La plaza que no debería llamarse Gutiérrez Mellado

El carnaval es muchas cosas. Una de ellas es un instrumento para llevar a cabo el derecho de  la libertad de expresión individual, más si cabe, en contextos rurales, pequeños, cerrados... donde ese derecho es difícil de hacerlo realidad. En un autor de carnaval como José Luis Pérez, El Santo,  que lleva cerca de treinta años componiendo, las distintas etapas vitales marcan su obra. Las letras de Ventorrillo representan un punto de madurez en la obra de El Santo pocas veces superado. El tipo y las letras de la agrupación versan sobre las antiguas ventas en los cruces de camino que eran algo más que establecimientos donde se vendían bebidas y todo tipo de mercancías. Pero en este repertorio también tuvo cabida la crítica política, ácida y dura.




Ya he dicho otra vez que no se prodigan este tipo de pasodobles en la obra del Santo, al contrario que ocurre en Los Cuartetos. También es necesario contextualizar la época y las circunstancias políticas personales del autor para entenderla.  Santo se ha presentado tres veces en las elecciones municipales benalupenses, ninguna como cabeza de lista. En 1979 fue elegido alcalde pedáneo aunque en el pueblo la mayoría fue para los independientes de Nicolás Vela, pero como el PSOE triunfó en el municipio impuso su candidato. Tras dos años como alcalde pedáneo tuvo que dimitir en un tumultuoso enfrentamiento interno con el PSOE de Medina. En 1991 el candidato del PSOE por Benalup Francisco González Cabaña lo lleva en su lista como número tres. Como concejal se encarga del área de fomento, siendo el  que  ideó y propuso a los compañeros de corporación,ciudadanos, asociaciones e instituciones el Plan Benalup 2000 que pretendía planificar el desarrollo futuro del pueblo naciente en torno a los recursos endógenos. En las elecciones municipales de 1995 vuelve a concurrir como candidato, pero una vez ganadas por el PSOE, José Luis Pérez Ruiz dimite consciente de que su modelo de desarrollo del pueblo no es el que se está imponiendo. En este contexto, en 1997 se enmarca este pasodoble. El primer verso es muy significativo en este sentido:
Con  la pena y la rabia del que ve impotente
cómo frenan la historia de tu propio pueblo
los que ejercen de padres con lúcidas mentes
controlándolo todo al antojo de ellos.
Desarrollo y cultura no tienen presente
y teniendo los votos cada cuatro años
que espere el futuro si suben escaños.
Se perdió el pregonero
de la fiesta que celebra
la Independencia del pueblo
¿Fue fruto de una vez 
hermanarse con Torrente
o está todo aún por hacer?
La doma a la vaquera 
piragüismo en el Barbate
un turismo por nacer.
En el Celemín un Camping
Las islas y las cañadas
trabajo “pa” nuestros hijos, futuro claro.
¡Qué pena Escuela-Taller!.
Con qué caradura
a la plaza más hermosa que se hará en cincuenta años
se olvidan de nuestra historia,
de gente, entorno y cultura, se permiten con descaro
despreciar la tradición
poniéndole ¿para siempre? Plaza Gutiérrez Mellado
“pa” aprovechar la ocasión de salir en el Diario.
El Ventorrillo 1997


“El Santo” es una persona visceral y radical, tanto en las críticas como en los halagos. De hecho uno de los reproches más tradicionales que se le hace es que critica y halaga con las mismas fuerzas, según las circunstancias. Independientemente de la crítica política que la hay, en esta copla podemos analizar más aspectos. A través de sus versos podemos rastrear su proyecto de “Desarrollo y cultura” que como ya hemos dicho estaba basado en el Benalup 2000 realizado en un contexto muy diferente a 1997, cuando había un pueblo por hacer y la gran ventaja existente era que no había hecho nada o casi nada.  



Pero además de eso esta copla se inserta en el núcleo temático del repertorio de El Santo. En el sentido que al igual que en los piropos, en las coplas que versan sobre la independencia, la historia  o el futuro del pueblo el hilo conductor es el amor a su pueblo, a su libertad, a su desarrollo. Las letras de José Luis Pérez van  por el camino marcado por autores como Angelín, en el sentido que expresa la pena por la ausencia de libertad o de desarrollo propio, es el canto al grupo que forma el pueblo, a la comunidad que se está haciendo…  Al igual que hace con sus composiciones de carnaval, las cuales la mayoría versan sobre temas locales, al contrario de la tendencia mayoritaria actual en las que predomina la temática general, en este pasodoble, y en otros, la defensa de lo propio, de lo endógeno, de lo local lo lleva a terminar el pasodoble, a rematarlo con la crítica a que se le haya puesto el nombre de un personaje nacional, Gutiérrez Mellado, a una plaza que debería denominarse de alguna forma relacionada con su entorno, historia o cultura. Pero insisto, más allá de la anécdota, me quedo con esa defensa  radical de lo local, del pueblo… que engarza con la tradición carnavalesca que iniciara aquel “Ángel comparsista”

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
El Santo dijo: Para que fuera la verdad completa ahora tendría que añadirle este estrambote:
...Y a los diecisiete años
aprovechan el pasodoble
otros con un comentario´
por salir en un blog diario.
Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Vicente peña ha dicho que…
Buenas...Solo comentar el comentario no es de populares de Benalup sino mio propio.saludos
Vicente peña ha dicho que…
Por decir lo que pensaba,
El Santo con mucha guasa
Una rima me sacaba
Tarde pero acertada...

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV