headerphoto

Las campanas del éxito de uno de los nuestros

Acabo de enterarme que Antonio González González, benalupense de la calle Cucarrete, ha sacado el número 1 en un proceso de selección que da derecho a una beca de comercio internacional, posiblemente 18 meses en New York. En total se apuntaron unos 1400 de los que al examen se presentaron unos 500, aprobaron 60 para 50 plazas. Los 60 que pasaron el primer corte hicieron un curso de comercio exterior en la escuela de negocios ESIC. El número 1 de estas becas de internacionalización extenda 2013 da derecho a elegir destino en primer lugar. Puesto que ha sido obtenido por nuestro Antonio.
Cada uno de estos 50 van a una de las oficinas comerciales que tanto Extenda como el ICEX (Instituto español de comercio exterior) tienen por todo el mundo. La beca es de un año de duración en la oficina y otros 6 meses después en alguna empresa andaluza que exporte o se quiera implantar en el país donde haya estado el alumno becado. Las funciones a realizar en las oficinas serán ayudar a las empresas andaluzas a vender en el exterior (organizándoles agendas con socios locales, acompañándoles a ferias, asesorarles en temas legales, comerciales...)



La noticia me ha producido una gran alegría. Personalmente soy amigo de Antonio y lo conozco hace ya mucho tiempo, casi veinte años. También mantengo relaciones de fuerte amistad con su familia y sus amigos (y amigas, je, je, je...). Así que creo que a Antonio le ha tocado el gordo de la lotería, y de alguna manera o forma, yo también soy agraciado con ello. Evidentemente es el que ha metido tantas participaciones que se ha hecho justo merecedor del premio, pero los demás nos apuntamos a la fiesta.  Pero el hecho de que traiga la noticia a este blog tiene más que ver con la satisfacción colectiva que personal.



Antonio estudió en el C.P Padre Muriel, el IES Casas Viejas y la UPO Pablo de Olavide, las tres instituciones educativas públicas. No le dí nunca clase en su etapa del IES, pero estuvimos de viaje juntos en Italia (Voy camiando por la vida,/sin pausa, pero sin prisas/procurando no hacer ruido vestio,/con una sonrisa,/sin complejo ni temores,/canto rumbas de colores/y el llorar no me hace daño siempre/(y) cuando tu no llores) y Granada. Era de la gente de CCSS y Humanidades aquellos que decían que eran los patitos feos de la generación y  este no es más un ejemplo de la falacia del tal planteamiento.  Como la mayoría de los alumnos del IES Casas Viejas recibió clase en un centro que además de darle especial importancia al clima de convivencia entre alumnado y profesorado (siempre me acordaré de su difraz de Rafa) y a las actividades  extraescolares y complementarias mostraba su mayor interés en atender la diversidad de intereses y ritmos de aprendizaje de sus alumnos. Antonio fue compañero de estudiantes que no tenían sus capacidades y motivación, pero eso no fue obstáculo para que el centro le ayudase a que llegaran en sus estudios a las cotas más altas posibles. Tampoco para que se trataran, se llevasen y se comportarse como lo que siguen siendo la mayoría; amigos y camaradas dispuestos a ayudarse y pasar la difícil etapa de la adolescencia juntos. Le he leído varias veces a Antonio alabar a su generación y a sus amigos como algo propio y renunciable de parte de su vida.  Posiblemente esta navidad la generación de Antonio vuelvan a quedar para la cena anual, espero que te año se tomen un cubata a la salud del premio conseguido y otra a la mía, ya que yo no puedo.... 




Y el caso de Antonio no es una excepción en esta generación, la que bautizamos con el nombre de generación record, por ser la primera que estuvo seis años en el IES (cuatro de ESO y dos de bachillerato), por lo bien que combinaban la devoción con la obligación, por los resultados que obtuvieron y que continúan en la actualidad (hay varios que son profesionales cualificados de la enseñanza, de la sanidad, de la gastronomía… y lo que te rondaré morena pues solo hace siete años que terminaron en el IES)



Sé que a Antonio no le va a gustar demasiado este artículo, le dará cierto rubor y vergüenza, pero  creo que con la que está cayendo en contra de la educación pública y la necesidad de la atención a la diversidad, casos como este que demuestran que es totalmente compatible la equidad con la excelencia son  necesarios que tenga la difusión pertinente, porque las cosas tienen la importancia que nosotros les demos y porque las palabras conmueven pero los ejemplos arrastran. Ya no son los americanos los que vienen a estudiar Casas Viejas, ahora son los casasviejeños los que van a trabajar y estudiar a EEUU. Gracias Antonio y no te extrañe que utilice la parte de lotería que me afecta y aproveche que el Pisuerga pasa por Valladolid para visitarte en la capital del mundo mundial, como hice alguna ocasión con Sevilla. Pero insisto, me alegro más porque este éxito, además de personal, lo es de un estudiante que siempre ha estudiado con  beca, en instituciones públicas y que pone en evidencia que la convivencia y la socialización entre iguales es uno de nuestros mayores activos. Por eso las campanas del éxito suena por él y un poquito por todos nosotros. Al menos los que creíamos y seguimos pensando que la educación sirve y ayuda a superarnos y crecer como personas, a cada cual según sus intereses, necesidades y motivaciones. 

1 comentarios:

Jose Luis Montes de Oca Bancalero dijo...

Acabo de leer tu entrada y entiendo que, como tal vez comenté anteriormente en algún otro post, vuestra labor de magister en Benalup-Casas Viejas es encomiable,lamentando los que somo ya viejos, que estas circunstanicas no existieran en lá época