headerphoto

Manuel Cañas Fuentes y la gripe española. 6


La otra parte del libro rojo la constituyen las firmas de los vecinos. Viene encabezada con lo siguiente: " Los que al fin de este escrito firmamos como autoridades Civil y Eclesiástica de esta Aldea: Certificamos que son grandes los deseos y entusiasmo declarante que a firmar  tienen los vecinos de esta y que reunidos unos cuantos y expresados sus deseos como así mismo en incapacidad de poner sus nombres nos indicaron lo hiciéramos a su nombre y expresáramos lo agradecido que siempre vivirán a tanta abnegación, voluntad y hombría de bien como demostró en la epidemia de esta Aldea. Lo que hacemos y para nuestra satisfacción". Lo firman Agustín Gutiérrez el alcalde pedáneo y Manuel Barberá Saborido el cura.

Hay 115 hombres y 35 mujeres datos que refleja el machismo de la época y como el alfabetismo y el acceso al mundo público era más común entre los hombres que las mujeres. Entre estas dominan las mujeres de las familias más poderosas del pueblo como Manuel Benítez, Antonia Mena, Josefa Sanz, Ángeles y Paz Pérez-Blanco, Ángeles, María y Paz Álcantara, Josefa OlmedoMercedes Muñoz, Rosario Gamero, Francisca Gutiérrez, Concepción Ruiz, María López, Dolores Sánchez, Josefa Bancalero, Ana Marín, Eugenia Camacho, Luisa Vargas, Leonor Estudillo, Manuela Bancalero, Luisa y Nicolasa Vela, Sebastiana García, Francisca de la Flor, Ana Barca de Vela, Nicolasa Jordán de Pérez Blanco, Leonor, Mercedes y Francisca Pérez Blanco. Como veremos aparecen las firmas de la élite social del pueblo compuesta por los propietarios, comerciantes, funcionarios..., pero también firman los jornaleros que vivían en las chozas como Manuel Utrera, Emilio Vargas que se pondría de segundo el apodo de Castelar por lo bien que hablaba, Salvador Estudillo, Diego y Benito Ríos, Antonio y su hijo Salvador Barberán luego famosos en los sucesos, uno porque fue asesinado en la puerta de su casa y el otro salvo la vida milagrosamente, Luis Orellana, Julián González Lago, Fernando Lago (asesinado también en los sucesos del 33), Antonio Grimaldi, Manuel Zumaquero, Juan Villarrubia, Alonso Guillén, José Cabeza o Juan Gallardo por citar algunos. En lo que respecta a las élites aparecen las firmas de los propietarios de bares como Ricardo Rodríguez, José Bancalero o Cristóbal Torres Pacheco" Cristobillas", los miembros de la familia Pérez Blanco, Juan, Manuel y Antonio, el herrador Antonio Alcántara, los guardias civiles Guillermo Hernández Beltrán, Andrés Ruiz Patiño y Juan Sánchez. El municipal Bernardo Villalba, los posteriores alcaldes pedáneos como Luis Guineas, Joaquín Montero o Juan Bascuñana,  los propietarios Andrés y José Muñoz, Manuel Gómez Candón, José y Juan Vela y los médicos Antonio Vela y José Espina, ambos también propietarios y que no ejercían como médicos. De hecho José Espina a raíz de esta epidemia elevaría la renuncia provisional que tenía a definitiva. Lo que un principio parece extraño es que el médico titular Federico Ortiz Villaumbrales no firmase en el citado libro. En el libro los anarquistas de Casas Viejas puede aparecer la causa de esta ausencia.
Abajo foto de Federico Ortiz de Campúa en 1933.
En la presentación de arriba aparecen todas las firmas que hay en el libro, si aparece la de algún familiar tuyo me gustaria que me lo comunicase a mi correo o en forma de comentario en el blog. Gracias.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Merece la pena verse y leerse completo el Libro de Firmas. Por quedarme con una página, me quedo con la nº 21. ¿Tendremos que tomar nota de nuestros antepasados ? El Santo.

Salustiano Gutiérrez Baena dijo...

Cómo familia de Ángeles Pérez aparece al principio,Francisca Gutiérrez,hermana de su abuela,Juana Gutiérrez. Debajo,de estos primeros nombres,está el de Emilio Vargas,que no fue jornalero,ni vivió en choza,más bien,vivía en lo de Diego el de la Peña,hasta un perro que tenía que se llamaba Bobi,iba a por él,a la Peña a recogerlo a la hora de comer,el bueno de Bobi,igual pensaba que iba a recordar el camino de vuelta a su casa.Primero vivía en la calle Rafael Bernal,después,en la calle Cuartel,9.en la cual vivió hasta su muerte,el mes de Febrero del1959,a la edad de 87 años.

carmen cuartero dijo...

Gracias, Norberto, por compartir con nosotros esto, por hacernos saber el magnífico médico que fue tu abuelo el doctor Cañas, y por regalarnos las firmas de nuestros familiares en el libro. He podido ver la de los tíos y primos de mi abuela (Familia Pérez-Blanco Jordán, Bernardo Villalba, Vela)
Mil gracias a tí también, Salustiano, por tu estupendo blog

Salustiano Gutiérrez Baena dijo...

Siempre aprendo algo más de mi abuelo, al que, cada día admiro y respeto más, todo ello gracias a tí, soy consciente de ello, por eso siempre te doy las gracias por los correos. No solo conozco más a mi abuelo sino a los demás hombres y mujeres valientes que nos han precedido, de ellos también me siento orgullosa.
La verdad, no sé si los demás apellidos que encuentro Lago, serían familiares mios.
¿Sabes lo que más llama la atención de este escrito? pues que no tenían tantos prejuicios como a veces se les atribuye a las personas que piensan de otra manera, ya sea politica, religiosa o cultural, aquí, todos iban a una, es decir, había que agradecer a este MÉDICO, Manuel Cañas Fuentes, su trabajo, su voluntad, su valor y como muy bien dice el encabezamiento del texto, lo agradecidos que siempre vivirán a tanta abnegación, voluntad y HOMBRÍA de bien como demostró en la epidemia de esta Aldea. Lo que hacemos para nuestra satisfación ¡Que palabra tan bonita esa de Hombría! hoy desgraciadamente ni se nombra esa palabra. Y ellos están satisfechos de "homenajear" de algura manera a este humilde Médico, se sienten bien al hacer este reconocimiento. ¿Sabes que te digo Salus?, que este esto es simple y llanamente, Hermoso, muy Hermoso y que hoy deberíamos de copiar de alguna manera de estas personas, unidas como tu sabes mejor que nadie en la adversidad y en las alegrías. Creo que en verdad es un texto para reflexionar.
Manuela Lago