Entradas

Mostrando entradas de diciembre 22, 2013

Vacaciones navideñas

Imagen
Como es tradicional este blog se va de vacaciones de Navidad. Me encantan las tradiciones y lo tradicional aunque no me gusten los tradicionalistas. Y es que en esto de las celebraciones hay mucho de trasfondo ideológico, aunque estemos pasando por una racha que la ideología esté mal vista, aunque sea de trasfondo. No es lo mismo celebrar la semana santa empapándote de procesiones, que yéndote al campo, no es lo mismo irte de vacaciones a Benidorm que a Ordessa o no es lo mismo desarrollar en navidad el espíritu navideño, que el crítico, aunque que no sean lo mismo no quiere decir que los dos no sean igual de respetables.

Villancicos

Imagen
Aprovechando que estamos en Navidad os traigo dos audios con villancicos que grabó Mintz.

La visión popular sobre Martínez Becerra

Imagen
Por supuesto que la visión que quiero dar de José Manuel Martínez Becerra quedaría incompleta si no recogiera las impresiones populares sobre su labor. Después de cerca de 40 años como único médico de un pueblo con las condiciones de este en esa época y con las diferencias sociales, culturales y económicas existentes los conflictos y las anécdotas son inevitables. Reflejo aquí la opinión de Isabel Rodríguez Vidal en 1974 y la de Manolo Lago en 1979 que nos ha llegado a través de los estudios de Mintz. Ambas me parecen muy significativas pues recogen el sentir popular mayoritario y aunque no dejan de señalar algunas críticas concretas del médico valoran de forma muy positiva su actuación global general. Y estas opiniones tienen más validez si se tienen en cuenta que la primera se hace para una grabación que se va a llevar a EEUU y la segunda dentro del mundo irónico y crítico del carnaval.

Doctor Martínez Becerra, por Antonio Moreno

Imagen
Recuerdo al Doctor Martínez Becerra; están grabadas en mi mente algunas escenas de mi niñez, cuando me atendió como médico, y también algunos comentarios oídos sobre él a algunas personas de mi entorno. Lo primero que me viene a la mente es un reconocimiento médico en mi infancia, no sé cuál era la causa de la asistencia al médico, pero recuerdo su consulta, la consulta médica de aquella época, con la amplia mesa sobre la que descansaba el estetoscopio y el típico armario blanco de los setenta con puerta de cristal relleno de productos e instrumental médico. Recuerdo su intento de mirarme la garganta con el habitual "palito" de madera y como yo le apartaba la mano y me decía: "Niño, estate quiero, que te vea la garganta".