Las fotos de los Sucesos. Blanco sobre negro


Había pasado un mes de los hechos y la versión más extendida era que todos los muertos habían sido el resultado del enfrentamiento de “los extremistas” con las fuerzas de seguridad. Esta foto aparece por primera vez en el diario de Cádiz el lunes 13 de febrero de 1933, está realizada por el fotógrafo del Diario Leonardo Zambonino. Pérez Cordón el día 18 de enero y Ramón J Sender y Eduardo de Guzmán el 23 del mismo mes (que habría leído a Cordón y se había entrevistado en Cádiz con Juan Sopas) ya lo habían denunciado, pero sus informaciones no se habían tenido en cuenta, tachándolas de infamias y radicalizadas.
Las declaraciones de las mujeres, de los familiares femeninos de las víctimas (de los 28 muertos sólo cuatro son mujeres), acompañadas de esta foto empezaron pronto a surtir todo el efecto que las denuncias de Cordón, Sender y Guzmán no habían tenido. La comisión parlamentaria extraoficial que vendría cinco días después confirmaría, una por una, todas las denuncias que se adelantan en el diario de Cádiz del 13 de febrero.  En la foto aparecen  a la izquierda Juana Galindo, Catalina Silva Cruz con la niña María Montiano Cruz (hermana de Andrés), María Cruz Jiménez, Sebastiana Cruz Jiménez, con Sebastiana Silva Cruz, María Cruz García (madre de Andrés Montiano Cruz), la primera por la derecha es Encarnación Barberán. Detrás los miembros de la comisión de Artes Gráficas.  Estamos ante una de las fotografías más simbólica de estos hechos. La fotografía viene acompañada de la siguiente crónica en el citado diario de Cádiz:” Nueva ascensión por callejas indecentes, impropias de un pueblo que se dice gobernado; vueltas y revueltas por callejones sucios y “bacheados” y llegamos a casa de la familia de Juan Silva. Su esposa María Cruz Gutiérrez y sus hijas Catalina y Carmen, de 16 y 14 años, hermanas de María, “La Libertaria”, presa aún, reciben, “bebiéndose” las lágrimas y dando pruebas de gran entereza, a los comisionados.
Ni una frase de condenación para nadie; heroicidad ante los hechos consumados; fortaleza ante la desgracia que “desbarató” una casa y llevó la miseria a una familia. Sólo unas lágrimas al recoger el dinero que reciben del pueblo de Cádiz y una sola frase:
- Era muy bueno y nunca hizo mal a nadie.
Y de aquí nos fuimos, haciendo grandes esfuerzos para no llorar con aquella mujer. También, como en la choza anteriormente visitada, Leonardo hace un grupo.
 Esta familia, que tiene ocho hijos, aún ha tenido el rango santo de adoptar a un muchacho que ha perdido a sus padres. Este se encuentra acogido en Cádiz en las Escuelas de la Playa. Se le entregaron 390 pesetas.
- Si tuviéramos medios- dice María Cruz- nos lo traeríamos con nosotros.” Se refiere a Manuel García Franco y pronto se lo traerían a Casas Viejas, lo mismo que hicieron con sus hijos que estaban en esas colonias.

Comentarios

Muy conocida la foto de L.Zambonino que, si mal no recuerdo fue reproducida por otros muchs medios.
No así la crónica que la acompañaba que me parece muy descrptiva: del pueblo "calles indecentes, callejones sucios y bacheados....; de las protagonistas, magnificándo su conducta magnánima que, aun en las condiciones infrahumanas en que vivían después de los tristes acontecimientos, adoptan a un muchacho que había perdido a sus padre. Y en tercer término, de la sociedad de la fecha, representada en aquellos momentos por la Comisión de A. Gráficas, contra quienes nada gritan, nada dicen, a nadie acusan y, manteniendo las lágrimas,sólo alcanzan a decir:
"Era muy bueno y nunca hizo mal a nadie".

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV