headerphoto

V Edición de la gorra del jornalero

Ya es tradición que la gente de la asociación amigos de Mintz nos juntemos en agosto a cenar en la Atarraya, en Cantarranas. Allí decidimos a quien le vamos a otorgar la gorra de Mintz en los carnavales próximos. Teniendo en cuenta lo bien que nos había salido la edición anterior al concedérselo a algunos de los informantes del libro de los anarquistas de Casas Viejas decidimos seguir por la misma línea y dárselo este año a los protagonistas o familiares de cuatro de las películas que Mintz filmó en su estancia en Benalup-Casas Viejas.
Tanto el premio, como las exposiciones, como el resto de los actos que organizamos responden a un deseo general y compartido de expresar nuestro agradecimiento infinito a Mintz y su familia por disponer del rico patrimonio que nos han legado ya sea en forma de libro, fotos, películas, audios, documentos... 



Pero además de ese principio básico hay otros. Estos premios también son un homenaje a esa gente sencilla, que tanto admiraba Mintz, que en medio de tremendas dificultades afrontaba la vida con esperanza y alegría y decidieron que el catedrático americano iba a ser el instrumento para que su forma de vida y lo que habían aprendido no se perdiera en el sueño de los justos. El cariño que sentía Mintz por esta gente lo simboliza muy bien el hecho de que diera las clases en la universidad de Indiana con la gorra de jornalero que Pepe el mecánico le había regalado. La valentía, la generosidad, la amistad, la empatía... en suma la complicidad de esta gente sencilla  es lo que queremos premiar con este homenaje que este año le ha tocado a Pedro Montes de Oca, Juan Castillo y Petronila Moreno, Demetrio Mateos y Antonia Montiano y Juan Moreno Vidal.



Los cuatro son protagonistas de distintas películas. Pedro Montes de Oca es el hilo conductor del Dornillero, en donde Mintz nos muestra como el mundo de la artesanía se está perdiendo absorbido por la modernidad. Aunque esta es la idea central del documental, como siempre, Mintz aprovecha para mostrarnos otros aspectos antropológicos como la relación con la familia, con los amigos, las fiestas, la socialización en los bares...Mintz y Perico anduvieron juntos por muchos pueblos, bares y campos. Tuvieron muchas conversaciones, comidas y fiestas. A través de ellas Mintz conoció una cultura popular que se estaba perdiendo y fraguaron una amistad que curiosamente se rompió cuando murieron los dos aproximadamente por la misma fecha.



Esa misma condición de amigo de Mintz la tuvo Juan Moreno. Juan Moreno Vidal fue especial para Mintz. Es de los primeros informantes que conoce, al primero que le graba un audio en 1965 y el que le presenta a otros informantes tan importantes como Juan Pinto o Pepe Pareja. Hasta los ochenta siguieron en contacto. He visto varias veces la película del Zapatero, la que más me gusta de todas, y escuchado las más de diez horas de audios que tengo sobre las conversaciones de Mintz con Juan y siempre me sorprende el grado de cultura, de compromiso político, de implicación social de Juan Moreno Vidal. Y sobre todo teniendo en cuenta el ambiente que les rodeaba.




No tengo palabras para transmitir la alegría, la satisfacción y el cariño con el que nos recibió Antonia Montiano a Pepe González y a mí cuando fuimos a decirle que a ella y a su marido Demetrio Mateos la asocación amigos de Mintz le había concedido la gorra del jornalero y, lo que más le gustó, que se la entregaría uno de los hijos de Mintz. No sabía como expresar el eterno agradecimiento que su familia profesa hacía estos americanos, no sólo por los videos y fotos suyos que les han dejado, sino sobre todo por el trato y la amistad que compartieron en su estancia en el pueblo y cuando ellos vivían en los Arenalejos.




Juan Castillo y Petronila Moreno son los protagonista del film la familia de Pepe. Pepe es el padre de Juan, más conocido como Pepe Bullas. También de este trabajo hay una historia de amistad forjada a través del roce. En este caso concreto eran vecinos, ya que ambas familias vivieron un tiempo en la calle San Elías. También hay detrás otra historia de agradecimiento infinitos de los familiares de ellos hacía el trabajo y el legado del americano. Nosotros con la concesión de este premio queremos valorar la colaboración prestada para hacer este documental gracias al cual conocemos el mundo de la emigración a Alemania y la sociedad benalupense de finales de los sesenta.

Son cuatro casos de gente sencilla, popular, humilde, trabajadora... prototipo de las personas que tanto le aportaron a Mintz y que posibilitaron que hoy podamos conocer y disfrutar el tesoro que nos ha legado Mintz y su familia. Ese agradecimiento a Mintz y a la gente que tanto admiraba y quería es lo que queremos simbolizar con la entrega de estas cuatro gorras de jornalero.

0 comentarios: