¡Oiga, que yo soy Mª Mateo!

"Se acabaron los disfraces
Se prohíbe el cachondeo
Pero, esa señora, ¿qué hace?
- ¡Oiga, que yo soy Mª Mateo!
¿Donde vas María Mateo
si tú no eres comparsista?
- Quita, y no ralles San Pedro,
que voy tarde y llevo prisa

Yo me bajo "pa" mi pueblo
con mi baby de chiquilla
En mi boca chupe llevo;
roja mi nariz postiza.


¿Quien te ha contado la historia 
de hombres sólo en carnavales?
Refréscate la memoria :
Disfraces, pena de cárcel.
Yo, el domingo de Piñatas
sola hacía la cabalgata,
Calera, cuesta y la calle.

Y si hablaran los ojillos
que, en agujas, fantasías
con colores de mil hilos
pasando por sus pupilas 
manos de mujer mecían

De comparsa quince tipos, 
doce para chirigota,
veintisiete "pa" chiquillos,
madres que dedos explotan:
disfraces para el "mario" 
con sus hijos por escolta.

¿Recuerdas tú
que, aunque muchos criticaran
cuando por primera vez
salió a la luz
con la dirección de Ana
Montes de Oca ¿quién va a 
ser?
su "Triunfo Andaluz!
que lucieron por el pueblo
la comparsa sin complejos
con voz de mujer?
¡Hoy vengo a abrazarla!

Pasodoble desde el alma
"pa"mujeres ejemplares 
que encendieron una llama
que hoy pervive en carnavales.
El carnaval ha sido, y lo sigue siendo con matices como veremos, cosa de hombres como el "Soberano". Durante el franquismo de 1939 a 1958 y de 1967 a 1978 el carnaval estuvo prohibido. Ambas reglas tuvieron sus excepciones y las dos las incumplió María Mateo, a través del carnaval, uno de los instrumentos del que se han valido las clases populares para romper el orden establecido. Santo en este pregón cuenta como se escapa del cielo y viene al carnaval benalupense a abrazar a "Triunfo andaluz", una comparsa de mujeres que en el carnaval recuperado de 1979 salió a la calle. Ese precedente fue luego consolidado por la comparsa de las mujeres que ya lleva cuatro años consecutivos saliendo. La hora de las valientes, las damas de blanco,  Delirio de febrero y el rincón del arco iris. En la segunda estrofa describe la fotografía de esta entrada donde aparecen Mari Carmen Montes de Oca, Mari Santos González Vela, Dolores Bancalero y María Mateo en la puerta de la antigua Plaza de Abastos. La tercera se la dedica a recordar como esta mujer en tiempo de prohibición, igual que su marido (El domador de leones, la pelea de borrachos....) y después sus hijos (memorable el episodio de Chispas con la Guardia Civil), seguían saliendo en carnavales a la calle. Para la cuarta y quinta estrofa reserva el papel de las mujeres en la trastienda del carnaval, en la infraestructura, en los disfraces. La mujer no salía pero participaba haciendo la ropa. La última, como es tradicional en estos pasodobles, funciona como recopilación, no sólo de este, también de toda la agrupación. El papel tan importante de estos ausentes que están presentes en el carnaval actual gracias a las huellas  que dejaron, sin cuya semilla no sería posible el carnaval que gozamos en los tiempos que corren. "Que encendieron una llama/que hoy pervive en carnavales". En definitiva, un pasodoble al papel de una mujer, María Mateo, que en plena franquismo donde el carnaval estaba prohibido y el rol de la mujer estaba alejado de ese mundo, se las arregló para participar en él, desafiando el monopolio varonil y la prohibición franquista. Para eso "¡Oiga, que soy Mª Mateo". De ella tuvo que aprender su hijo, cuando en 1978, en la Alameda le dijo al Guardia Civil aquello de: "
El muchacho le decía/con un poquito de vista/yo llevo aquí 31/y a mí me llaman el Chispa"

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¿De qué año es esta foto?

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV