La Colmena. 1

Hay tres periodos de la historia del pueblo que me atraen especialmente, el final del siglo XIX, la segunda república y la transición 1975-1983. De este último, aunque el más reciente, no es el que más sabemos. Siempre que se aborda sale a relucir, lo que un amigo mío ha llamado el triángulo mágico de la transición popular, espontánea y natural;  Colmena+Dornillo+Cueva = Cante Flamenco + Carnaval + Maratón (fútbol)+Reactivación del proceso de Segregación.
Evidentemente  tenemos que entender que significó en el pueblo el franquismo, la modernización social y económica de los sesenta y principio de los setenta para comprender la eclosión de todo tipo que tuvo lugar en la transición. Es como cuando se destapa la válvula de la olla express. Y en ese torbellino de actividades e inquietudes que estallan, el bar la Colmena siempre aparece en el centro del puzzle que se forma. Lo que entendemos por bar La Colmena estuvo abierto relativamente poco tiempo, del 75 ( y no creo que sea casualidad que la fecha coincida con la muerte de Franco) hasta finales del 78. Ya vimos en otra entrada de este blog que la parcela era propiedad de Francisco Coronil. A su muerte la parcela se divide en dos partes, a la derecha para Teresa, a la izquierda para Manolo Coronil, que luego lo permutaría con su cuñado Ignacio Sánchez. Más tarde Peñita arrienda el bar España, el de la derecha para su cuñado de la Yeguada Pérez Cárdenas. Este se cansó y Peñita se lo dejó a José Gómez, un benalupense que había nacido en la Línea que se había trasladado al pueblo. Mintz en Las Coplas de carnaval dice "Pepe Colmena, que había trabajado como camarero en Londres, alquiló un espacio para abrir un bar que pronto se convirtió en un centro para la juventud" .



Cuando Mintz habla de este lugar central que ocupa la Colmena entiendo que se refiere a algo más que a un sector concreto de la población. Muchas de las personas con las que he hablado sobre este bar centran su trascendencia en la innovaciones políticas, sociales y culturales que trajo apareadas. Es significativo que el uso del catavino se extendiera para todos los clientes y tipo de vinos, no sólo para los exquisitos. Todos los bares son lugares propicios para la socialización y la mezcla de distintos sectores sociales, pero en este caso estamos en un momento y lugar especial. Un curioso bar que fue testigo de todas las inquietudes políticas y culturales de aquella época. El carnaval, el maratón, el proceso de segregación... tuvieron su epicentro en este bar



Como dice Pepe Colmena, el alma mater del establecimiento, “sin quererlo poco a poco se convirtió en el bar más emblemático de la época con reuniones de todo tipo, gente de campo, de pueblo, empresarios, maestros… en fin un lugar muy plural en donde todos hablaban con todos. La Colmena fue sede de reuniones muy  variopintas. Allí se encontraban los remolacheros, después de un día agotador, los albañiles cuando daban de mano, los de astilleros todos los sábados a mediodía, a estos incluso los esperaba a que llegaran, forofos del fútbol, pero sobre todo fue el sitio en donde se fraguaron los nuevos carnavales…” La Colmena solo vivió unos carnavales, los de 1978, pero allí se formó una de las agrupaciones más significativas del carnaval recuperado, Los Segaores, que aunque abordaban muchos temas y aspectos dominaba la inquietud y la obsesión del momento: La Segregación de Medina Sidonia. Como dice Pepe Colmena: “Era un hervidero de la recién recuperada libertad, se hablaba sin miedos cuando en otros sitios no se atrevían a hacerlo. Se opinaba, se discutía y sobre todo se manifestaba el deseo de autogobernarse sin tener que contar con Medina. Allí se citaban los miembros del PSOE, aún en la clandestinidad, para sus posteriores reuniones en casa de Mª Luisa”. 

Comentarios

francescogol ha dicho que…
Buenos dias

Me llamo Norberto GRANDIZ y soy frances, le escribo desde Francia para decirle que en el pueblo de Casas Viejas en enero de 1918 mi abuelo que era un medico español fue mandado por los servicios sanitarios de Cadiz para intentar de salvar vidas en este pueblo de Casas Viejas donde muchos murieron de la gripe española. Mi abuelo se llamaba Manuel Cañas Fuentes, nacio en ROTA y se quedo todo el mes de Enero 1918 (15 años antes de los sucesos)en Casas Viejas. Tengo si le interesa paginas del diario de cadiz de este suceso, y un libro de oro en el cual todos los vecinos de Casas Viejas escribieron para agradecer a mi abuelo joven medico justo diplomado de la facultad de Sevilla...

Perdoneme por mi español...
Salustiano Gutiérrez Baena ha dicho que…
Claro que me interesa muchísimo. Mi correo es salustiano.gutierrez@gmail.com ¿el suyo?

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV