headerphoto

Cierre de jornadas de Mintz en el Pumarejo




¿Qué relación tienen José Luis Tirado, cineasta autor de títulos como Paralelo 36, la liga de los olvidados o el caso Rocío, con Amaranta Cano, la hija de Carlos Cano, Ángel del Río, delegado de Amical Mauthausen en Andalucia, además de miembro deASANA, Javier Escalera  profesor universatario de la UPO,  Agustín Coca alcalaino de pro y también profesor de la UPO con Pepe González, con los componentes de la comparsa del americano o conmigo?  Y además todo ese coctel en un lugar tan emblemático para la resistencia y el compromiso como el centro vecinal del Pumarejo, en el barrio de la Macarena en Sevilla.

Ayer 5 de diciembre, con un poco de retraso por los problemas técnicos que han sido habituales en estas jornadas (salvo en Casas Viejas, donde si hubieran pasado uno que yo me sé no hubiera resistido) se cerraron, por ahora, las jornadas que ha coordinado Agustín Coca sobre Mintz un andaluz de Indiana.
Empezó el acto Ángel del Río presentando a los participantes del acto. Continuo José Luis Tirado quien nos mostró y explicó algunos fragmentos de su obra cinematográfica. A continuación Amaranta Cano centró su intervención en la obra y el legado de Carlos Cano. Javier Escalera trato sobre Andalucia y el compromiso. Yo hable sobre el legado de Mintz. Agustín Coca agradeció la participación de los distintos colectivos y personas en estas jornadas. Cerró las intervenciones orales José González agradeciendo desde la asociación amigos de Mintz la realización de estas actividades. El broche final fue para la actuación de la comparsa del Americano, que como siempre, volvió a ponernos los pelos de punta y cosechó un gran éxito entre el público que nos acompañaba. El tercer tiempo para un refigerio a base de productos vegetales.




Mientras que de vuelta para Casas Viejas en el autobus escuchabamos una antología de coplas carnavalescas que los miembros de la comparsa improvisaban reflexionaba sobre todos los incidentes, obstáculos, dificultades… que ha habido en la realización de estas jornadas. Y la verdad es que parecen y son minusculas. Sobre todo si comparamos la sensación de incredulidad y utopía que sentí yo cuando en la puerta del teatro 20 de marzo José Luis Gutiérrez le propuso a Agustín Coca, hace ahora cuatro años, que la universidad Pablo Olavide diera a conocer la obra de Mintz a través de la organización de unas actividades y la certeza actual de que se han realizado aderezado todo ello con la satisfacción que aportan las cosas bien hechas. Pero además el cierre de estas jornadas habia tenido una especial significación. En el Pumarejo, aquel barrio que fue el último en caer en la Sevilla del 36 o que su centro vecinal se ha signficado en los últimos años por sus actuaciones de compromiso y resistencia, nos juntamos gente tan distinta y tan diversa como la ya relatada. Tratando temas, que un principio, podría parecer que no tenían conexión entre sí. Por supuesto que había nexos comunes; la persistencia, la empatía, el conocimiento, la lucha por la dignidad, la recuperación de nuestra historia, Andalucía… palabras todas ellas que en inglés se traducen por Jerome Mintz; un andaluz de Indiana.

0 comentarios: