Manuel Casas Fuentes y la gripe española. 4

Si el Ayuntamiento de Medina agradeció oficialmente la labor del médico durante la epidemia, la población de Casas Viejas organizada por el alcalde pedáneo y el cura le mostró su agradecimiento eterno. Además del anillo regalado ya comentado por suscripción popular y la afectuosa despedida, el cura coordinó la realización de un libro para regalárselo en el que se distinguían dos partes, por un lado una obra de teatro corta que el mismo escribió reflejando los días de la gripe y por otra las firmas y el agradecimiento escrito de la mayor parte de la población de Casas Viejas. Dicho libro me ha sido enviado por el nieto Norberto Grandiz. 

Veamos primero la obra de teatro
Cogido al vuelo
La escena es una calle de Casas Viejas. Hora. La que más agrade al lector. Época la de gripe reinante. Personajes. Paco el Lobao, viejo campesino carbonero bruto como un chaparro pero de un corazón grande. Manolillo el Patozo, muchachote pinturero, charlatán, poco trabajador y muy amigo de la taberna. Antonia y Paca dos muchachas de las de chipen, de esas que quitan el sentido y hacen que el hipo nos mareen, vienen de la fuente, la una con ropa limpia y la otra con un cantarillo que lleva sobre una de sus caderas. Se encuentran primero con Paco el Lobao que viene con un vaso, un cantaro, una botella y unos cuantos papeles en la mano. 
Antonia.- Ande se va… seño Paco…
Paco.- En busca der seño Cura que isen que es er que reparte ahora la Melania. 
Paca.- ¿Cómo anda la seña Mari Pepa? ¿Dicen que anoche le dio una media congestión?
Paco.- Mi muje es de las que van a roa, no fase más que icirme ¡Ay Paco e mi arma! ¡yo me voy! Este mardito costao… esta mardita tos… y aluego respirando más que un vendaval… mia tu ella lo retemira que siempre fasio conmigo y ahora ni na… ni na.. con las piernas al aire y poniendo unas miajas que impone…
Antonia.- (sonriendo) Eso será de la misma gripa, porque dicen ataca ar chicharo lo suyo.
Paco.- En buen añito ha venio la gripe a visitarnos, aluego dispues que se me quemo el pajar y hasta la choza salio ardiendo, hemos caio primero mi mujer, aluego Bartolillo, después la Colasa y ahora la chiquilla esa que va a ce mi nuera.
Paca.- Y gracias que tenemos un meico?
Antonia.- Y que vale una millona, por lo bueno, porque tie un corazón de oro y porque es mu retesimpatico ¡que lástima no fuera una señorita!
Paco.- Si no fuera por eso… mecachis… el otro dia cuando lo de Bartolillo que fui yo a llamarlo serían las tres e la maruga… mira se debajo de la cama como un relámpago y escarzo con los pelos como un erizo y corriendo como un gamo, llego a la choza, se arremango metió mano a un pinche, ensorbio un liquio que traía en una botellita y cataplum se lo metio entre pecho y esparda  y na que a la hora me peia un cigarro y se quería tomar hasta un cafelito.
Antonia.- Po eso no es na. Si tu vieras lo que le puso a mi prima Micaela la del rancho, en cuantito llegó saco der bolsillo una borsita y saco una cosa mu larga con dos rabos, ca raba se lo puso en las orejas y lo otro se lo puso en er corazón y a la media hora ya  estaba sarvatia, charlando como si tar cosa.
Manolillo.- (que viene silbando calle arriba y requiebra a las niñas) ¡Ay comare e mi arma ¡que ganas tengo que sa cabe la gripe a ver si er cura me pue casá.
Antonio.- Quien va a tene estogamo: ¡Sardina! Que esta como un bacalao
Manolillo. De los sufrimientos hijo, si tu superas los que pasa un pobrecito que no tie mas cancha que la imaginación
Paca.- ¡Sufrimiento!... del apio… hijo del apio.
Paco.- Po yo me marcho… a ver si er cura tie poca gente… aye me tuvo cuasi to a la prima esperando pa que me fechara un poco de agua con un soplo de puerros amarillos
Manolillo.- Y la niña, como esta seño Paco… me dijeron anoche que no sabia… yo en des luego comprendi que eran cosas er vurgo… aunque na tie de raro porque se mueren la gente sin que se entere uno de na.
A que no sabe tu cuando me entere yo de la efunción e Currillo… Pos oye… que me encontré con su mujercita… vaya una ruina para un pobre… enluta comprándose unas gafas negras porque a fuera e llora se confundio los boquetes. (Rien las muchachas)

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV