Los médicos de Casas Viejas

Sin duda la profesión médica es una de la que más trascendencia tiene en los pueblos pequeños. En el caso de Casas Viejas donde las condiciones de vida fueron paupérrimas hasta fechas recientes el papel del médico ha jugado siempre una importancia vital. Su centralidad no sólo se debe a su papel en las cuestiones sanitarias, sino también a su trascendencia social, económica, cultural y política. En el libro de la Tierra hay un artículo titulado Los primeros médicos del pueblo.
Dice así: "En 1868, al mismo tiempo que aparece la figura del Alcalde Pedáneo, el Gobierno Civil ordena la creación de un puesto de médico. Don Antonio Vela se traslada a Casas Viejas en 1883 para ejercer la carrera de médico. Compagina su tarea de médico con la de empresario agrario al dedicarse también a comprar y vender parcelas. En 1901, una sobrina suya se casa con don José Espina, otro médico procedente de Extremadura y don Antonio Vela le pasa el relevo de la práctica de la medicina a su sobrino político. 
En 1909 don José Espina prefirió el papel de administrador al de médico e hizo venir a su cuñado don Federico Ortiz para que tomara su plaza. Las familias de don Antonio Vela y don José Espina se convirtieron en las más poderosas y prestigiosas de Casas Viejas (la familia Pardo Figueroa no vivía aquí y estaban a otro nivel). Al prestigio social de una profesión como la de médico en una aldea rural (con los problemas sanitarios que tenía Casas Viejas entonces), había que unirle su poderío económico, proveniente de la posesión de las tierras. Este prestigio social de los médicos hay que contextualizarlo dentro de una sociedad agraria en la que una inmensa mayoría de sus miembros vivían en pésimas condiciones de sanidad y alimentación, produciéndose innumerables enfermedades (se ha calculado la esperanza de vida por esta fechas para el jornalero en treinta y cinco años). De esta forma el médico no era considerado un profesional cualquiera. Es justo reseñar que a veces los médicos no sólo no cobraban por sus servicios, sino que además ayudaban económicamente a sus pacientes. Los médicos posteriores conservaron ese prestigio social aunque no el poderío económico: don Alfonso Pérez-Blanco, don Rafael Bernal, el Doctor Becerra, doÁngel..., fueron médicos que ejercieron su profesión en este pueblo y dejaron una profunda huella en él. De hecho, hasta fechas muy recientes era tradición que el médico del pueblo formara parte de las autoridades en la procesión de Semana Santa, junto al cura, el Alcalde, el maestro y la Guardia Civil".



El nombre de Manuel Cañas Fuentes les dice muy poco a los benalupenses actuales. Sin embargo, aunque tuvo muy poco tiempo ejerciendo en el pueblo, por el momento que lo hizo y las circunstancias en las que le toco trabajar su labor fue muy importante. Un nieto suyo que vive en Francia,  cerca de Estrarburgo, ha entrado en contacto conmigo y me ha enviado unos documentos muy interesantes que no sólo reflejan la gravedad de la gripe española en 1918 en Casas Viejas, sino también las circunstancias económicas, sociales y políticas que rodeaban al pueblo. 



El nombre de José Manuel Martínez Becerra es más conocido. Este es el nombre del ambulatorio y en el Tajo hay un huerto con ese nombre. También como ejerció hasta hace unos 35 años muchos benalupenses lo recuerdan y saben de su labor. He entrado yo en contacto con Francisco José Martínez Guerra, el hijo del médico Martínez Becerra y me ha dejado una serie de documentos muy interesantes para conocer la medicina y sus circunstancias durante el franquismo. Así que he realizado una serie de entradas sobre estos dos médicos que van a ir apareciendo durante este mes de noviembre y principios de diciembre. Espero os gusten.
En la fotografía José Espina Calatriú.

Comentarios

francescogol ha dicho que…
Hola,
He leido su entrada, le agradezco mucho por su interes sobre mi abuelo Manuel Cañas Fuentes.¡enhorabuena por todo el trabajo que usted hace de una manera general en este blog!
Norberto Grandiz

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV