La oposición anarquista a los proyectos socialistas-republicanos de Reforma Agraria

La desamortización significó en la comarca la consolidación de la propiedad privada. Esta radicalizó el problema agrario. El intento anarquista de solucionarlo terminó en los conocidos Sucesos. Después de estos es el turno de los socialista y republicanos para intentar solucionar este problema. En la comarca fueron varios los proyectos de Reforma Agraria que se llevaron a cabo, el primero el de Malcocinado.
José Luis García Rúa en su libro  Reflexiones para la acción III que incluye un artículo sobre Casas Viejas; Un grito por Casas Viejas o las maquinaciones andaluzas del PSOE dice: "Era la hora de la zanahoria mostrada desde la mano izquierda. Desde el mes de marzo, aún no transcurridos dos meses de la gran tragedia, el PSOE empieza a poner en práctica sus planes de expansión, aprovechando la gran ocasión, ahora abierta, de entrar en un territorio que, desde hacía 50 años era dominio libertario, anarquista y anarcosindicalista. La Reforma no se había ni acercado al área de Casas Viejas y Medina, pero ya parece que, después de la conquista debe venir la colonización…Por fin a cinco kilómetros de Casas Viejas, en Las Yeguadas… se entrega el cortijo de explotación, de 200 hectáreas a 40 cooperativistas y respectivas familias…" 



Los anarquistas no están de acuerdo con la forma republicano-socialista de llevar a cabo este proyecto.  Jerome Mintz en Los anarquistas de Casas Viejas dice: “En Andalucía occidental, el programa de reforma agraria no satisfizo las aspiraciones más profundas ni de los anarcosindicalistas ni de los campesinos independientes que preferían un reparto y su propia porción de terreno. No se podía convencer a los campesinos independientes de que trabajaran a cambio de un sueldo en tierras que no podían nunca poseer. Los anarcosindicalistas, que pretendían crear un nuevo estilo de vida, observaron que las cooperativas creadas por la reforma agraria no eran unidades libres independientes y que la tierra y la autoridad para gobernarla siempre pertenecerían al gobierno central... En vez de intercambiar trabajo por bienes según las necesidades, se pagaba a los trabajadores un jornal por avanzado a costa de las futuras ganancias derivadas de la cosecha y el ganado. No había ningún sistema de intercambio con otras cooperativas. Tampoco había intención de vincularse con las clases trabajadoras del mundo ni en modificar actitudes y creencias personales".


Dice Pepe Pareja en el audio que se reproduce al final del post: “
J.M.- Si en el hombre es más natural trabajar juntos…
P.P.- Los hombres si se llegan a poner en colonizaciones en el agro de la tierra, pues no resulta, porque se llaman entonces agrarias y ahora en esta agraria pues son grupos de x personas de cincuenta o de cien y ahora estas agrarias pues tienen varias personas administrando a aquellos y estos administradores les ponen unos impuestos que todo lo que van produciendo este conjunto de personal, casi se lo van absorbiendo todo y aquel que está produciendo trabajando en esa colonización pues resulta que no puede juntar bienes para poder vivir tranquilamente de su trabajo…



Las consecuencias de esa oposición fueron las dificultades que tuvo el proyecto para su comienzo. Fernando Sigler en Viaje por el problema agrario escribe: “La selección fue muy dificultosa. Parecía que existía desinterés en gran parte de los jornaleros para integrarse en este asentamiento proyectado por el Gobierno. Los anarquistas, mayoritarios en el lugar, se negaban a secundar la empresa, y el IRA era incapaz de estimular a los restantes obreros para aceptar las condiciones del asentamiento. Las secuelas de la tragedia y el escepticismo de los trabajadores pesaron a la hora de reclutar a voluntarios para protagonizar el asentamiento. El propio José Suárez reconoce en sus memorias que hubo de falsificar nombres para completar el número de 40 colonos previstos en el proyecto. No fue extraño que entonces se suscitara la polémica. El concejal radical-socialista Juan Bascuñana, alcalde pedáneo de Casas Viejas cuando los sucesos de enero de 1933, denunció que los miembros de la comunidad habían sido “reclutados entre gente de afinidad política, sin llevar el objetivo que se persigue al colocar familias numerosas y de mayor número de brazos útiles”, y criticaba el que se hubiera seleccionado a nueve individuos no campesinos". 



Poco tiempo después empezaría la guerra civil y con la victoria de los nacionales se acabaron los proyectos de reforma agraria de carácter social. Habría que esperar a los años sesenta para otro nuevo intento de solucionar el problema agrario en la zona. En este caso de carácter técnico. Este llegó con la desecación de la laguna de la Janda y la finca las Lomas. Mintz en Coplas de carnaval y sociedad gaditana lo veía así: "¡Qué diferente era la percepción de los sofisticados gerentes en Las Lomas, mientras estudiaban los datos de producción y el uso más eficiente de la fuerza laboral, del trabajador que todavía consultaba a los terratenientes con consideración y cuidado! ¡Qué distantes eran ambos de las ahora olvidadas visiones de los anarquistas y socialistas que habían luchado allí una generación antes para trabajar la tierra comunitariamente y compartir su cosecha!"


anarquistasyreformaagraria.mp3

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV