José Manuel Martínez Becerra


José Manuel Martínez Becerra fue un médico que estuvo la friolera de 39 años ejerciendo la medicina en este pueblo. Sin duda es el profesional de la medicina que más tiempo la ha ejercido en Benalup-Casas Viejas. Por ello, pero también por su importancia cualitativa (cultural, económica, social, política…) en la vida de un pueblo con las circunstancias del nuestro en la época que le toco vivir, el franquismo, me parece que tiene todo el derecho del mundo a ser calificado como benalupense, por más que la partida de nacimiento diga que nació en Barcarrota (Badajoz). Además el hecho de haber educado a sus cinco hijos aquí y estar enterrado en el cementerio benalupense, más todos los lazos de amistad entre las diversas familias que se mantienen lo hacen ser un personaje histórico importante de este pueblo.



Sin embargo, pese a que el ambulatorio lleva su nombre, su figura es poco conocida en Benalup-Casas Viejas. Yo tenía algunas referencias vía las diversas anécdotas que se cuentan. Sabía de la importancia que le dio a la educación de sus hijos, hasta tal punto que consiguió que los cinco estudiaran carreras universitarias ( dos farmacia en Granada, una Medicina en Cádiz, otro Ingeniero de Caminos en Madrid y un quinto aparejador en Sevilla) habiéndoles preparado él íntegramente el bachillerato en casa. Pero no conocía ni causas, ni detalles. Conocía de su sapiencia política en el pueblo. Me han contado decenas de veces la pregunta que le formuló al ministro García Diez cuando en la transición vino a dar un mitin sobre si un país tan pobre como España podía costearse los gastos de 17 países pequeñitos (las futuras autonomías), tampoco sabía más pormenores. También me habían comentado su poca propensión a recetar medicinas, o las circunstancias generales en las que desarrolló su profesión, pero no tenía conocimiento de las circunstancias concretas en las que se desarrolló su labor médica. 


Hace unos días un amigo me facilitó el email de su hijo Francisco José. Le escribí y me facilitó el discurso que dio su padre el 1 de noviembre de 1981 con motivo del homenaje popular que se le hizo en la casa de la cultura de Benalup, ahora llamada centro cultural Jerome Mintz. También sendos escritos sobre como estudiaron él y sus hermanos en su casa y algunos datos biográficos. Con esto, más material que yo tenía sobre él gracias a Mintz he montado seis entradas sobre José Manuel Martínez Becerra. Como siempre escribo en estos casos, se trata de centrarse más en el personaje que en la persona, de incidir en las circunstancias generales que rodearon su labor más que de ensalzar o criticar cuestiones personales, en definitiva, de aprovechar el personaje para conocer y profundizar sobre la época en la que le toco vivir. De 1939 a 1978 en Benalup de Sidonia se soportaron unas duras condiciones de vida, económicas y sanitarias. Las condiciones de trabajo no fueron fáciles para un solo médico. Las 24 horas de un día dan para muchas emergencias y necesidades médicas. Pero también fue épocas de grandes transformaciones. Se paso de algo más de dos mil habitantes, a más de cuatro mil. De la inexistencia de la clase media al inicio y consolidación de ella. De la carencia de material y medios sanitarios al comienzo de otra época que nos llevaría a la situación médica actual. Me parece muy interesante conocer en profundidad esta etapa, a través de la figura de José Manuel Martínez Becerra para que sabiendo de donde venimos sepamos valorar donde estamos y lo que debemos defender. Volvemos a atravesar tiempos duros.

En la fotografía José Manuel Martínez Becerra en 1974

Comentarios

De D. José M. Becerra -Martínez se solía omitir- se oían miles de anécdotas, comentarios graciosos o desesperantes, dependía del resultado que el paciente recibía o si de que su enfermedad se curase o no.
Hace pocos días, antes de tus entradas, ya comenté en i blog una muy significativa ante la tesitura de tomar decisiones por las fuerzas del orden en el puente del Aguijón. "digan que son turistas".
Pero ahora vengo a apuntar aquélla que me afectó directamente, cuando jugaba en el CD Benalup, pues, dada mi aparente débil constitución -craso error pues yo corría más que nadie-- le sugirieron la injección de algún producto vitamínico, a lo que el galeno respondió: ¡¡Qué coño vitaminas. Lo que necesita son buenos bocadillos de jamón!
No obstante,me recetó 24 ampollas de no sé qué producto vitamínicoque, al parecer surtieron efetos.
ocadebenalup

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV