La casa de Francisco Coronil

Las casas, los bares, las calles... como las personas tienen hermosas y grandiosas historias a sus espaldas. Me comenta mi amigo Nicolás Chori que hay una página de un benalupense de la diáspora que tiene fotos antiguas buenísimas. La busco y la encuentro, es de Alfonso Pérez-Blanco. La entrada se llama la casa de Paco Coronil. Calculó que la foto es de finales de los sesenta o principio de los setenta. Si empezamos a observar la foto por la derecha nos topamos con la calle Cañuelo, una moto, la tajea y el bar España que lo llevaba Teresa Coronil, la hija de Paco Coronil que heredó la mitad de la parcela.
Su marido Antonio Fernández compraba caracoles, espárragos, pajaritos... y los vendía a Sevilla, por eso el apodo de “El Perchín”. La otra mitad es lo que hoy es el bar de Acho y lo llevaba su padre Ignació Sánchez, que a su vez se lo había cambiado a su cuñado Manolo Coronil por un molino maquilero de los de Cucarrete. 




Estamos en un momento donde este lugar está dejando de ser afueras del pueblo, para convertirse en centro del pueblo. Las primeras referencias que tengo de esta parcela es de 1906, donde aparece como  propiedad de la familia Sánchez Sanmartín- eran cinco hermanos-. Luego se convirtió en un horno de pan, sirviendo la planta de arriba del almacén de trigo para el horno, al fondo había un sombrajo donde estaba la leña. En 1936 trabajaba en ese bar, Benio, un socialista que fue uno de los tres que murió como consecuencia de la razzia de los falangista asidonenses a comienzo de la contienda. Luego se hace con la propiedad Francisco Coronil. A su muerte la parcela se divide en dos partes, a la derecha para Teresa, a la izquierda para Manolo Coronil, que luego lo permutaría con su cuñado Ignacio Sánchez. Más tarde Peñita arrienda el bar España, el de la derecha para su cuñado de la Yeguada Pérez Cárdenas. Este se cansó y Peñita se lo dejó a José Gómez. Estamos ante la famosa Colmena. El bar de la transición del pueblo. Un curioso bar que fue testigo de todas las inquietudes políticas y culturales de aquella época. El carnaval, el concurso de cante flamento, el maratón, el proceso de segregación... tuvieron su epicentro en este bar. Después ha tenido fechas donde ha estado cerrado y otras abiertas, siendo la dueña María Fernández y familia, las hijas de Teresa Coronil. Hoy es es el cafe pub El Cañuelo, propiedad de Manolo Ríos, yerno de María. Aquella parcela de principios del siglo XX, que luego se convirtió en horno y después en bar lo sigue siendo en la actualidad. La ubicación a la afueras del pueblo o en el centro, pero al lado de la carretera del castaño lo han convertido en un lugar idóneo para ese aprovechamiento. 



Este inmueble, como tantos otros benalupenses, tienen una larga historia detrás. Esta palabra significa que no se puede mover, pero eso no es óbice para que pueda ser considerado un ente sin vida. Las casas, como las calles, como los barrios de las ciudades son entes vivos, que nacen y se transforman.  La ciudad  y sus distintos elementos no sólo es una estructura física conformada por espacios construidos (edificios) y espacios vacíos (calles, espacios abiertos, sitios...), sino como una entidad que nace, crece y también muere; es decir, como un sistema vivo que tiene su propia dinámica de funcionamiento. Como las personas tienen grandes historias detrás de ellas y reflejan el lugar donde han nacido y crecido. Este inmueble, esta antigua casa de Paco Coronil, que antes fue horno  y luego sede de dos de los bares más emblemáticos del pueblo ha pasado de estar en las afueras, en la periferia a convertirse en un lugar central de la ciudad, sin saber que lugar ocupará a medio plazo. Es en ese sentido es el que digo que aunque sea un inmueble, tiene vida, evoluciona, se adapta a los cambios de los tiempos. Lo mismo que las personas.
La última foto es de Mintz, aparece Juan Moreno Vidal, al fondo la calle Cañuelo y a la izquierda la parte trasera del bar de Teresa Coronil.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV