La Sierra. Las actividades económicas. La caza mayor

Siempre se ha cazado en los montes, pero esta actividad se ha convertido en negocio económico, muy recientemente. Actualmente abundan los cotos de caza mayor, en los que se caza el ciervo y corzo preferentemente. Una de las prácticas económicas más importantes relacionadas con la caza mayor es la montería, por sus implicaciones económicas y medioambientales, también, como muchas novelas y películas se han encargado de recalcar, las prebendas políticas han estado asociadas a ellas. En los años sesenta-setenta la caza mayor “legal” llega a la sierra expulsando a otras actividades tradicionales.
El ciervo que estaba a punto de desaparecer fue reintroducido y a su vez casi hace desaparecer al corzo. La alta densidad de ciervos, 20 por 100 hectáreas,  hace que otras actividades como la cabra, la oveja o el cerdo desaparezcan, con la consiguiente matorralización. También se ha producido la llegada de otras especies alóctonas  como el gamo, con el consiguiente perjuicio a las consiguientes alógenas. Águilas y otras rapaces han sido sometidas a una gran presión a favor de especies foráneas como el faisán. 



La caza mayor es la actividad económica más importante de la sierra, genera beneficios económicos, por la venta de puestos, por la contratación de batidores y secretarios, por el pago de los  perros en las realas, o las diversas guarderías. La caza mayor ha sido la gran beneficiaria de los cambios surgidos en los años sesenta, del éxodo rural y del vaciamiento de la población de la sierra. Prueba de esta importancia son proyectos como el aeródromo que proyecta construir la finca de las Lomas en terrenos de su propiedad para fomentar las actividades cinegéticas de esta finca. 



Las implicaciones medioambientales de estos cambios son muy importantes. El venado que estuvo a punto de su desaparición en los años cuarenta, en los sesenta es reintroducido de tal forma que en la actualidad ya no sólo podemos hablar de explotaciones ganaderas de carácter extensivo dedicadas al venado, sino que también las hay de carácter intensivo. Últimamente parece que el corzo puede arrebatarle el primer puesto al venado, ya que es la especie cinegética por la que más están pagando actualmente. Ello parece una buena noticia porque su cría necesita que se limpien grandes extensiones de terreno para que nazcan brotes nuevos que sirven de alimento a estos animales. El ciervo sin embargo ha hecho que los bosques quedaran sin limpieza ya que este animal necesita de arboledas para protegerse y alimentarse... Según nos informan expertos en el tema el corzo ibérico es diferente del de Europa central y oriental lo que ya está haciendo que cazadores europeos acudan a la zona a cazarlo. Parece que estamos ante un mercado de esos que llaman emergente. Pero la presencia de cazadores en la zona no es nueva. Grandes personalidades de las élites políticas y económicas de España llevan ya mucho tiempo viniendo a practicar este deporte a la zona. El Libro de la Montería escrito por orden de  Alfonso XI y realizado entre 1340 y 1350, es un testimonio de primer orden sobre la riqueza cinegética de la zona y como venían a cazar osos al área grandes personalidades de la vida política de la época. Más tarde personajes como Franco, Juan Carlos, familias aristocráticas, banqueros como Botín o grandes industriales son algunos de los grandes oligarcas que han cazado y siguen cazando en la zona. En la actualidad sobran venados, la caza también se ha resentido con la crisis y su excesiva densidad crea grandes prejuicios a la fauna y la flora de la sierra. 

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV