headerphoto

Crónicas de un pueblo

Pronto conoceremos quien recibe este año la medalla de honor del Ayuntamiento coincidiendo con el pleno de celebración de la consecución de la segregación. Esto de los homenajes es tan subjetivo como necesario. Todos tenemos una opinión sobre a quien habría que darle un homenaje o si fulanito o sotanito se lo merece o no. Pero son unos pocos los que deciden la persona que lo va a recibir. Muy poca veces se siguen criterios objetivos, pero a veces es fruto de un clamor popular.
El año pasado publique un post sobre Andrés Martínez y fueron varios los que me hicieron llegar que este hombre se merecía llevar el nombre de una calle o algo parecido en Benalup. Luego he encontrado una copla de carnaval de Los Indios de 1961 donde se pedía un reconocimiento para Don Andrés el practicante. Dos años más tarde lo consiguieron y esta foto ha quedado como prueba de ello. En el centro de la imagen aparece la figura humilde y gastada de Andrés Martínez, sentado, cansado y escoltado a la izquierda por su hijo Francisco, maestro y concejal y a su derecha el Padre Muriel. Detrás de pie aparecen seis personajes que constituyen la élite social política de aquellos instantes. Se puede aplicar aquello de que no están todos los que son, pero son todos los que están. Así de derecha a izquierda Nicolás Vela (concejal en el Ayuntamiento de Medina y alcalde pedáneo de facto), José Rey (propietario de una tienda tejidos y confecciones), José Romero Bohollo (veterinario y futuro alcalde pedáneo), Francisco Bancalero Miceas (Director de la sucursal del Banesto y gerente del sindicato), Andrés Mota Barrios (funcionario del Ayuntamiento) y Francisco Delgado Ruiz “Curro el administrador”. 



La foto me recuerda a aquella serie de TVE de principios de los setenta. Crónicas de un estrenada en 1971 y que contaba la vida cotidiana en un pueblo de Castilla. Fue la primera serie dirigida por el exitoso Antonio Mercero y en ella los principales personajes eran el alcalde, el cura, el cabo de la Guardia Civil y el maestro. Termino con la copla de los Indios solicitando un homenaje para Don Andrés el practicante
A Don Andrés
ofrecemos con gran placer
esta canción
que nos sale del corazón
pues bien se lo merece él.
Por su afán y puntualidad
en cumplir su digna misión
le debe toa la vecindad
respeto y consideración.
Por eso
nosotros pedimos aquí
que rinda el pueblo de Benalup
un homenaje de gratitud
que el guarde siempre en el corazón.
Es lo menos que podemos ofrecer
A quien to lo sacrificó 
En cumplimiento de su deber.
Para todos sería una tranquilidad 

0 comentarios: