare la situación de 1932 con la actual. Pero ello no se puede hacer desde ningún punto de vista individual o victorioso, más bien lo contrario, porque la situación de crisis económica, social, política y cultural por la que atravesamos nos aconsejan no vanagloriarnos de nada y sí tener claro que con todo lo que ha sufrido, luchado y conseguido este pueblo esta situación por la que pasamos en la actualidad también se va a superar.
En la ilustración la dimisión de Suárez, un día después de que le publicaran este artículo.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV