headerphoto

Las fotos de los Sucesos. El asedio al casaron de Seisdedos


Se inicia el asedio y asalto de la choza que ofrece más resistencia de la que cabía esperar; en el primer intento muere el guardia de asalto Martín Diaz. Por ello llegan más refuerzos a las diez de la noche (veinte hombres más, bajo las órdenes del teniente de la Guardia Civil García Castrillón) con más armamento y munición. El asalto se intensifica, aunque sin éxito.



Bastante después de medianoche llegó el capitán Rojas con una compañía de noventa guardias de asalto y con órdenes muy estrictas de la Dirección General de Seguridad de acabar con la situación. El capitán Rojas ordena incendiar la choza, ocho personas pierden la vida entre las llamas y ante las balas de los guardias, María Silva y el niño Manuel García, milagrosamente, consiguen escapar. La primera fotografía es de Sánchez del Pando se público por primera vez en la revista Crónica el 22-1-1933. Decía la leyenda: “Lugar donde estaba la ametralladora de las fuerzas”



Así lo vio el periodista  Julio Romano:   “Subimos la empinada calle Nueva. Casas morunas. Más arriba una prominencia cubierta de chumberas, donde las fuerzas de Asalto instalaron las ametralladoras, para hacer fuego. Desde ella se domina el barrio tortuoso, lleno de guijarros. Una calle con una tapia que queda cortada en las inmediaciones de las casas... Muy próximo a la del Seis Dedos. Es una especie de corraliza bordeada por una tapia de metro y medio de altura…” En la actualidad se puede llegar hasta él. Saliendo del solar, una empinada cuesta nos conduce al antiguo Camino Alto, entrando en la primera casa (es particular) nos encontramos ante  un patio en el que sobresale medio muro, en este lugar se colocó la ametralladora (se han encontrado abundantes casquillos de bala en unas obras que se realizaron ) y desde allí, además de colocar la ametralladora,  se lanzaron los algodones con gasolina que prendieron el techo del casarón de “Seisdedos” (Aunque Catalina Silva Cruz mantiene que “los algodones se los tiraron desde la casa vecina a la choza, que sus habitantes le abrieron la puerta a los guardias”).
La segunda fotografía es de Campúa del fondo de Martín Patino. Apareció en Gráficas Españolas con la siguiente leyenda: " En la cama se encontró un cadáver carbonizado". La fotografía nos sirve para observar el este del casarón de Seisdedos, una choza, el huerto familiar y al fondo la iglesia de la Alameda. Al norte la calle Nueva. Como todas las de Campúa constituye un precioso documento histórico, ya que incluye una panorámica general del lugar de los hechos.



La tercera foto es de Serrano. Nos ofrece una panorámica sobre el lado oeste y norte del casarón. Se observa el enjambre de chozas y casarones que constituía el terreno entre la calle Nueva y la calle Medina.  Al norte la calle Nueva, al oeste las chozas y los casarones de Juan y Jerónimo Silva o  de la familia Lago, por ejemplo. Su proximidad explica que miembros de su familia se encontraran en la de Seisdedos cuando llegaron los de Asalto. Son por tanto tres fotografías de los primeros días, de los tres fotógrafos que más y mejores fotografías no han dejado sobre aquellos hechos y su contexto; Sánchez del Pando, Campúa y Serrano.

0 comentarios: