headerphoto

Acto en contra de la violencia de género en el teatro realizado por los alumnos del IES Casas Viejas

Hoy he estado como observador en las actividades que ha organizado el IES Casas Viejas con motivo de la celebración del día contra la violencia de género. Digo lo de observador porque he asistido fuera de mi horario escolar y a título particular. Me ha parecido un lujo y una gozada. Con la supervisión, colaboración y ayuda de unas cuantas profesoras y algún profesor, los alumnos han organizado un espectáculo tremendo y genial sobre este hecho.
En concreto se ha tratado el maltrato sutil de la presión social sobre la belleza de las mujeres, el desengaño el corto filmado por seis alumnos (Estos alumnos cuando supieron que se iba a pasar un corto de otro instituto dijeron que ellos querían elaborar uno ellos mismos y con  la cámara del instituto lo hicieron, siendo los diálogos de su cosecha propia) y la representación teatro-musical con el buen rollo de las músicas de los profesores/as Aureliano, Rocío, Gloria y los alumnos componentes del grupo del IES Desband, que tantos buenos ratos nos han hecho pasar (y lo que te rondaré morena) y además ha participado el alumnado más  movido de primero de Eso (hecho muy significativo), con la música de Suzanne Vega (LUKA), de Manuel Carrasco y Malú (qué nadie), de Pasión Vega (María se bebe las calles) , el de Bebe (ella) y el I will survive final. El resumen es un testimonio de una mujer maltratada que consigue salir del pozo gracias a sus familiares y amigos/as... 



Siempre digo lo mismo, es muy fácil enseñar que la capital de Francia es París, un poco más difícil es  que los alumnos aprendan a comentar un texto, pero roza lo imposible la enseñanza y el aprendizaje de los valores. Por eso, actos como estos son tan necesarios y tan valiosos. Y si en el proceso intervienen los mismos alumnos/as estupendo. 



Todas esas características ha tenido el acto de hoy en el teatro municipal que ha coordinado mi compañera Gemma Durán. Partió de una idea del año pasado del profesor de música  Aureliano que no se pudo llevar a cabo el año pasado y ahora se ha hecho realidad. Me ha parecido fresco, sincero y, sobre todo, radical, en el sentido de que va a la raíz del problema. Se suelen hacer muchos actos institucionales sobre este tema para concienciar a la población del problema de violencia de género que nos rodea y de que hay que intentar solucionar, pero estos en los que los protagonistas son los jóvenes me parecen los más efectivos porque trabajan a medio y largo plazo, y como decía Adam, nadie puede predecir su influencia efectiva. Además, y con perdón, me parecen francos, confiados, cordiales, naturales, nobles, espontáneos, ingenuos e inocentes.




Pero si estoy escribiendo este artículo es porque me ha emocionado especialmente la última canción con la que se ha cerrado el acto. No creo que sea casualidad que hayan cerrado con el I will Survive que han bordado Gloria y Almudena, y el resto de componentes del grupo. Esta canción está considerada el himno de los y las homosexuales desde hace más de 34 años que apareció por primera vez. Yo siempre la he considerado un canto a la libertad. Esta canción fue el himno de una generación de alumnos/as con la que yo tuve una relación muy especial. La cantamos en Florencia, en Venecia, en Madrid y en Benalup, y como hoy, aquel canto no tenía nada de inocente. La mayoría no éramos homosexuales, pero defendíamos el derecho y la libertad de los que querían serlo. Había mucho cariño y complicidad en aquella canción. Hoy cuando la he escuchado en el teatro me he acordado de aquellos años y de aquella generación. Y de aquellas personas que rompieron amarras con la esperanza de que nuestra connivencia les hiciera más fácil luchar contra los numerosísimos obstáculos que se le presentaron. Pero sobre todo me he dado cuenta que la lucha por la libertad sigue siendo la misma, que los alumnos/as aunque cambien de rostro y cuerpo son los mismos, que es por nosotros los profesores y profesoras por los que pasan los años. Ese es nuestro calvario. Como dice mi amigo Juan: ¡Qué vejez más mala nos espera!
  




















Las fotos son del gabinete de prensa del Ayuntamiento de Benalup-Casas Viejas

1 comentarios:

Verónica dijo...

Como siempre, encomiable la labor que el IES CV hace día tras día por la educación de los jóvenes.

Me gusta ver que mi hermano se involucra en las actividades del IES, y más aún en un acto de este tipo (sé que me has enviado el artículo por otro motivo, pero he leído que Desband ha participado y el tocaba la guitarra en las canciones que han sonado). Tras leer la nueva entrada de tu blog, me he dirigido a youtube y ha sonado en mi pc aquí en Suiza “I’ll survivre”; han pasado 9 años, y aún tengo intacto el recuerdo de aquel día. Me alegra saber que sigues conservando un bonito recuerdo de nosotros; en la distancia, os tengo presente a todos.