"Consumir menos, consumir mejor" y la sociedad tradicional benalupense. Las chozas



Hace unos años, cinco por ejemplo, no me hubiera atrevido a plantear que la choza pueda tener algunos elementos positivos a tener en cuenta cuando se plantea el tema de la vivienda. Hoy, como diría Butragueño, bueno si, pero no. Dice Toni Lodeiro en “Consumir menos, consumir mejor” : “Las construcciones tradicionales nos dan lecciones de bioconstrucción. Materiales del entorno (madera, piedra, barro...). Abajo, el ganado para aportar calor. Arriba, el camarote para parar parte del frío (y conservar allí –sin cámara eléctrica– manzanas, patatas...). Al Sur, la fachada principal, con más ventanas y más grandes para aprovechar la luz y el calor; y al Norte menos y más pequeñas (o ninguna) para evitar el frío. Ventanas pequeñas en zonas frías y toldos para parar el sol en climas cálidos... La antítesis son los modernos edificios corporativos con paredes de cristal sin ventanas practicables y sin protecciones solares. Son sumideros energéticos que no protegen del calor ni del frío”.
Sobre las ventajas y los inconvenientes de las chozas se ha hablado mucho, el siguiente texto de De Pedro Mario Herrero de 1968, resume posiciones: “Dicen los ricos: Chozas también las hay en Madrid. El tejado de paja abriga más en invierno y quita calor en verano. Si pusieran tejados de Uralita sería terrible. Por otra parte, a ellos les gusta vivir así. Cuando un alcalde de Sevilla suprimió las chozas y les pusieron en casas, ellos quemaron la madera del piso y vendieron las tuberías.
Dicen los pobres: ¿Calor en invierno? ¿Frescor en verano? Entonces, ¿por qué no hacen ellos sus cortijo con techo de paja?"





Estamos en el 2013, evidentemente las viviendas actuales tienen unas calidades que no resisten comparación alguna con estas chozas que llegaron hasta los años setenta, aunque la crisis que estamos pasando nos indica que se nos ha ido la fuerza por el ladrillo. Aunque todas las comparaciones son odiosas, la que podamos hacer entre las viviendas actuales y tradicionales en Benalup-Casas Viejas son, además muy complejas. Es cierto que la choza, vivienda habitual y tradicional de esta zona, tiene unos inconvenientes palpables, como la debilidad ante el fuerte viento de levante, el fuego u otra incontinencias naturales, lo mismo que es exponente de unas condiciones de vida peores que las actuales. No obstante, hay dos precisiones que hacer. La choza es la vivienda habitual de una serie de personas en un lugar y un momento concreto que refleja unas condiciones muy precisas. En segundo lugar, al mismo tiempo que inconvenientes presentan una serie de ventajas que pueden ser muy útiles en las circunstancias actuales. La choza responde a un modelo sostenible de vivienda ya que los materiales necesarios para su construcción son baratos y asequibles. La castañuela es el principal y abunda en los arroyos, barrancos o en la antigua laguna de la Janda. Su adaptabilidad a las condiciones climáticas naturales también es otro punto fuerte. Este pasto bien sujeto y amarrado, no dejaba pasar el agua, el frío o el calor. Benalup-Casas Viejas por sus especiales circunstanciales históricas y geográficas ha sido uno de los últimos lugares de España donde ha habido chozas y posee un patrimonio fotográfico de ellos realizado por Jerome Mintz. 



En un momento de crisis y cambio en la construcción, en un momento donde se impone consumir menos y consumir mejor, en donde es un activo la adaptabilidad al medio físico, al climático y la sostenibilidad ambiental parece que sería un tremendo error dejar perder ese inmenso patrimonio cultural que representa los saberes en torno a la construcción de la chozas. Conocimientos que todavía atesoran algunas de las personas mayores que viven con nosotros y que se perderán en donde habita el olvido si no hacemos algo para evitarlo. De hecho se observa un lento resurgir de algunas techumbres de paja para restaurantes, fundamentalmente. Ello nos hace pensar que en un futuro no demasiado lejano el trabajo con la castañuela pueda convertirse en un yacimiento de empleo importante. Por supuesto que no soy partidario de volver a la choza como vivienda habitual, pero creo que sería interesante diseñar algún tipo de estrategia para que no se perdieran esos conocimientos que todavía hay personas mayores que atesoran.
 Las tres fotografías son de Jerome Mintz
 

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV