headerphoto

No siempre ha habido carnaval

Estamos en carnaval. Dentro del límite del sentido común, la gente canta lo que quiere, se disfraza como le gusta y se divierte como puede. Pero no siempre ha sido así. Dice Alberto Ramos en el carnaval secuestrado: " Tengo para mí que la historia del Carnaval es la historia de una lucha por la libertad, o lo que es lo mismo, de una lucha por la supervivencia. Repasar las disposiciones emanadas desde el poder sobre el Carnaval, es leer una larga relación de prohibiciones y cortapisas que tratan de hacer desaparecer, o controlar una manifestación popular que sólo se desarrolla en un marco de libertades públicas".

Durante la épocas de libertad el carnaval gozó de gran desarrollo, mientras que en las etapas menos permisivas este tenía más problemas o se encontraba directamente con la prohibición. Eso ocurrió en 1937, donde en la zona nacional el carnaval fue prohibido según los sublevados porque las circunstancias de la guerra aconsejaban "un retraimiento en la exteriorización de las alegrías internas", por lo que se resolvía "suspender en absoluto las fiestas de carnaval".



Con fecha de 30 de enero de 1940 el subsecretario del gobernador de Cádiz le envía la siguiente circular al alcalde de Medina. La orden venía firmada por Serrano Suñer. El alcalde de Medina se la remite al pedáneo de Benalup de Sidonia. Dice: "Suspendidas las llamadas fiestas de carnaval por Orden de 3 de febrero de 1937, que, por otras disposiciones, fue sucesivamente mantenida en vigor para cada uno de los años pasados, sin que en el actual hayan variado sustancialmente algunas de las circunstancias que aconsejaron entonces la adopción de tan discreta como justificada medida. Este Ministerio ha tenido a bien disponer que continúe aquella suspensión sin concreción de plazo, esto es, por tiempo indefinido, no pudiendo, en su consecuencia, celebrarse en adelante fiesta alguna que exteriorice en cualquier forma aquel carácter, desde el domingo de Sexagésima hasta el primero de Cuaresma, que corresponde en este a los días de 16 de febrero al 2 de marzo, ambos inclusive, ni autorizarse durante esos 15 días, el uso de dominós, caretas o disfraces en las calles y lugares públicos, ni en los cafés, casinos y círculos de todas clases los bailes que periódicamente acostumbraban a organizar con tal motivo… Lo digo a V.E. para su conocimiento y el de todos los alcaldes y agentes de la Autoridad dependientes de la suya".



Durante el franquismo de 1939 a 1958  no salieron las agrupaciones carnavales en Benalup. Pero en 1959 sí lo hicieron y el permiso duró hasta 1966. De nuevo de 1967 a 1978 el carnaval estuvo prohibido. En el periodo en el que estuvo permitido el carnaval estuvo sometido a la censura previa, tanto de las autoridades civiles, como esclesiásticas. En estos audios de Mintz se observa como las letras tenías que pasar por las autoridades para que fueran autorizadas. 
J.M.- ¿Todas esas cosas hay que presentarlas al alcalde?
Juan Moreno.- Antes solo al alcalde del pueblo
J.M.- ¿Y el cura?
Manolo Lago.- Este año no, pero hace dos años hubo que presentárselas al cura. Me enteré fui a ver al administrador que le llaman, al segundo que será y me dijo que tenía que esperar porque el alcalde estaba pendiente de unas cuantas que hay aquí y están tachadas
J.M.- ¿Por qué el alcalde ha puesto un ojo aquí en un domingo por la tarde me encontré?
Manolo Lago.- Porque no le parecería correcto por la última frase, la retirada del novio porque pensaba que al retirarse el novio hubiese sido
J.M.- Habla con libertad
Manolo Lago.- Porque había hecho una barriga, al hablar conmigo lo arreglamos. No tiene importancia ninguna. Están en vísperas de casarse
J.M.- ¿Por qué ha puesto otro "ojo" aquí?
Manolo Lago.- La tacho sin preguntarme nada. Este ojo porque el administrador la que ve corriente que el teniente alcalde no tiene que mirarla pues la pasa, si tiene dudas se la pasa al teniente alcalde. Esta la pasó tranquilamente.

Isabel Rodríguez.- Para sacar cosas de carnaval hay que llevarlas al cuartel. Como sea algo picante, o tirando a algo o metiéndose con alguien o de política. Ahora no hay carnaval, pero cuando había tenías que llevarlo al cuartel. 
En la fotografía Mari Carmen Montes de Oca, María Santos González Vela, Dolores Bancalero y María Mateos. Esta última solía salterse habitualmente las prohibiciones en torno al mundo del carnaval. 
politicacarnaval.mp3

0 comentarios: