headerphoto

Las gañanías según Pepe Pareja y Juan Pinto

La metodología de trabajo de Mintz se puede observar en el post de hoy. Primero voy a reflejar lo que aparece en el libro de Los anarquistas de Casas Viejas sobre las gañanías. Luego transcribo lo que le contaron Pepe Pareja y Juan Pinto en 1966 sobre ellas.
"Si el trillado y sembrado invernales tenían lugar en tierras cerca del pueblo, los hombres marchaban a los campos al amanecer y regresaban al atardecer; pero, si las tierras a trabajar estaban lejos, los hombres permanecían en el lugar de trabajo y dormían en las gañanías, en las que cabían unas treinta personas.
Trabajaban entonces por espacio de diez días, volviendo a su hogar en la tarde del décimo día para cambiarse de ropa y regresar al campo a la mañana siguiente... Durante la época de trilla invernal, los hombres de las ganañías se levantaban bastante antes de amanecer, preparaban café y enganchaban los animales para el día laboral... En las gañanías, los trabajadores continuaban sus labores después de anochecer a la luz de una lámpara de aceite, tejiendo cestos de hojas de palmera para guardar el grano trillado. Por la´noche dormían en colchones de paja. Las gañanías tenían muy mala ventilación; tenían que hacer sus necesidades afuera, en el campo. A los trabajadores de les llamaba gañanes, por lo que chisteaban: "Eso es porque siempre estamos engañados". Aunque el sueldo y las condiciones laborales eran oprimentes en las gañanías, esto no era generalmente motivo de desasosiego y sindicalismo. Incluso si los hombres hubieran deseado discutir de política, había demasiado peligro de ser oído o denunciado allí. El único entretenimiento era la lectura de cuentos del anochecer. Manuel Legupín: En las gañanías hacíamos cestos para el trigo. Sólo había una lámpara de aceite que daba muy poca luz. No discutíamos ideas. Eramos un grupo de tontos. Los más viejos contaban historias, leyendas. Solíamos preguntar quién contaba historias esa noche para presentarnos allí".
La transcripción de los audios es la siguiente: 
J.M.- Algunas veces vivieron en el campo
P.P.- Diez días o por siete, según las vestidas
J.M.- ¿Vivían juntos todos los obreros y qué comían?
P.P.- Después de la guerra, guisos de garbanzos en las casas grandes. En donde se quedaba el personal en el campo. En una habitación algo crecida. A donde se quedaban 20 o 30 o 50. Y le llamaban gañanías.
J.M.- ¿Hombres y mujeres?
P.P.- Solo hombres. Las mujeres cuando se han quedado lo han hecho a parte
J.M.-
J.P.- En el campo. Camas eran esteras. Esteras de yuncos, de castañuelas. Eso se crían donde hay agua. ¿Tu no has visto chozas?, pues eso. De ahí salen las camas
J.M.- Y sobre el suelo una manta
J.P.- Una manta en lo alto
J.M.- ¿Y el acomodo y hace mucho frío?
J.P.- Si hace mucho  frío. Ahora en la habitación aquella  hay probalidades de echar candela. Echar moñigo o leña. El que tiene frío se levanta y echa una candela
J.M.-¿Y los hombres eran de la misma edad?
J.P.- Unos más chicos y otros más grandes
J.M.- ¿Hubo luz en el campo?
J.P.- De gas. Teníamos una lata y con eso se alumbraba uno allí
J.M.-¿Y hubo mucha discusión por la noche?
J.P.- Discusión no, conversación sí. Cuatro chascarrillos. Cuentos de gañanías
J.M.- Oh cuentos
J.P.- Y se distraían algunos contándolos, pero discusiones de molestarse unos con otros no
J.M.- Cuentos e historias. Pero ideas políticas nada
J.P.- La gente que era política como el Bailaor, Juan…. Vivían de otra forma, no se juntaban con nosotros
El que se dedicaba a chacarros, había para todo. Como yo le digo del guapo y saborio. El que es saborio no sabe cuentos ninguno, como yo. Pero había otros que sí y así echaban un par de horas, hasta que llegaba la hora de dormir. Y en vez de acostarse a las ocho, pues a las diez o las diez y media o las once. Y estaban entretenidos con aquel que contaba el chacarro. Porque eso todo el mundo no lo cuenta, eso hay que saber contarlo
J.M.- ¿De qué cosas?
J.P.- De cuarenta, pero como no sé ninguno...
J.M.- ¿Los anarquistas hablaban de otras cosas?
J.P.- Como en aquel tiempo no había anarquistas en las gañanías no sé que hablarían cuando ellos se juntaban. Nosotros hablábamos de un chascarro tonto, haciendo tonizas para pasar tiempo hasta que no llegara la hora de acostarse. Y los anarquistas son otra gente, que tienen otras cosas metías en su pelota, sobre aquello. Los otros donde no hay cultura…, es como yo digo…"
Fotos Mintz

anarquismolasgañanias.mp3

0 comentarios: