headerphoto

El bar de Ignacio "El manco". Por José Luis Pérez Ruiz. "El Santo"

Como se puede comprobar en la foto, la entrada al bar,  precedida de un porche cubierto de obra, estaba más dentro de lo que está ahora con dos puertas dobles de madera y cristales, sólo tenía fuera lo que hoy son los servicios formando  un cuartito pequeño con una ventana mediana de rejas que daba al exterior y por donde se podía observar lo que había  dentro: una mesita rectangular, 4 sillas, 4 jugadores, 4 mirones y una baraja de cartas maltratadas y manoseadas impúdicamente por sus propietarios provisionales que de vez en cuando las subían al Olimpo y las precipitaban al Hades, con un golpe seco y violento de nudillos; o bien las mostraban desnudas y boca arriba a la vista del populacho sobre la mesa, de dos en dos, en unos lances salvajes a los que llamaban Brisca o Mus a los gritos de  ¡ te cogí el tres! ¡ pares duples! ¡órdago a la grande! y otros similares que enfervorizaban  a las buco-espumeantes masas que seguían el espectáculo  aglomeradas a la puerta que daba a la barra o férreamente ( nunca mejor dicho ) asidos a la rejas cual rocieros pentecosteicos.
Al bar le llamaban de Ignacio "el manco" porque su dueño había perdido un brazo, supongo que en la guerra civil. Era un hombre muy serio y formal, nada que ver con su hijo Acho que debió de salir a los Farañaco hermanos de su madre. Acho estuvo trabajando? en los Astilleros de Matagorda en la época de las vacas-idem donde su primo Manolo Naranjo (gran persona)
era uno de los encargados principales. Después ayudaba a su padre en el bar a la vez  que tenía una especie de gestoría que arreglaba todos los papeles, hasta los inarreglables,  gracias a su dominio de la Olivetti, sus amistades en Cádiz, su desparpajo, su simpatía ... y su poca vergüenza. Cuando  el Ayuntamiento cambió su puerta principal de la c/ San Juan  a la carretera del Castaño y él se hizo cargo del Bar tuvo una época muy buena y formando sociedad con El Colmena ("Los Caimanes") cogieron dos veces la Caseta Municipal de Feria con gran éxito los años 79 y 80 coincidiendo con el traslado de la Feria al solar del Contrito (entre lo del Buey y Bilichi).Posteriormente reformó totalmente el Bar que en aquella fecha tenía un servicio monomicción masculino, modelo Riscardín, aunque un poco más grande. pero perdió el atractivo de sus memorables partidas de cartas.
En la primera foto, un primer plano de la Colmena, y a la izquierda el bar de Acho. La segunda es de Mintz.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Sigo pensando que ´´El Santo´´ es un genio, tiene arte gracia, y desde siempre agilidad mental al escribir y al hablar, para mí una de las personas mas inteligentes del pueblo.Me ha encantado el articulo sobre el bar de Ignacio. Saludos

Jose Luis Montes de Oca Bancalero dijo...

Sanctus, honorabilis benalupensis civis.

Anónimo dijo...

In illo tempore Ocae Montes et Ricardinus /// quarti revalitam superaverunt in gades cum Gambrinus

Anónimo dijo...

Sanctus dixit : In illo tempore, Ocae Montes et Ricardinus // quarti revalitam in Gades superaverunt cum Gambrinus

Jose Luis Montes de Oca Bancalero dijo...

"Nam et ipsum, Sanctus, viva vox benalupensis castri est"

De Carnavales no entiendo
y mi latín se olvidó,
sólo tengo que decirte:
¡¡¡Viva la madre que te parió¡¡¡
(Sense Gambrinus, como diría un catalá)
Abrazos

Jose Luis Montes de Oca Bancalero dijo...

"Nam et ipsum, Sanctus, viva vox benalupensis castri est"

De Carnavales no entiendo
y mi latín se olvidó,
sólo tengo que decirte:
¡¡¡Viva la madre que te parió¡¡¡
(Sense Gambrinus, como diría un catalá)
Abrazos

Jose Luis Montes de Oca Bancalero dijo...

Gracias, Gracias, Salus¡¡
M está convirtiendo en un chaval de 20. años

Abrazos. Oca