headerphoto

Coplas del carnaval de los sesenta

Se puede decir que  Mintz hizo las investigaciones sobre los Sucesos y el carnaval de forma paralea. Traigo hoy una grabación de canciones de carnaval de la primera época de estancia del antropólogo en Benalup. Se trata de canciones para murgas, con un carácter local, donde se cuentan anécdotas que han ocurrido en ese año. Son letras picantes, críticas a las modas que se introducen nuevas, patriarcales, escritas desde la perspectiva del hombre...pero sobre todo son muy locales y sirven para esa función de control social que ejercía la cultura popular a través del carnaval. Es el 27 de diciembre de 1965. En la primera copla se ríen de los mozos del pueblo que van a "ligar" al vecino pueblo de Alcalá y no lo consiguen, además de venir con la bicicleta a cuestas.
Grupo.- Son poetas que sacan lo sucedido durante el año. Viene a ser como una crítica de aquí mismo. Son cómicas de pura y cepa. Para distraerse y echar un rato de juerga. Esto viene de Cádiz. Donde está el carnaval es en Cádiz. Se refiere a la situación nuestra. Aquí hay muchos que tocan. Nosotros íbamos con Andrés el Pito.




Una moda le traemos
y ahora le vamos a explicar
de estos mocitos que tienen
pretensiones en Alcalá
Así que todos los domingos
los vemos por los Aguijones
montados en su bicicleta
que eso parece un deporte.
También lo hemos visto
venir por la carretera
con las dos gomas pinchas
y las bicicletas a cuesta.
Eso sí que tiene guasa
después de pasar un mal rato
que han roto la bicicleta
y le han dado calabaza




La segunda copla se trata del popurrit. En el critican la moda de ponerse las muchachas gorritos en la cabeza y terminan con una anécdota picante que supuestamente pasó en el cine Román. Termina volviendo a criticar a las muchachas que se ponen chanclas.
Una noche en el ensayo
de aquí nos íbamos pa dormir
y entonces nos acordamos
que nos faltaba el popurrit
poropo poropero
Pero lo ensayamos
y ahora lo vamos a contar
para las feas y las bonitas
se lo vamos a dedicar
poropo poropero.

Cuando sale por la calle
con esa gracia y salero
más bonita no la hay
en todo el mundo entero
también sale otros cromos
con esto de los gorritos
con las orejas tapadas
parecen monos de un circo
también salen los muchachos
con cara de resalaos
con esto del pirure
parecen caricatos
La otra noche a dos muchachos
veréis lo que pasó
cuando al cine fueron los dos
cuando entraron pa dentro
y en su fila se pusieron
lo mismo que dos pichones
cuando se ponen en celo
ella le decía Lorenzo
las manos las deja quietas
porque los que están detrás
enseguida se dan cuenta
yo no sé lo que me pasa
en cuando se apagan las luces
yo no me puedo estar quieto
con estas malditas  chinches
Ay que las niñas
con estas modas que me sacan
cuando se ponen las chanclas
y parecen que van descalzas.




La tercera copla trata sobre un asunto muy típico en el carnaval. Los murguistas se meten con un amigo que no ha ido este año en la agrupación con ellos, supuestamente por influencia de la novia
También venía un muchacho
con nosotros en esta murga
y por su desgracia lo hemos dejado atrás
porque la novia lo gobierna como un trapo
da pena ver al muchacho lo que tiene que pasar
el otro día la amiga le decía en confianza
no sé que tiene mi novio que a mi no me hace gracia
to lo que habla son pamplinas
y no me quiere tocar
y yo con el paludismo no me puedo aguantar




La cuarta copla tras una introducción en la que hablan de la llegada de la televisión al pueblo se centra en la moda que se impuso aquellos años de organizar bailes en las casas particulares
El pueblo de Benalup está que no se conoce
con las antenas tan altas para los televisores
uno llevan capicuos y otros tocadiscos
que en casa particulares dan baile todos los domingos
este domingo pasado estaban dando una fiesta
Y las niñas no bailaban por escuchar la novela
los muchachos se enfadaron le decían a las mozuelas
si ustedes queréis baile anda veis por una orquesta




La quinta copla versa sobre otro asunto muy típico en aquella época. El caso de un muchacho que atropella un toro y le rompe la carga y la bicicleta. El mismo tema salía en la entrada anterior de esta serie. También es de Andrés el Pito.
Conocemos un muchacho que se encontraba parao
Y cogió una bicicleta y se puso a vender helaos
Y en el camino Rehuelga veréis lo que le paso
Con un torito de casta al encuentro le salió
El se estuvo defendiendo mientras pudo con la fiera
Derramó todos los helados, le rompió la bicicleta
Se marchó hasta el cortijo con la cara muy apurao
Al contarle al señorito todo lo que le ha pasado
El patrón es generoso le da 500 pesetas
Te cobras todos los helados y arreglas la bicicleta
Cuando vio tanto dinero dijo todo emocionado
Yo me meto a novillero y no vendo más helados




La sexta copla  es un ejemplo de lo que se cantaba en carnaval. Cualquier anécdota graciosa, cualquier malentendido... era utilizado para hacer una canción y de paso ironizar sobre los protagonistas. Es un ejemplo del carácter tan localista que tenía esta carnaval de pueblo y murguero.
Esto fue un caso gracioso que pasó en el Coscorrón
Paco Sánchez y su esposa vaya susto que pasó
a eso de la media noche cuando ellos se despertaron
porque oyeron en la azotea un ruido y era muy raro
levantate Teresa porque eso no es natural
seguro que son los ladrones que nos vienen a robar
El le dio una escoba caña tu me los echas paca
yo seguro que el que sea aquí me lo voy a cargar
Ahora vamos a explicarle lo que había en la azotea
era una puerca en estado que esperaba la cigüeña.




La última copla se refiere al mundo del toreo. Un mundo que en aquella época tenía mucha aceptación entre los benalupenses
Con la afición tan grande que aquí ha entrado por el toreo
hay días que no cojo yo el sueño pensando en los tentaeros
así que ya en este pueblo hay una escuela taurina
para los buenos aficionados esa casa los apadrina
también lo hemos visto por lo alto de la azotea
con los capotes en la mano dando pases de muleta
Este verano pasado dieron aquí una charlotada
e iban con trajes de luces cuando iban a torear
Por cierto otro paisano fue a Alcalá y quedó muy bien
Al director de esa escuela ustedes lo pueden creen
Con eso de la emoción y la alegría
cogió una borrachera le duro más de tres días
y le dijo a su mujer si no fuera por mis años
yo sería otro Cordobés
En la fotografía el coro Solero de 1951. Dirigido por Andrés el Pito
sociecarnaval27dediciembre.mp3

0 comentarios: