headerphoto

La laguna de la Janda. Los dos primeros proyectos de desecación. 6

Los intentos de desecación de la laguna de la Janda están siempre relacionados con el problema agrario característico de la zona, con el intento de poner en explotación agrícola unos terrenos que las inundaciones anuales impedían. Desde principios del siglo XIX cuando viene el nuevo régimen político y económico se piensa que uno de los problemas de España es que hay muchas tierras que no están bien explotadas y por tanto no están generando la riqueza que podría. Con la llegada del nuevo régimen a principios del siglo XIX va a llegar también el primer intento de desecación de esta laguna.



Fue José Moret (abuelo del que fue en tres ocasiones presidente del Gobierno de España, Segismundo Moret Prendergast),  quien solicitó licencia del gobierno para desecar y adquirir la propiedad de los terrenos de La Janda. Por Real Orden de 17 de mayo de 1822 se le concede la concesión administrativa a D. José Moret del “llano inundado que ocupan las aguas de la laguna de la Janda y terrenos demarcados”. Mediante Real Orden de 24 de febrero de 1830 se le otorga definitivamente la propiedad de estos terrenos, sirviéndole de título de ella para sí y sus herederos y sucesores.  Las primeras obras para la desecación de la Laguna de la Janda se realizaron en 1825. En 1829 se redactó el proyecto por el ingeniero Larramendi, contratado por José Moret  



En 1929, en plena dictadura de Miguel Primo de Rivera, se redactó el segundo proyecto para la desecación de esta laguna. El ingeniero D. José Suárez Sinova fue el ejecutor del proyecto. Pero la oposición de los vecinos fue tan importante que consiguieron abortar el proyecto. En la Segunda República vuelve la intención de solucionar el problema agrario, la miseria de tantos campesinos de la zona y así junto a los proyectos de repartir las tierras, también aparece los de poner en cultivo la Janda. Un acta capitular del Ayuntamiento de Medina  del 2-5-1932 dice :
"Por la presidencia se expuso: que sería de gran trascendencia tanto para la provincia como para toda esta comarca, el que por el Gobierno de la República se conceda la construcción de un Pantano para el aprovechamiento de agua estancadas en el sitio conocido por Laguna de la Janda, término de Tarifa, con lo cual además de la gran conveniencia que suponen dichas obras para el beneficio que reportaría el riego de los terrenos por donde fuesen encausadas dichas aguas, se lograría solucionar en parte la crisis de trabajo que sufren todos los pueblos limítrofes… Por el Sr Alcalde se expuso: que había recibido carta del Diputado a Cortes por esta provincia Don Santiago Rodríguez Piñero, en la que incluye un ejemplar del Diario de Sesiones en el que se consigna el ruego hecho por dicho Diputado al Excmo Sr. Ministro de Obras Públicas de que se incluya en el plan de obras hidráulicas el estudio por técnicos de construir un pantano en el sitio donde se encuentra enclavada en el término de Tarifa la Laguna de la Janda, con lo cual se beneficiarían las tres mil hectáreas de terreno que están en completo abandono, y se pondrán en condiciones de poderlas repartir en parcelas a los colonos que estiman conveniente y se proporcionaría trabajo a los obreros de las proximidades ".



Estas gestiones no llegaron a buen puerto, primero, los propietarios colindantes con la laguna se opusieron firmemente, "por no reconocer la titularidad pública de los terrenos, y negar la existencia de zonas pantanosas o encharcadizas, a excepción de la Janda que si era admitida como zona palustre con cierto interés por la producción de juncos y zona de pastizal para el ganado durante los meses de estío", después la guerra civil pararía todas estas reformas. En el segundo franquismo se llevaría a cabo la desecación.

0 comentarios: