Pepe Pareja y Bienvenida, la novela de José Sánchez Rosa

En el audio que os traigo hoy Pepe Pareja le hace un resumen, pormenorizado, de una novela corta anarquista de José Sánchez Rosa a Mintz. Este había nacido en 1864 en Grazalema y fue fusilado en 1936 al inicio de la guerra civil. Sánchez Rosa fue un maestro anarquista que escribió panfletos y novelas cortas anarquistas. Fue encarcelado en 1882 acusado de pertenecer a la mano negra. Me llama la atención como tanto en Pepe Pareja como en su mujer Antonia Márquez prendió la tradición de estas novelas cortas anarquistas y la manera tan profusa y detallada en que la recuerda. Estamos en 1979 y Pepe Pareja estaba cerca de los noventa años. Me parece interesante contrastar lo que dice de la novela Pepe Pareja y José Luis Gutiérrez Molina, los dos de tradición libertaria, pero desde trayectorias culturales diversas. De eso va este post. 

Sobre esta novela  Gutiérrez Molina, autor de José Sánchez Rosa, la tiza, la tinta y la palabra escribe: “En 1919, apareció en “La Biblioteca del Obrero” un relato llamado  Bienvenida. No se trataba de una incursión novedosa. La literatura ácrata contaba ya con una larga tradición en este tipo de relatos... 
Aunque la gran explosión del género se produjo unos años más tarde con la aparición de la colección “La Novela Ideal”, que, editada por la familia Montseny, se convirtió en un gran éxito editorial tanto por el número de ejemplares que vendió como por su longevidad. Concebida como un producto industrial, número de páginas estándar y máximo ahorro de costes, su difusión fue enorme, sobre todo, por las zonas de mayor implantación anarquista como Andalucía, Cataluña o Levante.
La novela de Sánchez Rosa, salvo por su extensión superior, tiene todos los caracteres de las que publicó la familia Urales en su colección: una trama folletinesca en la que los ideales de los “buenos”, los anarquistas, vencen de una u otra forma. En esta ocasión la trama gira en torno al personaje de Bienvenida y la situación social de Barcelona durante una huelga general, que bien pudiera ser la “Semana Trágica” de 1909 o la huelga de “La Canadiense”. La protagonista había sido recogida por una familia obrera cuando fue abandonada en una casapuerta. Criada entre grandes dificultades, porque el padre adoptivo estaba, por sus ideales ácratas, más tiempo en paro que trabajando, cuando fue una jovencita entró a trabajar en casa de una familia noble. Allí, un sacerdote lascivo y ruin, acosaba a la dueña de la casa que le reprochaba el haberle obligado a desprenderse de la hija que ambos tuvieron. Naturalmente Bienvenida es esa niña y, tras los trastornos de la huelga general, la huida del clérigo y el saqueo de la casa por la muchedumbre, Bienvenida y su familia acogen a la aristócrata arruinada que se convierte en una venerable y cariñosa anciana.



Una trama de folletín con numerosas referencias a situaciones históricas. Un elemento más de ese mundo literario, exclusivamente anarquista, tanto en sus autores como editoriales, que, independientemente del valor literario que nos merezca o de su bondad para la construcción de otros modos culturales y sociales, sí indican la profundidad y extensión de las raíces del mundo libertario. En el caso de Sánchez Rosa no es una obra habitual entre las que escribió que, como se está viendo, fueron la mayoría de exposición doctrinal o con una finalidad educativa. Sin embargo, un autor como el grazalemeño, tan integrado en el orbe de sus lectores, no podía dejar de tocar este género tan popular y tan propicio a desarrollar la mayoría de sus temas preferidos: la bondad y abnegación del militante anarquista; la maldad e hipocresía del mundo burgués; la propiedad como robo o el anticlericalismo. 



La transcripción del audio es la siguiente: 
J.M.- ¿Y qué novela le gustaba muchísimo, pensaba que era muy importante?
P.P.- Novelas cortas. Esa que le explique días pasado. Esa bienvenida, que han echado en drama en teatro y eso
J.M.- No recuerdo. Era un hombre y una mujer mala.  Los niños….
P.P.-Esta familia paraba en Barcelona. Y dice así: Vivía Rosendo en Barcelona, obrero albañil que tenía que trabajar diariamente para ganar el negro pan que necesita una familia proletaria. Y un día del mes de enero, fría como son estas mañanas en todas partes iba ligero para el trabajo porque se le hacía tarde y al mismo tiempo evitar el frío que su propia ropa no se lo evita. Cuando al pasar por una casa puerta siente el llanto de un pequeño ser Rosendo se acercó y en seguida lo comprendió todo. Vio un pequeño ser envuelto en ropa blanca y lujosa y pendiente al cuello un medallón con un cinta de seda. El lo comprendió todo, lo habían tirado aquella noche como se tira un perrito de alguna desnaturalizada madre que se avergonzaba que el mundo supiese que tenía un hijo. Lo cogió con sus menudos brazos y se volvió para su casa, con pasos y firmes y seguros. Le dijo a Balbina, mira lo que te he traído, un pequeño ser que lo han tirado esta noche como el que tira un perrito. Trae que ha encontrado a su padre en mí y a su madre en mí. Bienvenidas sea.
J.M.- Bienvenida es el nombre de la novela? Quien es el escritor?
P.P.- Un tal Sánchez Rosa
P.P.- De modo que le pusieron Bienvenida cuando dijo ella pues trae que ha encontrado a su padre en mí y a su madre en mí que ha encontrado la lactancia del pequeño Eliot. Le descubrió el medallón y vieron una foto que sería la madre. Ahora resulta que la cuestión atmosférica se pone mala para trabajar Rosendo. Se veían en crisis de necesidad. Un día mandan a Azucena, una hija, por los mandaos de fiados para pagarlos cuando podían. Un amigo que le había enseñado el oficio de albañil y había cambiado de situación y había puesto una tienda de comestible. Llega la muchacha a pedirle los mandaos y se los negó. La muchacha volvió a su casa y le dijo al padre lo que le había contestado al amigo. Rosendo se puso nervioso y le dijo trae el cesto que voy a verlo. Rosendo se puso nervioso y le echó mano al cuello y en esto la policía. Y dice ahora. Y Rosendo en libertad estaba pasando una situación precaria. ¿Estando preso como lo pasaría? Bueno pues ahora está preso Rosendo y aumentaron las necesidades en la casa. Bienvenida ya era una mujer y le dijo a la madre adoptiva a Balbina que ella se iba a servir, que no podía serguir así que bastante sacrificio habían tenido. La madre adoptiva no quería que se fuera, pero ella sí. Entonces se fue a pedir ocupación a casa de una señora marquesa. Esta marquesa se llamaba la marquesa de Vintetela y tenía organizado un viaje para Francia, ella y su confesor. Y aun más que confesor. De modo que ingresa allí la Bienvenida y ella tenía organizado su viaje y se marchó y cuando regresó a su casa y el confesor, un día mirando por los visillos de los cristales, vio a aquella niña de faena, cuando más la miraba más se le conmovía la sangre. Ella quería mirarla y que no la viera de hurtadilla. Cuando la marquesa no se podía aguantar la llamó le preguntó quien eran sus padres. Le contestó la Bienvenida, mis padres son Rosendo y Balbina. La marquesa dio un suspiro. Ay esa edad tendrá mi hija. Y entonces la Bienvenida le dice: Señora marquesa acaso no la conocéis. La marquesa cuanto más miraba a Bienvenida más impaciente se ponía, esta es mi hija decía ella para sí. Y fue a echarle los brazos al cuello. Y la Bienvenida le dice. Señora marquesa deteneros. Estando en esa conversación se presenta el cura. El cura le dice parece señora marquesa que se esta en dialogo con una de las criadas y por cierto no se muerde los labios. Y le contestá la marquesa: Aquí está lo que un día pudiste evitar. Reconocía la marquesa que ella era su hija. Allí formaron un diálogo. Por el medallón que llevaba la muchacha se comprobó que era ella la que había tirado. Una vez reconocida por el medallón  le ofrecieron que compartiera su bienestar con ellos, para enseñarlo de piano y cosas de aristrocracia. La muchacha le dijo yo me voy con mis padres adoptivos que son los que me han criado. Continuar aquí me afixiaría. Se marchó. Al X tiempo en Barcelona hubo un conato revolucionario y hubo gente que pusieron petardos en las casas y hubo casas que se destruyeron y entre ellas la de la marquesa de Dintinela. Bienvenida se entera de lo ocurrido, había nombrado comisiones de mujeres para auxiliar a las personas que estuvieran en el malestar del movimiento aquel. Se agrega a una de estas comisiones y va a casa de la señora marquesa. Se la encuentra allí, derrumbiada y dejo de ser marquesa. Bienvenida estaba casada y se la llevo a su casa a compartir el bien y el mal con su hija. Y ahí termina la novela. Hay más que charlar pero yo no lo retengo en la memoria
J.M.- Y que pensaba de esta novela o de los hombres en esta novela
P.P.- Que eso desde luego era una novela de un escritor imaginaria, que no sería verdad, pero que puede ocurrir las cosas esas
J.M. ¿Y que enseñaba esa novela? ¿Qué ideas tenía?
P.P.- Eso era un drama. Si va uno a un teatro y ve uno que están rerpresentando que uno ha leído pues lo entiendes mejor que si no lo has leído
J.M.- Pensaba algo de los ricos? Cuando leen cosas de condesas y esas cosas
P.P.- Se escribían mucho novelillas cortas

bienvenida.mp3

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV