"Consumir menos, consumir mejor" y la sociedad tradicional benalupense. Los productos culinarios.

Con la llegada de la modernidad y las técnicas industriales aplicadas a la comida, se está imponiendo la industria agroalimentaria y se está perdiendo el carácter local y temporero de los productos culinarios dominante en la sociedad tradicional. De ello habla Toni Lodeiro: " "Nuestras madres y abuelas hacían la compra y la comida a diario e invertían tiempo en ello. Hoy compramos una vez a la semana, con prisa, y los alimentos elaborados suponían ya en 2003 el 45% del total vendido (un 8% más que en 2002). Hace 20 años la comida se llevaba la mayor parte del gasto familiar. Hoy no llega a la cuarta parte. 

• Acostúmbrate a comprar según el mercado, lo que haya fresco, local, de temporada, barato... El producto fresco de temporada tiene muchas ventajas: es más saludable, tiene más vitaminas y minerales sin ingredientes ocultos (grasas vegetales, azúcar y sal,aditivos); y es más ecológico pues necesita menos conservación (química, cámaras frigoríficas, envases) y menos métodos consumistas de cultivo (invernaderos, más riego y plaguicidas...).
Además estamos perdiendo el encanto de esperar con ilusión las temporadas de los alimentos, y el conocimiento de nuestro entorno y su clima. Perdemos la consciencia de depender de una naturaleza con ritmos y límites, interiorizando una peligrosa sensación de omnipotencia de los seres humanos.  Consumir variedades locales fomenta la agrodiversidad y cultivos adaptados al entorno. Con productos locales y de temporada tenemos variedad de sobra. Casi todas las culturas se alimentan básicamente de un cereal o tubérculo y una legumbre (arroz o maíz y frijoles, por ejemplo). No necesitamos ningún suplemento ni alimento exótico". 
En el audio Juan Pinto y Pepe Pareja de 1966 cuenta a Mintz como eran las comidas en el campo. En estas se ven como dominaba absolutamente los productos locales y la dieta mediterránea. Hablan de la miseria de los años cuarenta, de la preponderancia de los gazpachos, del monopolio del pan  y los garbanzos, de las gañanías o de la calidad del aceite.
Dónde comprar 
En mercados municipales algunos de los puestos son de agricultoras que venden directamente sus productos. Los comercios pequeños ajustan mejor los pedidos y no tiran tanta comida. Además se abastecen en los mercados centrales, que es donde venden los agricultores locales
A quién comprar • Alimentos caseros, sin código de barras. Hay pequeñas productoras que tienen unas colmenas, una huerta o unas ovejas pero no les merece la pena “legalizarse”. Los
quesos madurados en el suelo de cuevas en las montañas de Picos de Europa –como se ha hecho desde “siempre”– no cumplen las condiciones de sanidad –hay que madurarlos en cámaras–. Nos come la burocracia. Los productos “piratas” normalmente son artesanos y de calidad ¿O es
que ofrecen más confianza los alimentos de la gran industria que han pasado todos los controles?
Comida silvestre
Por los campos, a veces incluso a pocos minutos andando de las ciudades, crecen naturalmente alimentos y condimentos que podemos recoger mientras paseamos. Setas y hongos, frutales silvestres o abandonados, verduras (diente de león, ortigas... para cocinar o para ensaladas),
hierbas (hinojo, menta silvestre, laurel, orégano, tomillo, manzanilla...).




Ya he comentado como debido a la crisis y a cierto agotamiento del modelo gastronómico industrial se observa en Benalup-Casas Viejas cierta tendencia por consumir productos ecológicos o productos adquiridos directamente al agricultor, ganadero o personas que lo cocinan y preparan ellos mismos. En cuanto al consumo de productos silvestre en esta zona siempre ha sido una de las bases de la alimentación y ahora lo sigue siendo. Termino este post con la transcripción del audio de Pepe Pareja y Juan Pinto sobre las comidas en el campo en la sociedad tradicional: ""P.P.- Después de la guerra llegaron a dar garbanzos negros y habas. Granos de pienso de animales. Y pan ninguno. Todo eso hemos sufrido en la guerra

J.M.- Y antes en el 30 y 31
P.P.- Entonces daban guisos de garbanzos en las casas grandes, adonde se quedaba el personal por la mañana, en algunas partes sopas de la olla. Un caldo con carne hecho con carne y tocino y hacer migas y echarle el caldo de la sustancia esa. Carne, pero carne salada y pan.
J.M.- ¿por medio día?
P.P. Un poco de vinagre, agua, sal y ajo y pan. Gazpacho
J.M.- Y por la noche?
P.P.- Por la noche un guiso de garbanzos y en otras partes gazpacho caliente. Sin carne, ni pescado, ni nada
Juan Pinto.- Lo que se comía era gazpacho por la mañana y una sopa fresca por medio día. Y más tarde, se hacía otro gazpacho y al final de la noche, eso era segando, a la noche, otro gazpacho caliente con aceite
I.M.- ¿Tenían hambre?
J.P.- El trabajo mismo le hacía a uno tener hambre. Desde que nacía el día con una hoz en las manos  segando
I.M.-La comida en casa
J.P.- Hecha allí, un gazpacho
J.M.- Vinagre y aceite
J.P.- Gazpacho solo, comida nada. Carne nada, carne no había nada que hacer. Frutas tampoco. Yo estuve tres o cuatro años en un cortijo, allí cuando se moría un bicho entonces comíamos la carne. Nosotros con deseo de carne nos lo comíamos, porque dicen que la candela todo lo allana y nosotros hacíamos como los pajarracos, nos la comíamos y nos sabía buena. No tenía más remedio que estarme allí permanente
J.M.- Trabajaba en el pasado, mucho tiempo en el campo ¿qué comida?
J.P.- Solo gazpacho
J.M.- ¿Qué pensaba de los señoritos?
J.P.- En aquellos tiempos daban  el pan y aceite. Y se hacia una comida caliente por la  mañana, un gazpacho caliente. Y la comida de la noche en su casa porque el trabajo estaba cerca de casa. No era como cinco o seis años que yo estaba en Manolito Torrena  y me quedaba en la gañanía. La gañanía es una escalera y una tejas y allí ponía el gazpacho caliente por la mañana y los garbanzos por la noche. Eso es los trabajos que están más lejos.
J.M.- A veces comían en su casa, otras veces en su casa, ¿pagaban más cuando comían en su casa?
J.P.- Lo mismo, pagaban lo mismo
J.M.- ¿Qué pensaban que era comida buena o mala?
J.P.-  El que estaba distanciado como nosotros ahora en las Lomas, vamos en camión y tenemos que llevar la comida, ellos no dan comida. Entonces daban el pan y el aceite en aquellos tiempos. Con el aceite se hacía el gazpacho
J.M.- La comida os gustaba
J.P.- En aquellos tiempos estaba la comida buena. El aceite bueno. Era la base de las comidas. Ahora malo, el bueno se lo han llevado los americanos.Ja, ja, ja".
Las dos fotos son de Jerome Mintz

comidasyjuanpinto.mp3

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV