headerphoto

Amish Paradise

Ya sabemos que los grupos de carnaval son como la vida misma, van transformándose y adaptándose a las nuevas circunstancias. Ahora la raíz es la base y se mantiene. Este grupo tiene solera y su base lleva muchos años juntos. Personalmente me encantan, le he dado clase a algunos y sobre todo compartimos alegrías y emociones cuando salieron del Americano. Son vivencias que marcan. Como el vino mejoran con los años, siempre han tenido muy buenas voces y con el tiempo no solo han consolidado, sino que han aumentado la fuerza y el sentimiento que transmiten en sus actuaciones. Han mejorado en voces y afinación.
Me parece que el tipo está muy conseguido, siendo el disfraz muy apropiado y carnavalero. Se nota que la música del pasodoble es de Abraham Sevilla. Me han gustado mucho más en los bares que en el teatro.La verdad que la actuación en la posada Casas Viejas fue memorable, ellos saben que allí se les valora y quiere y ya se sabe que en esto de sentimientos la cosa es mutua. Este año van de Amish Paradise, una canción  sobre el mundo de los Amish. Este grupo de ortodoxos religiosos viven como en el siglo XVIII, habiendo optado por un estilo de vida no consumista y comunal. Se trata de   una secta protestante alemana que se fue a vivir a su manera  a América para librarse de la persecución en Europa. Decidieron no entrar en la modernidad y entenderla con una tentación de la que hay que huir. Aquí en esta tierra sabemos de esto, el Monasterio del Cuervo siempre ha sido una zona de frontera para personas, monjes o no, que preferían aislarse del mundanal ruido que convivir con los adelantos tecnológicos. Los numerosos ermitaños que vivieron en las ermitas del cuervo o los últimos como el hermano Antonio o el tío Coronil son ejemplos de ello. 



El letrista de la agrupación es un carnavalero curtido y sabe lo que se dice, se llama Ivan Moreno. Tuve la suerte de escuchar a su  lado la agrupación en la posada de Casas Viejas y en voz callada me iba adelantando los secretos y los intríngulis de cada copla. Son letras bien pensadas, bien estructuradas, con mucha fuerza y sentimiento. El pasodoble sobre el carnaval me parece redondo y muy logrado, además de que se puede aplicar a lo que yo estoy escribiendo ahora ("A mi que me vas a contar/que sabrás tú lo que es esto/ Tú que me ves desde el suelo/Tú que criticas mis sueños/ A mí que me vas a contar"). Super emotivo y lleno de pellizco resulta el pasoble a las madres adoptivas. En algunas de sus letra su propuesta ideológica  me plantea la letra que esté influidas por el tipo como en el pasodoble a Gibraltar o el de la doctrina Parot  o el cuplet a su prima Lucía. Me hubiera gustado más encontrar más referencias locales, ya que es el tipo de carnaval que a mí más me agrada.



Me gusta esa tradición murguera que considera lo local como el tema central del repertorio, que utiliza el carnaval como un periódico anual de lo que pasa en el pueblo, como una herramienta de control y de libertad sobre lo que pasa alrededor. Pero no dejo de reconocer que es una opción personal y que hay que respetar la libertad del que escribe (también del que escucha como es mi caso). Además creo que hay agradecerle el esfuerzo, el trabajo, las ganas, el interés desarrollado para escribir el repertorio y la dificultad añadida que resulta escribirle a una agrupación de un pueblo que no es donde habitualmente resides. Dentro de esta tónica generalista que se están imponiendo en la mayoría de las comparsas, están también los cuplet a Chavelita Pantoja, la duquesa de Alba o el concurso sobre la dieta, además de los pasodobles ya citados. Hay dos cuplet de carácter local uno a Amalia y otro a la policía local. También hay un pasodoble titulado la mierda que cuando lo escuchas cantado con la fuerza que este grupo le impone a sus coplas entiendes lo que es eso de las escarpias "No pierdas la oportunidad/Porque tú de esta saldrás/no pierdas la oportunidad". Y luego hay un pasodoble que es punto y aparte. Se llama La puerta. Es el piropo a Benalup e intuyo que lo ha escrito Ángel Bancalero. Esto es mi blog y escribo lo que me apetece y ahora quiero decir que es uno de los mejores piropos carnavaleros que yo he leído en toda la historia del carnaval benalupense. Emotivo, sencillo, profundo, crítico... y tiene como hilo argumental lo que a mí me apasiona; la historia de este pueblo. Cuando se escribe con el corazón, desde la pasión y el conocimiento, suelen salir cosas tan hondas y trascendentes como este pasodoble.


Un verso
A mí que me vas a contar
Dos versos
Un colega americano
que inmortalizó un pueblo
Tres versos
Yo creía que el carnaval
era para los valientes
"Pa" el humor inteligente
Cinco versos
Y en los brazos de otra mujer
encontré una guerrillera
una mujer de bandera
que me entregó su corazón
haciendo de madre coraje
Seis  versos
La mierda que a tí te enganchó
tú que caíste a su vera
ignorando sus secuelas
maldita sea tu ceguera
la mierda que a tí te enganchó
y hoy te canta tu agrupación
Nueve versos
Que siendo Casas Viejas
que a cada paso que das
topas con una frontera
de desgana y de pereza
la libertad entre rejas.
Un sueño te voy a contar
tu historia te ha de levantar
tú cuándo vas a despertar
La puerta del alcornocal (Ole y ele)

0 comentarios: