Entradas

Mostrando entradas de octubre 27, 2013

La Sierra. Las actividades económicas. La caza mayor

Imagen
Siempre se ha cazado en los montes, pero esta actividad se ha convertido en negocio económico, muy recientemente. Actualmente abundan los cotos de caza mayor, en los que se caza el ciervo y corzo preferentemente. Una de las prácticas económicas más importantes relacionadas con la caza mayor es la montería, por sus implicaciones económicas y medioambientales, también, como muchas novelas y películas se han encargado de recalcar, las prebendas políticas han estado asociadas a ellas. En los años sesenta-setenta la caza mayor “legal” llega a la sierra expulsando a otras actividades tradicionales.

Las fotos de los Sucesos. La razzia por la calle Medina

Imagen
El teniente  Sancho Álvarez con el guardia civil García Rodríguez y Gutiérrez como conocedores del pueblo, y  los guardias de asalto Julián García Ginaber, Salvio Ribagorda Gómez o Diego Pérez Pérez...  bajaron por el callejón de la Rica hasta la calle Medina. Allí detuvieron a Juan Grimaldi Villanueva, José Utrera Toro "El Ronquio"  y fueron a la casa de Juan  Pinto González; huido éste, se llevaron a su hermano Manuel que en nada había participado.

El bar de Ignacio "El manco". Por José Luis Pérez Ruiz. "El Santo"

Imagen
Como se puede comprobar en la foto, la entrada al bar,  precedida de un porche cubierto de obra, estaba más dentro de lo que está ahora con dos puertas dobles de madera y cristales, sólo tenía fuera lo que hoy son los servicios formando  un cuartito pequeño con una ventana mediana de rejas que daba al exterior y por donde se podía observar lo que había  dentro: una mesita rectangular, 4 sillas, 4 jugadores, 4 mirones y una baraja de cartas maltratadas y manoseadas impúdicamente por sus propietarios provisionales que de vez en cuando las subían al Olimpo y las precipitaban al Hades, con un golpe seco y violento de nudillos; o bien las mostraban desnudas y boca arriba a la vista del populacho sobre la mesa, de dos en dos, en unos lances salvajes a los que llamaban Brisca o Mus a los gritos de  ¡ te cogí el tres! ¡ pares duples! ¡órdago a la grande! y otros similares que enfervorizaban  a las buco-espumeantes masas que seguían el espectáculo  aglomeradas a la puerta que daba a la barra o…

"Consumir menos, consumir mejor" y la sociedad tradicional benalupense. Las cocinas

Imagen
Tenemos que tener en cuenta que la gastronomía de la época premoderna  estaba caracterizada por la escasez, aunque había diversidad de situaciones dominaba la pobreza en las familias de los jornaleros. Pese a que no sobraba nada o muy poco, la miseria no era la situación tradicional, salvo crisis o hambrunas, como pasó en los años cuarenta o años del hambre. La  gran diferencia de la gastronomía actual y la tradicional, como en otros aspectos, radica en la tecnología. No había  técnicas de conservación y transformación como la actual. Por otro lado dominaba el carácter de autosubsistencia.

La casa de Francisco Coronil

Imagen
Las casas, los bares, las calles... como las personas tienen hermosas y grandiosas historias a sus espaldas. Me comenta mi amigo Nicolás Chori que hay una página de un benalupense de la diáspora que tiene fotos antiguas buenísimas. La busco y la encuentro, es de Alfonso Pérez-Blanco. La entrada se llama la casa de Paco Coronil. Calculó que la foto es de finales de los sesenta o principio de los setenta. Si empezamos a observar la foto por la derecha nos topamos con la calle Cañuelo, una moto, la tajea y el bar España que lo llevaba Teresa Coronil, la hija de Paco Coronil que heredó la mitad de la parcela.

La Sierra. Las actividades económicas. Las prácticas depredadoras

Imagen
La economía depredadora ha sido básica en la sierra, desde el Paleolítico hasta la actualidad. Se entiende por economía depredadora aquella que produce pero no consume. En la zona presenta dos modalidades: la caza y la recolección de frutos. Metemos en este apartado aquella caza que no es oficial, que no pertenece a un coto y que no se hace por deporte. Los percheros eran los que se dedicaban a poner trampas o perchas. Muchos lo hacían en los sembrados con el permiso del dueño y así ambos salían beneficiados pues capturaban a pájaros que les quitaban sus granos. Eran especialistas que comenzaban en otoño y terminaban en primavera. También ponían lazos hechos con cerdas de caballos para pillar conejos. En el mundo de la sierra donde abundaban las pequeñas propiedades –ranchos-, los niños eran los encargados de poner las trampas y pillar los conejos escondidos en las piedras. Los padres también mataban conejos o perdices con las escopetas o también con los lazos los primeros.

Andrés, el Pito. Por José Luis Montes de Oca Bancalero.

Imagen
Creo que la fotografía está tomada en la calle Revuelta antes de llegar a su vivienda, dirección Polavieja, un poco más abajo de las de los Gautier, Bancalero Ordónez y Lara. Antaño, en esa zona las fincas ubicadas entre Calles Medina y Polvieja, salvo la de Miguel Fernández, que limita a sur, con las fincas de los Manéz, --la de la Berengena, la de los Laras, Vera y Clavijo, no tenían parcelas intermedias construidas cara a Polavieja, Eran huertos con, algunos casos, alambradas, pero sin ninguna obra de mampostería.

En carnavales fuera mi casa

Imagen
En 2004 Santo sacó la agrupación El Dornillo. La música y dirección corrió a cargo de su inseparable Manolín Márquez. La comparsa estaba compuesta por "El Landa", Cabrales y "El Peña" en la guitarra, "Paco Toro" en la caja, Gaspar Casas en el bombo y como voces, "Watis", Manolín Márquez, "Reondo", "Tirilla", "Peraltita", "Cani", "El Juanlu", "Torito", "Pilón", "Moi" y "Morfo". Se trataba de hacerle un homenaje al Dornillo, ese templo del carnaval recuperado, como dice en la presentación: "La Colmena fue la semilla y el Dornillo tronco de mi Carnaval".